Bailar, reír, vibrar.

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Hoy me ha costado levantarme, cuando ha sonado el despertador no lo he asociado con la hora de levantarme y he tardado un rato largo en procesarlo. Necesito dormir para recuperarme del fin de semana, me encantaría contar con un par de días de serenidad, pero toca ir a trabajar, llenarme de energía y terminar con un montón de actividades necesarias para cerrar los temas abiertos en el despacho.


Como veis el blog tiene nuevo aspecto, nuevo nombre y nueva disposición. Me dio un poco de pena cambiarle el título, pero creo que mi vida como escritora ha evolucionado y este rinconcito de la bloggosfera ya no es el reflejo de una aventura sino de una realidad donde los mundos paralelos han cobrado vida. Por fin puedo decir que este es el blog de una escritora y así se va a quedar, a pesar de que la aventura de crear mundos paralelos siempre quedará en mi memoria.


El sábado a mediodía mi hermana dio una fiesta maravillosa en Barcelona con motivo de su boda la semana pasada. Fue una celebración preciosa, con un montón de momentos inolvidables, una comida exquisita, un local con muchísima luz natural, moderno, con los techos altos y una terraza increíble.
Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien. Mi vida es demasiado apretada en horarios como para compaginarla con dejarme ir así y no tener la necesidad de sumergirme entre mis escritos o las mil obligaciones del trabajo o el montón de pendientes de mi casa.


No me arrepiento de pasarme las horas libres enredada en mis historias ni sentir que mi felicidad está en acompañar a los personajes en sus aventuras. Es mágico ser la titiritera de unas vidas inventadas, vibrar con cada uno de los giros argumentales y sentirme dueña de su destino.
El sábado me pasé casi cinco horas bailando en la pista, con la sonrisa arqueando mis labios, la sensación de dejarme llevar por el ritmo, de recordar alguna canción mítica de mi pasado, de estar inmersa en la emoción de sentir cada nota tomar posesión de mi cuerpo, llevarlo a moverse adaptándose a los cambios de ritmo, darle alas para volar.


Quizás debería hacerlo más a menudo porque me dejó un poso de ilusión, una estela de emociones, un regusto feliz…
Después nos fuimos unos cuantos a cenar con los novios y fue una experiencia alucinante. Me reí un montón, como hacía tiempo que no lo hacía, con un grupo divertido, picante y con una conversación genial. Me encanta sacarle punta a algunas situaciones con risas, diversión y una lluvia interesante de ideas para próximas historias.


Quizás a veces me encierro demasiado en mi burbuja, me paso demasiadas horas escribiendo, creando, corrigiendo, leyendo, viendo series… Quizás debería salir más y reír más… Quizás no hace falta escribir cinco novelas en un año ni centrar mi vida en ellas, pero en realidad es lo que me hace feliz y al final eso es lo único que cuenta, encontrar mis sonrisas.

¡Feliz día! J

You Might Also Like

0 comentarios: