Copacabana, Ernusie.. Perdida en la niebla

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Vamos a ir a Puerto Rico un rato, a descubrir alguna cosita del Copacabana, de Sussie, de Ernesto, de su mundo… Con todo el trasiego de la trilogía, los mensajes que recibo, las reseñas, la publicación de UDMST en mayo y el trabajo apenas he tenido tiempo de hablaros de Perdida en la niebla.
¿Cómo decido las localizaciones de mis novelas? ¿Por qué Puerto Rico? ¿Un bar en playa? ¿Una inglesa? ¿Un español? Estas son algunas de las preguntas de mis amigas…


Al empezar la novela no tenía claro donde sería. Escribí el primer capítulo (el prólogo vino muchísimo después) y mientras le daba vida  ese primer encuentro de Sussie y Ernesto supe que era en algún lugar cálido, con clima tropical, olas, surf y la serenidad del oleaje meciendo la orilla.
Continué con el segundo capítulo sin todavía ubicar la historia. Descubrí cómo era Ernesto, su pasado dedicado por completo a vivir al máximo, esa despreocupación natural a definir su futuro y su afición al surf. Ahí empezó mi rastreo por Internet… Una playa de Latinoamérica donde se practicara el surf… Debía ser cerca de EEUU, donde se relacionaran en español tener buenas olas, ser idónea…


Durante una media hora descarté muchísimas opciones hasta que llegué a Rincón en Puerto Rico. Cumplía los requisitos, era un lugar inexplorado por mí y me pareció un  destino perfecto para Sussie tras salir de Cambridge, una playa donde nunca hace frío.
Ella es una mujer marcada por un pasado difícil, necesita la calidez del trópico, esas largas conversaciones con Ernesto en su porche frente al mar, acompañada de una copa, sin dejar de escuchar el melódico oleaje romper en la orilla, oliendo el caliche marino, dejándose acariciar por la brisa cargada de salitre…


Él nunca ha sufrido por el futuro. Tiene dinero, capacidad para decidir vivir sin preocuparse por cómo pagar las facturas, frescura, una sonrisa constante y un negocio que le hace feliz. Conocer a Sussie cambia su manera de avanzar en las relaciones y se lanza de cabeza sin pensárselo.
El entorno es idílico. Pasan las mañanas en la playa, sobre las tablas, aprendiendo a compartir los minutos. Las noches trabajan juntos en el Copacabana sirviendo cócteles, escuchando la música, mirándose, sintiéndose… Ese bar en medio de la playa está lleno de vivacidad, con una decoración caribeña, mesas sobre una tarima de madera. Es el escenario de muchos instantes.


No puedo explicar de dónde salió la idea del Copacabana… Fue una inspiración repentina al escribir el primer capítulo, de repente lo vi y me encantó la idea… Era algo diferente a lo que había hecho, un escenario perfecto para la historia que empezaba a tomar cuerpo en mi mente, y me lancé sin pensarlo demasiado, dejando una huella escrita.

¡Feliz día! J  

0 comentarios:

Un poco más de Un día más sin ti

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Siguen llegándome mensajes para saber un poquito más de Un día más sin ti. Todavía no tengo una sinopsis oficial, entenderéis que tras el final de CDTEAT es difícil encontrar la medida justa de palabras para no explicarlo y no destripar el principio de UDMST.
Recuerdo cuando escribí la primera novela, mi conexión con los personajes, aquella necesidad de continuar con la historia a todas horas, sin atender a mis otras obligaciones, utilizando el móvil si tenía un instante libre para avanzar o el iPad o cualquier aparato a mi alcance… CDTEAT fue una experiencia muy intensa.


Para UDMST me fijé dos metas. El primer capítulo desvela lo que todas me preguntáis. A partir de ahí había muchas cosas que explicar. Me costaba imaginarme uno de los giros de la trama, escribirlo, llevarlo a su fin. Pero así era la historia, a pesar de la dificultad emocional que entrañaba para mí.
Mientras escribía esa parte tuve una revelación acerca de la subtrama que nos llevará a NPVST y a descubrir cómo la vida puede estar llena de espinas silenciosas. Llegados a ese punto el resto de la novela se escribió prácticamente sola, llenando folios, justificando las acciones de cada uno y llegando a un final intenso.


La evolución de los personajes es importante, cada uno de ellos muestra su carácter sin amedrentase ante según qué eventualidades. Hay tensión, momentos mágicos, decisiones difíciles, acciones duras…  
Cuento las horas para poder anunciar cositas… Ojalá sea pronto… De momento lo que sí puedo hacer es avanzar algunas pistas. Y la primera, la más importante es decir que hay tres novelas...


Cuando escribo preparo un tablero de Pinterest de cada novela (enlace al de Un día más sin ti). Quizás debería mantenerlo en secreto, pero me da pena porque para mí es una guía…
También tenéis una lista de canciones en Spotify (enlace). De ellas la que más importante durante la escritura es How am I supposed to live without you. Durante cuatro semanas me la puse en bucle, con la necesidad imperiosa de meterme en situación.

Dime cómo se supone que voy a vivir sin ti,
ahora que te he estado queriendo tanto tiempo,
cómo se supone que voy a vivir sin ti,
y cómo se supone que voy a seguir adelante,
cuando todo por lo que he estado viviendo desaparece.



Y hasta aquí puedo leer… (Lo siento)…
En el blog El cementerio de los libros me han adoptado como autora. (Enlace). Es precioso saber que alguien cree en mi trabajo lo suficiente… ¡Gracias María Angélica!

¡Feliz día! J

0 comentarios:

Realidad y ficción

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Hay instantes en los que curvo los labios en una sonrisa al descubrir algún paralelismo entre mis historias y la vida real, incluso busco la escena y se la paso por chat a mis amigas, explicándoles qué me ha pasado para recordarla.
Hace un tiempo, mientras Mara esperaba para embarcar en un vuelo a Sevilla, me mandó un whatsapp. «¡Qué gracia, estoy con Aurora a punto de aterrizar en Sevilla». Estaba leyendo Rumbo a ninguna parte como lectora beta. Mi contestación fue: «pues no sigas leyendo o si lo haces piensa que tu situación es diferente». Porque en el libro cuando Aurora llega a Sevilla su situación es muy complicada.


Este sábado Mabel se dedicó a pintar su piso y no puede evitar recordar la escena de Kristie y Steff en MVST (quinto volumen de la Serie Sin ti, todavía inédito y sin editorial). Busqué una de las escenas de ese instante y se la mandé por chat. Nos reímos y decidimos que haría fotos divertidas imitándola.
Cuando viajé a México y caminé por Chichen Itzá me sentí como Ángela en El secreto de los cristales… Quizás algún día busque un bar como el Maggi’s para bailar con mis amigos…


La vida está llena de historias preciosas y únicas, de instantes de novela, de sucesos increíbles… Es cierto el dicho «la realidad supera la ficción». Cuando echo la vista atrás para recordar algunos episodios de mi vida evoco instantes realmente dignos de formar parte de una novela, aunque quizás después de escribirlo me enfrentaría a mil comentarios sobre la inverosimilitud de los hechos.
Últimamente me he dado cuenta en las reseñas de esa tendencia a darle demasiadas vueltas a una historia en vez de fijarse en el conjunto. Es importante ver si los personajes tienen profundidad, si su manera de actuar es coherente con su forma de ser, si hay la suficiente profundidad, si nos ha atrapado el texto, si nos parece entretenida. Y sí, muchas veces la licencia del escritor es introducir sucesos cogidos con pinzas, pero es que no deja de ser una historia de ficción…


En el blog Leer sin límites sortean un ejemplar en papel de Un último día conmigo (enlace). Esta novela fue especial para mí en muchos aspectos porque me permitió explorar la posibilidad de construir una historia donde las relaciones personales fueran el eje. Hay una historia de amor, otras secundarias con poco peso, una ruptura, un reencuentro y una visión de lo que significa dejarlo todo para embarcarse en una misión humanitaria. Espero animaros a participar para sumergiros en la lectura.

¡Feliz día! J

0 comentarios:

Mejorando diálogos

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Me he pasado el fin de semana enganchada al Mac avanzando en la corrección de LB. Suerte que tengo un marido genial y no me pone pegas a la hora de dejarme espacio para la escritura porque cuando me propongo terminar una corrección me absorbe.
Mientras trabajo en LB me doy cuenta de muchísimos aspectos importantes de mi cambio en la escritura estos últimos años. Ahora soy más crítica, más capaz de diseccionar los capítulos de una manera lógica, de profundizar en el ritmo, la personalidad, las reacciones de los personajes y la cantidad justa de drama.


La estructura es buena, la historia me gusta, pero hay exceso de información, falta rebajar la manera de afrontar la situación de algunos personajes, mejorar los diálogos, darle más fluidez a la narración, cambiar los tiempos verbales… Incluso he modificado la personalidad de Pam y de Hugo para darles más profundidad.
Mientras releo tengo la gran suerte de acordarme del proceso creativo, de cómo era la idea en un primer momento, de algunos detalles olvidados con el paso del tiempo y de discernir con claridad las partes innecesarias. He borrado capítulos enteros, le he dado una vuelta a algunos y he buscado una manera más lógica de abordar la relación entre Pam y Hugo.


Recuerdo que cuando escribía mis primeras novelas, mi entonces agente literaria me animó a mejorar los diálogos. Me pasé un verano grabando las conversaciones de la familia, analizándolos, buscando cómo plasmarlos en un libro… Mejoré, pero no lo suficiente.
En LB original son rígidos, sin ritmo, forzados. Necesitan una dinámica diferente, hacernos sentir parte de los personajes, entender cuáles son sus sentimientos a través de las palabras. Los voy reescribiendo todos, les estoy dando un enfoque más profundo para conseguir una interacción más acertada entre sus interlocutores. Porque los diálogos ágiles hacen que la lectura sea más fácil y adictiva.


Creo que mis queridas beta acabarán mandándome al fondo del río porque me dedico a pedirles consejo, a ponerles el antes y el después de un diálogo, explicándoles porque lo he cambiado. Pero es bonito saber que les gusta la nueva versión y aprecian la evolución en mi escritura.
Mientras corrijo espero las galeradas de Un día más sin ti y releo alguno de los diálogos para encontrar ese ritmo necesario en los de LB. Los hay de todos los colores… Julia y Zack… Ains… Me encanta pensar en ellos ahora, tras terminar las novelas y llenar nuevas páginas de letras… Y queda tan poquito para dar noticias…

¡Feliz día! J

0 comentarios:

Cliffhanger

7:07 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Cada día aprendo algo nuevo. Ayer, mientras buscaba información acerca de la continuación de un libro, encontré un nuevo término que me hizo buscarlo en la web para descubrir su significado. Cliffhanger. Se traduce literalmente como «colgado de un acantilado» o «al borde del precipicio», pero sirve para designar aquellas películas, series o novelas cuyo final te deja con una necesidad imposible de saber qué pasa.
Hace dos días leí un libro que me dejó una profunda resaca literaria. La princesa de Papel, de Erin Watt. Me enganchó lo suficiente para pasarme dos tardes pegada al Kindle, sin deseos de hacer otra cosa que descubrir cada instante de la trama.


Es un libro lleno de clichés, con una historia que a veces pende de un hilo y al que le falta una visión de algunos personajes, pero no deja de ser ficción, así que me voy a quedar con la sensación de resaca literaria que me quedó al terminar y la emoción de leer sus páginas.
El cliffhanger del final consigue atraparte. Te haya gustado o no el libro te vas a  comprar el siguiente porque acaba de una forma abrupta y quieres más.


Y ahora viene cunado os digo que por una vez me he metido en la piel de las lectoras de Cada día te espero a ti. Sí, mi final es cien veces peor, te deja al borde del abismo, con ganas de matarme.
En mi defensa diré que ese no era el primer final propuesto. El primer capítulo de Un día más sin ti era el final de Cada día te espero a ti, incluso había un epílogo, que con el tiempo se reconvirtió en el final de No puedo vivir sin ti, con algunos cambios.


Pero si ahora miro el conjunto de la historia con perspectiva sé que Senda tenía razón cuando me dijo que ese era el final de CDTEAT. La historia de Zaclia necesitaba pasar por ese instante, la persona que hay detrás de ese final debía mostrar su verdadera naturaleza para entender lo que viene a continuación, igual que el principio debía ser lento y complicado para sentir los lazos que crecen entre Zack y Julia.
Siempre he defendido que si un libro, película o serie te gusta mucho te queda resaca al terminar y quieres más, los personajes y su mundo se quedan asidos a tu memoria durante un tiempo, los sientes incluso reales. Esa resaca es la manera de no romper la conexión.


La mayoría de capítulos de las series que me dejan huella terminan con un cliffhanger, incluso pasa con el final de temporada. Después me paso días o meses buscando información de la continuación en la web, con necesidad de dar respuesta a mis interrogantes. Me ha pasado ahora con The Royals, pero por mucho que intente saber cómo va a continuar Jaspenor no hay ni un spoiler porque todavía no han ni escrito el guión de la cuarta temporada. Con Pretty little liars me quedé atónita tras el final de la temporada, donde dejaban a Aria y a Ezra colgando de un hilo. Con Outlander tuve el corazón en vilo al terminar la segunda temporada hasta que releí por cuarta vez Viajera…
En fin… Dentro de muy poquito podré daros una noticia acerca de Un día más sin ti y prometo resolver algunas de vuestras dudas con esa novela, aunque hay otras que deberán esperar a septiembre.

¡Feliz día! J

2 comentarios:

Reseñas...

7:07 Pat Casalà 3 Comments

¡Buenos días! Esta semana me está pasando a la velocidad del rayo. Apenas tengo tiempo de respirar entre el trabajo, la corrección de LB y que he devorado un libro en dos tardes…
Como os decía ayer, desde la publicación de Cada día te espero a ti mis sentimientos se encuentran inmersos en una batidora y puede que en algún momento me maree. Enfrentarse a reseñas, dejar leer mi libro a los demás y compartir con ellos un pedacito de mis esperanzas es un salto al vacío. A veces me estrello contra el suelo, aunque muchísimas otras una red me agarra para dejarme flotar en el aire un poquito más.


Hay blogs que sigo con más asiduidad, otros que no conocía y muchos que a veces consulto. Como lectora una reseña es una guía porque mis gustos a veces difieren de los de la reseñadora. Somos humanos y tenemos la capacidad de sentir diferente, con una conexión particular con cada tipo de personaje. El bagaje personal es básico para ver hacia donde nos encaminan nuestras preferencias.


A veces lo que a una persona le disgusta a mí me motiva para leer ese libro porque es exactamente el tipo de historia que busco en este momento de mi vida. O al revés, lo que le ha emocionado a mí no me apetece…
Cuando es mi libro el que van a leer siempre siento un vacío en el estómago, con ansiedad y deseos de compartir con ellas esa emoción que recorría mi piel al escribir. Y no siempre lo consigo. Pero las veces que sí lo hago y leo una opinión llena de sentimientos positivos acerca de esa historia me pongo a llorar con una cantidad inmensa de ilusión (sí, ya me conocéis, tengo facilidad para derramar la emoción en forma de lágrimas).


Ayer salió una preciosa reseña de Un último día conmigo en el blog Promesas de amor (enlace). En algunas ocasiones os he hablado de él porque suelo leer sus entradas y me encantó la manera en la que Antonia habla de este romance porque en realidad Un último día conmigo habla de superación personal, de las distintas formas de querer, de cómo a vece somos infelices y no nos damos cuenta. Fue precioso leer las impresiones de Miss Bridgerton, supo captar la esencia de la historia, disfrutar con ella y dejarse llevar.


Cada vez que me etiquetan en Twitter o en Facebook o en Instagram para que lea una reseña mi corazón se encoje, siento unas inquietantes cosquillas en el abdomen y se me acelera la respiración. Suelo bajar el cursor hasta abajo para leer primero la puntuación o la conclusión final. A veces cierro los ojos y exhalo un profundo suspiro antes de enfrentarme a ese instante, dilatando al máximo el impacto. Y luego hago la primera lectura rápida, sin detenerme. Después vienen un par más lentas, nutriéndome de cada frase para descubrir las impresiones de la reseñadora.


Llevo unos días con palabras preciosas sobre mis libros. La reseña de Antonia me llenó los ojos de lágrimas y el corazón de esperanza. Es bonito llegar al alma de alguien así…

¡Feliz día! J

3 comentarios:

Amor irreflexivo

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Mi insomnio crónico lleva unas semanas espesándome los pensamientos. No duerno mucho, me paso la noche dando vueltas a mil ideas inconexas que se apoderan de mi mente, a las reseñas, a las historias.
Cada día te espero a ti ha supuesto muchas opiniones dispares y un sinfín de emociones encontradas. Y es que me siento como si estuviera en una batidora porque en cada una de las historias pongo mi alma, mi corazón y mis ilusiones. Cuesta enfrentarse a según qué reseñas, aunque con el tiempo he aprendido a encajarlas, a entender a las personas que hay detrás de la lectura, a aprender de algunas notas que apuntan fallos en la historia para mejorar…


El carácter de Julia es lo más comentado en los blogs, su manera de luchar por Zack, cómo él se mantiene firme por sus convicciones e intenta por todos los medios posibles resistirse a una atracción imposible. Y sí, Julia se obsesiona un poco con conseguir a Zack, pero no podemos perder de vista que es una chica de dieciséis años y si muchos adultos con cuarenta todavía tenemos rasgos inmaduros, ¿cómo no va a tener ella algunos a pesar de mostrar instantes de madurez?


La idea de crear a una persona capaz de luchar con uñas y dientes por conquistar al que considera el amor de su vida cambia según la edad de la protagonista. El amor a los dieciséis es irreflexivo, irracional, pasional, ciego, intenso… A los dieciséis o diecisiete años enamorarte es muy diferente que cuando alcanzas la edad adulta porque no tienes responsabilidades reales ni perjuicios ni piensas en el después, en las consecuencias o en lo que significa dejarte llevar. Muchas veces ni te planteas si ese chico te conviene. Esa es la parte que más me gusta de escribir New Adult, la posibilidad de no racionalizar los sentimientos, de ver solo la parte pasional y de descubrir cómo una persona a esa edad se enfrenta al primer amor y es capaz de olvidar el resto del mundo.


Pero la magia de disfrutar de una lectura no está en diseccionar cada una de las partes de la trama sino en dejarse seducir por la escritura. Hay veces que conectamos con los protagonistas y otras que no. A veces leemos historias que nos dejan una reseca literaria importante porque la forma de narrar y el carácter de los personajes nos ha calado hondo y si luego nos paramos a pensar de manera más cerebral nos enfrentamos a tramas trilladas, a clichés, a instantes que penden de un hilo… Para mí lo importante es disfrutar de la lectura…


Ayer salieron dos reseñas bonitas. En el blog Lectura adictiva (enlace) tienen sentimientos encontrados con esta historia, pero desean leer la continuación y la forma en la que han descrito a Julia y a Zack es como yo los creé. En el blog Aprovecha la vida cada día (enlace) también resaltan muchos rasgos de Zaclia que coinciden con mi manera de enfocar la historia.

¡Feliz día! J

0 comentarios:

Yo ya no escribo así

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Ayer os hablaba de cómo estoy buscando la manera de mejorar una historia escrita hace mucho tiempo. Hoy me gustaría comentar las dificultades que entraña la tarea y las conclusiones a las que llego tras leerme.
Es curioso, pero yo ya no soy aquella Pat, ya no encaro las tramas de esa manera, ya no siento esa conexión con los libros ni veo las historias como en ese instante de mi vida. Ahora necesito una profundidad distinta, darle una vuelta más a la manera de interactuar de los personajes, encontrarle sentido a cada una de sus reacciones.


Si me psicoanalizara descubriría que a lo largo de estos años no solo he madurado como escritora, también lo he hecho como persona. He dejado atrás muchísimos sentimientos absurdos moldeados a base de golpes, he aprendido a disfrutar de cada paso del camino, he entendido la importancia de vibrar con cada instante en vez de esperar a conseguir imposibles y he llegado a un punto donde consigo descubrir la esencia de cada párrafo y dotarlo de emotividad.


Mis protagonistas femeninas de esa época eran mujeres ansiosas, quebradizas, con traumas, sin amigas, sin vitalidad. Se convertían en personas fuertes a medida que la vida les sacudía, pero carecían de una personalidad marcada como Julia, Steff, Kristie, Margaret, Jessie... Eran el reflejo de mi estado anímico, de esa sensación de no conseguir nunca alcanzar un cielo demasiado alto para mí. Y las llenaba de dudas, fragilidad, inseguridad…


Reescribir una novela de esa época es una tarea faraónica. Hay instantes en los que tiraría el ordenador a la basura porque me cuesta un mayor esfuerzo releer, descubrir qué quería decir y el propósito de un capítulo concreto que escribir desde cero una historia.
La personalidad que le di a Pam no me gusta ni los excesivos dramas de su madre ni la forma en la que algunos secundarios explican su devenir. Ahora mis novelas se nutren de una mirada más honda a esas reacciones, de entenderlas, de explicarlas, de hacer partícipe al lector de ellas.


A medida que avanzo borro capítulos enteros que no son necesarios, reestructuro otros, corto, vuelvo a buscar ideas y le doy tantas vueltas que no sé si sería mejor dejarlo estar y empezar de cero. Aunque la historia me gusta y quiero superar este reto.
Hay instantes en los que pongo los ojos en blanco y me digo: «¿En serio????». Y es que yo ya no escribo así, para nada. El otro día os hablaba del instant love y en LB había uno que no se sostenía. Lo he cambiado, lo he madurado, lo he adaptado y le empiezo a dar ritmo. Porque no era creíble, carecía de lógica.


No sé si acabaré de sacar adelante este proyecto con nota, pero voy a dar lo mejor de mí para conseguirlo.
¡Feliz día! J

0 comentarios:

Reescribir, cortar, eliminar, añadir, pulir...

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Hoy vengo con una entrada reflexiva, una de aquellas que me ayuda a centrarme y a darme cuenta del valor de algunas conversaciones antiguas y de cómo he cambiado desde entonces.
Al fin parece que mi vida literaria arroja una luz al final del túnel. Tras años de redimensionar mis metas, de adaptar mis expectativas a la realidad, de descubrir la magia de ser feliz con pequeñas cosas, conseguí lo impensable y dos editoriales apostaron por mis novelas. Ahora ya son tres… Desde entonces vivo inmersa en una montaña rusa de emociones, pero me siento afortunada porque ya tengo cuatro historias a la venta editadas de la forma tradicional, en mayo sale otra y en septiembre la última de la trilogía.


En tres años he escrito once novelas románticas. He aprendido mucho, he encajado críticas preciosas y otras durísimas, he reído, llorado, besado, sufrido, avanzado hacia diversos tipos de finales y he descubierto cómo encontrar el tono, la personalidad de los protagonistas, su esencia.
Llevo unos meses sin escribir. Entre las correcciones y las galeradas de los libros que ya están a la venta y los que me quedan por entregar… Dejé TLM a medias porque necesitaba reencontrarme, cambiar un poco de registro, darle un respiro a mi mente. Y empecé a reescribir LB... Pam y Hugo se merecen dar a conocer sus aventuras, encontrar una vía de salida del ordenador…


El primer archivo que tengo de esta novela data de junio de 2011. En esa fecha acabé la primera versión, a la que se sumaron cinco más, con mil revisiones tras horas de búsqueda de cómo mejorar el texto. Recuerdo las comidas con Lola, sus palabras, sus intentos de hacerme entender que debía darle unas cuantas vueltas más a la narración.
Cuando cierro los ojos y me traslado atrás en el tiempo irrumpo en una persona diferente. Tenía el alma en espera, vivía por y para publicar, con la ansiedad presente en cada paso del camino. Fue una época muy oscura, me dedicaba a construir castillos en el aire que un leve soplido destruía dejándome llena de sentimientos de frustración. Hubo indicios de que podía salir bien, luché con uñas y dientes para ver la luz, pero necesité una brutal fuerza de voluntad para redimensionar, entender y aprender a disfrutar.


Ponerme con la corrección de LB es complicado porque yo ya no escribo así. Y ahora me gustaría tener delante a Lola para decirle que la entiendo, que tenía razón, que faltaba buscar el tono de los personajes, rebajar algunas reacciones, reescribir, releer, recortar, no explicarlo todo, darle un ritmo a la narración. Y también le diría que lo estoy haciendo, que a pesar de la dificultad de reescribir, cada día avanzo un poquito. Releo lo escrito, busco en mi interior la idea original y vuelvo a escribir el capítulo entero. Corto, rebajo, cambio los diálogos, añado partes necesarias y poco a poco llevo a Pam y a Hugo hacia su desenlace con una mejora importante y con mucha ilusión.


El otro día me hicieron una entrevista para el blog 27 letras, en una sección súper interesante (enlace). Cuando me preguntaron la banda sonora de mi vida tuve claro que la idea de Julia de explicar sus momentos con una canción es perfecta para mí, porque no puedo dar una sola canción para mi vida, según el momento es una u otra. Y para ahora elegí Happy.
También ha salido una reseña muy bonita de Rumbo a ninguna parte en el blog El rinconcito de Minny (enlace). Poco a poco la red se llena de opiniones sobre mis novelas. Las hay excelentes, buenas, malas y horribles, pero es bonito ver que la gente le da una oportunidad a mis historias.

¡Feliz día! J  

0 comentarios:

Huelga de ideas

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Viernes… Por fin llego al día más esperado de la semana, con muchísimas horas preciosas para pensar en el fin de semana, en descansar, en avanzar en mis proyectos, en dejar un poquito de lado el estrés del trabajo y recargar las pilas.


Mi cabeza se ha declarado en huelga de ideas definitivamente. Cuando empiezo un proyecto me lo tumba, dejándome a la mitad. Quizás es el resultado de invertir tanta energía en escribir y haber terminado seis novelas en menos de quince meses… Aunque también creo que tengo un poco de cansancio de crear un tipo de historias determinadas y que necesito un cambio de registro, como mínimo durante un tiempo.


La romántica es maravillosa, me ofrece un sinfín de momentos, sentimientos, emociones… Pero ahora necesito volver a mis orígenes, darle vida a un thriller, recuperar esas horas tensas al descubrir cada giro de la trama, introducir al lector en un mundo donde nada es lo que parece y las relaciones familiares, los crímenes y las circunstancias creen una trama llena de tensión.


Cuando mi inspiración decide tomarse un largo periodo de relax suelo dedicar mi tiempo a corregir antiguas historias, a darles otra vuelta, a ocupar mi mente con esas peripecias para encontrar una mejora al texto. El miércoles decidí recuperar una novela antigua de mi disco duro para darle una oportunidad.
LB es una de mis mejores historias, pero necesita una gran labor de reescritura, una reestructuración de algunos capítulos, una mirada fresca y nueva, una visión actualizada.


Hay tramas que tienen un alto contenido de intriga, que se nutren de una época de mi vida donde dedicaba cada segundo de mi actividad cerebral a tejer intrincadas tramas donde nada es lo que parece. Es una novela con tintes paranormales, un sinfín de investigación, giros inesperados y tres preciosas historias de amor que necesitan profundidad.


¿Es romántica? Hombre, el tema principal es la intriga que gira en torno a un objeto que será el eje para las cuatro novelas siguientes que completan la serie, aunque en todas mis novelas hay muchísimo amor. ¿Las escribí las cinco? Nop, solo dos y media porque cuando terminé la segunda mi entonces agente literaria no encontró editorial para LB y me pareció una tontería seguir con una serie sin tener claro qué pasaría con ella después. ¿Voy a lograr corregirla entera? Ni idea, ahora mismo estoy en una época rebelde…

¡Feliz día! J  

0 comentarios: