Personajes malvados

7:07 Pat Casalà 5 Comments

     ¡Buenos días! ¡Qué ilusión me hace el sol cada mañana! Parece que el verano quiere irrumpir en Barcelona, ¡ya era hora! Tengo unas ganas de tumbarme en una hamaca a tomar el sol con el ordenador en el regazo… ¡Ayer lo hice durante tres cuartos de hora! Así la novela fluye con facilidad…
      Escribo y corrijo, bailo, llevo la casa, tomo el sol, trabajo, sueño y me ilusiono. Mucha gente me pregunta cómo puedo con todo y la verdad es que yo creo que únicamente es cuestión de organización. Tener un esquema previo de las actividades del día ayuda a aprovechar el tiempo disponible, pensar en el capítulo que llevo entre manos con antelación es vital para que la hora al día que logro dedicar a la escritura sea productiva. ¡Además, tomo el sol y escribo a la vez! Aunque es posible que mi vista salga perdiendo…
      Mi idea del libro que llevo entre manos es más difícil de plasmar en los folios de lo previsto, quiero crear una atmósfera de intriga y tensión hasta la última página, de manera que la historia atrape. A medida que avanzo me doy cuenta de que la voz del asesino es complicada, con matices intensos que dibujan un personaje cargado de contradicciones.
      A veces me sorprende la capacidad que posee mi mente para desarrollar psicologías complejas para los protagonistas malvados. No me gusta que sus crímenes sean únicamente el producto de la perversidad, quiero matizar sus intenciones, sus impulsos, y darle un sentido a las acciones que acaban con secuelas en algunos personajes.
     En mi casa dicen que doy miedo, que imaginar esos crímenes no es normal. Yo os aseguro que no le haría daño ni a una mosca, ¡si cuando veo una araña llamo a mi marido! Pero he de reconocer que me gusta entrar en la mente de los criminales, pintarles una infancia o una adolescencia o una primera juventud que justifique parte de sus impulsos.
      Es muy interesante internarse en la psique de una persona tocada por las circunstancias y, sobre todo, intentar encontrar una parte tierna y vulnerable en él o en ella, de manera que no puedas odiarle del todo. Es lo mismo que con los protagonistas, si te empeñas en hacerlos demasiado buenos no son creíbles, ¡las personas tenemos siempre un lado oscuro!
      Me encanta el género que ahora escribo, el thriller. Me siento cómoda en él, mi mente trabaja rápido y crea laberintos intrincados para llevar a los personajes de un lado a otro, sin desvelar qué sucederá a continuación, guardándome siempre un as en la manga.
      Las novelas fantásticas también tienen su punto, investigar acerca de los enigmas del pasado y trazar una narración actual también me gusta… ¡Ufff! ¡Creo que lo que realmente me gusta es crear! Jajajajajaja.
      ¡Feliz día! J

You Might Also Like

5 comentarios:

  1. Siempre me he preguntado como sois capaces, los escritores, de entrar (poneros en el lugar de) en la mente de personajes que nada tienen que ver con vuestra forma de ser ¿¿¿???
    FELIZ día, víspera de SANVIERNES :-)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. A mí no me cuesta ese cómo... Supongo que forma parte de mi imaginación. ¡Feliz fin de semana! :-)

      Eliminar
  3. Coincido en lo que dices de darle esa parte humana y sentimental a alguien que es un monstruo y que los buenos no pueden ser tan buenos, una persona siempre se equivoca. Cuando escribo, mis personajes suelen tener algo oscuro, algo que esconden y unas vidas imperfectas; incluso ellos pueden no ser los más morales del mundo y aun así, ser los buenos de la historia. Crear personajes y meterte en su piel es lo mejor del mundo, luego es difícil soltarlos. Saludotes y a disfrutar de tus completos días :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es bonito escribir! ¡Un beso Sarah! :-)

      Eliminar