Soltar lastre

8:58 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! El clima parece decidido a atraparnos en intensos días de sol para luego arremeter contra las calles con una tromba de agua, a dejar que el azul domine el cielo un día y a cambiarlo por un gris plomizo al siguiente.
Es la primavera, supongo. Esos contrastes entre los días cálidos y los más frescos, esas tormentas repentinas, esos cambios cíclicos y esa sensación de no saber cómo vestirte al salir de casa es parte de la estación del año.
Mi ánimo parece decidido a hacerle caso al tiempo y aclimatarse sin pensárselo a la primavera. Porque tengo días grises y otros brillantes. Y no puedo hacer nada por detener esa vagoneta anímica donde voy sentada.


Es un momento de cambios, de subidas empinadas para precipitarse de golpe al vacío con una bajada a todo gas, de algunas rectas, de curvas sinuosas y de decisiones a veces complicadas.
Por suerte tengo una familia maravillosa, amigos, marido, lectores…
Lejos quedaron esos años donde caminaba sola, siempre con la sensación de desear compañía, pero de no disfrutarla.
Ahora tengo tanta gente al lado que cuando me caigo siempre encuentro unas manos dispuestas a levantarme y cuando me sobreviene un bajón emocional recibo alguna llamada, un ramo de flores, unos abrazos o una sujeción tan perfecta que sonrío a pesar de todo.


Porque la vida gana color cuando te rodeas de personas que te quieren por cómo eres, que te aceptan con tus virtudes y tus defectos, que están siempre ahí.
Los cambios siguen acechando, siguen produciéndose, siguen pisando mis esperanzas en algunas facetas de mi vida. Hay que dar un paso gigante hacia atrás, uno de esos que te dan impulso para saltar más alto. Y estoy dispuesta a darlo. Porque quiero arriesgarme a descubrir qué se esconde detrás de esa nueva encrucijada y disfrutarla al máximo.


A veces cuesta ver la realidad porque hay una brizna de suciedad que nos nubla la visión. Cuando llevas años luchando en una dirección, la alcanzas y de repente hay un giro inesperado, a veces cuesta centrarse y descubrir la claridad entre la bruma. Pero siempre está ahí, acechando en un rincón.
Sonreír. Deshacerse del peso emocional demasiado fuera de lugar. Dejar de darle tantas vueltas a las cosas. Encontrar el equilibrio emocional. No permitir que algunas situaciones te duelan. Y ver siempre la parte positiva. Esos son mis propósitos, mis decisiones, mis lemas.


Porque ser feliz es una elección, no una quimera imposible.
Y he decidido soltar lastres, mirar las cosas desde otro ángulo, coger aquello que me emociona y desechar cualquier otra opción. Porque he decidido llenar mi corazón de esperanzas e ilusiones y sentir cómo el sol me ilumina el camino.
¡Feliz día! J

2 comentarios:

Introspección

8:38 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Sigo inmersa en un proceso de introspección, quizás en uno de necesidad de cambio, con una novela que se va tejiendo a una velocidad demasiado intensa porque las emocione se arremolinan en mi interior con una necesidad imparable de ocupar los folios.
No escribo una romántica. Ni un thriller. Ni nada parecido. Estoy metida de lleno en una novela donde solo los sentimientos capitanean el barco y resulta una experiencia muy gratificante.


Cambio. Esa es la palabra que susurra mi cerebro a cada minuto. Girar el timón, buscar una nueva ruta y emocionarse con ella.
En eso estoy. No solo en la parte literaria. Porque en la vida hay que seguir los impulsos una vez meditados y sobre todo es importante ser fiel a una misma, a unos principios y a unas ilusiones. A veces incluso se mezclan con las esperanzas.
Detenerse a pensar, mirar atrás, recorrer la línea del camino trazado y saber de qué partes te sientes orgullosa y de cuáles huirías si tuvieras la potestad de girar atrás las manecillas del reloj para revivir ese instante conociendo el resultado de tus decisiones la primera vez.


Defiendo a capa y espada el no arrepentirse de nada, el encontrar la parte positiva a cada una de las sendas elegidas en las encrucijadas de la vida. Porque cualquier decisión significa asumir un riesgo y dejar atrás otras posibilidades. Y ninguna es la buena si no la pruebas.
A veces el camino te lleva de nuevo a un cruce donde has de tomar una dirección. No siempre llegas ahí por un suceso, hay ocasiones en las que tu forma de ver la vida es quien te plantea esa dicotomía de posibilidades. Porque tú piensas diferente.
Escribir en medio de un proceso introspectivo es un acto necesario para mí. En las parlabas encuentro una salida a las emociones que se enredan en mi alma para hacerla deshacerse un poquito de ese peso.


Porque para mí lo mágico de una novela es conseguir sentir de la mano de esas letras que traspasan desde las páginas hasta mi corazón. Y al crear una historia siempre intento dotarla de alma, de corazón, de emociones capaces de arraigar en el lector para sacudir su interior un poquito.
Para mí ese siempre será el destino de mis letras, aunque me guarde muchas novelas, aunque no siempre termine las historias, aunque haya más de diez acabadas y guardadas en mi baúl de los recuerdos. Porque escribir para mí es exorcizar mis desvelos y ahora necesito más que nunca imprimir esos párrafos cargados de cambios.
Ayer salió una reseña preciosa de Lo di todo por amarte en el blog Leo la lluvia caer (enlace). Cuando leo estas palabras sé porque jamás dejaré de aporrear las teclas del ordenador.
¡Feliz día! J  

0 comentarios:

Respira

9:09 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Cuando el nivel del agua te ahoga has de buscar la forma de salir a respirar. Porque a veces nos hundimos en un lugar donde tocamos de pies al suelo y hay una forma perfecta de cambiar de rumbo, de encontrar una vía de escape, de caminar hacia la orilla para dejar atrás ese mar.
Arriesgarse tiene sus peligros y en ocasiones puede reportarte una gran recompensa, pero en otras descubres que no lograrás nunca alcanzar las metas o cuando las alcanzas algo te hace zozobrar y dar un paso atrás.


Es entonces cuando has de pararte un segundo, deshacerte de los sentimientos desbocados y respirar. Porque el aire entrando en los pulmones, llenándolos y saliendo de tu cuerpo con tranquilidad consigue serenarte y entonces te das cuenta de que nunca debemos mirar solo al frente porque el camino recorrido también es importante.
Quizás ahora nuestros pasos sean hacia un lugar donde no queríamos llegar, pero durante los años anteriores hemos podido sentir las esperanzas circulando por nuestras venas, la ilusión de crear algo precioso, de ser parte de ese mundo, de delinear algunas pequeñas líneas correctas hacia la meta.
Y eso vale todo el esfuerzo, la ilusión y el esfuerzo. Porque cada experiencia te da un gran bagaje y te aporta demasiadas cosas bonitas para no observarlas con cariño.


La vida a veces hace un alto en el camino, te muestra encrucijadas y te da las pistas necesarias para indicarte que ha llegado la hora de tomar otro sendero. Porque no todo es para siempre.
La magia está en no perder nunca la sonrisa ni la emoción por lo vivido, en quedarse con la parte buena de las experiencias y tirar de ella hasta que conforma un perfecto recuerdo que siempre está ahí para guiarte.
¿Quién sabe qué te depara el destino?
Puedes llegar a un puerto deseado o encontrarte en otro que te sorprenda. Y en ambos puedes ser feliz, puedes caminar con una sonrisa, mordiéndote el labio con una sonrisa radiante. Porque la chispa de la emoción se encuentra en cada paso, en cada momento, en cada instante.


Últimamente me he dado cuenta de lo verdaderamente importante, de aquellos momentos que quiero conservar en la memoria, de los giros emocionantes de mi vida, de las vivencias que me han hecho feliz.
No quiero dejar nunca de apostar por un futuro mejor porque aunque a veces se pierde, otras se gana lo suficiente para no rendirse jamás.
¡Feliz día! J   

0 comentarios:

Cuando el destino nos encuentre

9:09 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Hace muy poquito que enseñé al fin la portada de mi nuevo libro, uno que me hace muy feliz compartir con vosotros porque es muy especial para mí. Aunque también he de anunciar que de momento no voy a publicar más en un tiempo porque necesito un descanso y creo que vosotros también.
A veces hay historias que nacen de unos sentimientos intensos y que logran traspasar la barrera de la realidad para convertirse en una preciosa sucesión de escenas basadas en experiencias personales.
Esta novela contiene dos historias, una actual y otra de finales del siglo XIX. La de ahora se nutre al cien por cien de mi viaje familiar a Filipinas, de las anécdotas que nos sucedieron, de las vivencias, de los momentos mágicos y de otros no tan mágicos.


Hay un ingrediente diferente, Dan y Geni, pero fue catártico introducir los pasos que dimos los lugares que descubrimos, donde comimos, qué excursiones realizamos, nuestra iniciación al buceo…
Mientras viajaba hace dos veranos sabía qué quería escribir y hacerlo fue increíble.
Y luego están Daniel y Eugenia, dos almas heridas, dos personas de un pasado lejano que nos introducen en esa Filipinas a punto de luchar por su liberación. Bucear entre las aguas de la historia para hilvanar esa parte de la trama fue bonito, trabador y muy intenso.
¿Puede el destino romperse, cruzarse y encontrarse?
Os dejo mi propuesta de sinopsis a la espera de la oficial.



Cuando el destino nos encuentre

Cuando nuestro corazón está roto buscamos formas de recomponerlo o no hallaremos el rumbo de regreso a la felicidad perdida. Quizás a veces el destino solo es caprichoso, pero siempre acaba encontrándonos.
Actualidad… Geni vive con un hombre violento que la maltrata, sobretodo de forma psicológica. Trabaja en un club nocturno donde hace striptease y algo más. En el otro lado del mundo, Dan se enfrenta a una revelación que cambia su vida por completo, desmoronándolo. Ambos necesitan encontrar el aplomo para afrontar lo que les depara el futuro y cada uno de ellos emprenderá un viaje a Filipinas  para recomponer sus vidas.


Finales del siglo XIX… Eugenia se ve obligada a casarse con un hombre sin alma que la destroza sistemáticamente. Tres años después de la boda su marido decide llevársela a vivir a la plantación de azúcar que su familia posee en unas Filipinas que se preparan para afrontar la revolución de los tagalos en busca de libertad. Allí conoce al capataz, Daniel, un mestizo español-filipino que arrastra un pasado colmado de abusos y dolor. Al conocerse descubren cómo unir sus corazones para luchar contra sus demonios.
Dos historias, dos épocas y un destino común. ¿Lograrán nuestros protagonistas hallar el modo de encontrar la felicidad?



Cuento las horas para anunciar la fecha de publicación, enseñaros las ilustraciones que irán dentro del libro…
¡Feliz día! J

0 comentarios:

Una presentación y un aniversario

8:58 Pat Casalà 1 Comments


¡Buenos días! Hace tiempo que tengo un poco abandonado el blog, la escritura, la ilusión y un montón de ideas que me asaltan en todo momento. He dejado SUS aparcada, a la espera de que algún día resurja la chispa. Y he empezado una nueva historia, proponiéndome escribir despacio, sin esa intensidad de siempre.
Necesito realmente rebajar el ritmo.
A veces la vida te lleva a lugares donde entiendes muchos comentarios pasados, muchos instantes que han quedado latentes en tu memoria y de repente encajan en tu vida actual.


Escribir es una de las mayores fuentes de emoción para mí. No quiero renunciar nunca a ella y voy a seguir dándole vida a las mil historias que pueblan mi mente. Algunas van a llegar a muchísimos lectores, mientras que otras pueden quedarse en mi disco duro para siempre, pero en ambos casos seré feliz de haber hilvanado esa trama.
El sábado pasado presenté El corazón de Aldabia. Fue una tarde llena de emociones, acompañada de unas personas maravillosas que me llenaron el jarrón de la autoestima hasta los topes y me ayudaron a ver por qué sigo aporreando las teclas sin desfallecer.


Cuando alguien te dice cuánto le ha gustado una historia tuya consigues alcanzar el cielo con las manos.
Fue una tarde increíble. Estuve acompañada de personas interesadas en mis historias, hablamos acerca de Aladi e Isabelle, me hicieron preguntas certeras y como siempre descubrí algunos aspectos desconocidos de la novela.
Siempre he dicho que dos personas leyendo lo mismo no sacan las mismas sensaciones porque cada uno tiene una visión distinta de la historia, a pesar de leer el mismo texto. Y es bonito cuando te cuentan su punto de vista.


Hoy hace la mitad de mi vida que me casé. Tenía veintitrés años aquel martes treinta de abril que me vestí de blanco, con el mismo vestido que mi hija Irene llevó hace un par de años para fotografiar la portada de No puedo vivir sin ti.
Como desde hace ocho años, lo celebramos tú en Hong Kong y yo en Barcelona, pero sigue siendo un momento muy dulce.
Para una escritora de romántica poder vivir en una historia de amor bonita es una satisfacción total.


Estoy recargando las pilas, pasando tardes con amigas, volviendo a leer libros que me enamoran, dándole vueltas a una historia que a priori es diferente a todas las anteriores, con ingredientes no tan románticos y sí más emotivos, buscando la ilusión en las pequeñas cosas de la vida y quedándome con las palabras del sábado y las que me envían las lectoras.
¡Feliz día! J
  

1 comentarios:

¿Quién dijo miedo?

11:11 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! La vida es un conjunto de momentos, de decisiones, de esperanzas e ilusiones. A veces todo va bien, el sol sale en tu corazón y puedes alcanzar ese cielo azul y perfecto y otras te encuentras con una tormenta que arrecia en tu instante y arremete contra la plácida serenidad.
El miedo al cambio es inherente a todos los humanos. Lo tenemos instalado en nuestro código genético porque es difícil luchar contra las rutinas que nos acercan a una tranquilidad apacible.


Nos cuesta muchas veces ver que quizás detrás de un cambio pueda haber una oportunidad para progresar y solo nos enfrentamos al miedo al fracaso, a ese vértigo instalado en la boca del estómago que nos impide avanzar hacia lo desconocido.
Más vale bueno conocido que malo por conocer… ¡Hasta el refranero popular nos instiga a tenerle miedo a los cambios! 
Pero no es del todo cierto. ¿Y si te decides a dar el salto y encuentras algo mejor? ¿Y si detrás de esa oportunidad que has dejado escapar estaba una nueva y excitante experiencia llena de felicidad? 


Si nos quedamos quietos sin arriesgar un poquito de nuestra estabilidad nunca lograremos avanzar, encontrar un mejor lugar, darle la posibilidad al destino de sorprendernos. 
Durante años me he mantenido fiel a la necesidad de ver la parte positiva en mi ahora y lo he disfrutado porque lo he llenado de ilusiones.
Las ha habido, muchísimas. Superación personal, horas de trabajo duro, aprendizaje, esperanzas alcanzadas, buenas vibraciones…


Pero hay instantes de inflexión que cambian la percepción de una situación. Y entonces llega el momento de cambiar, de buscar nuevas expectativas, de darle un giro a todo para reiniciar la maquinaria en otra posición, para rotar sin parar la rueda de la vida y buscar un camino diferente en la nueva encrucijada del camino.
El miedo no puede paralizarte.
De hecho, ¿quién dijo miedo?
Cambiar puede convertirse en un gran aliciente para sonreír porque crearse nuevos retos es una forma sana y perfecta de mejorar, de disfrutar de experiencias distintas y de quizás encontrar un camino que nunca hubieras imaginado.
¡Feliz día! J



0 comentarios:

Presentación de El corazón de Aldabia

9:29 Pat Casalà 4 Comments


¡Buenos días! Se acercan las vacaciones de Semana Santa y voy a dejar el blog inactivo durante un tiempo para disfrutar de la tranquilidad de los días sin trabajo, terminar mi última revisión de Cuando el destino nos encuentre para que llegue cuanto antes a vuestras estanterías, preparar la presentación de El corazón de Aldabia y descansar…
Estoy súper feliz de anunciar que el próximo sábado 27 de abril a las 18:00 voy a hacer una presentación de la novela en Alibri, la primera librería donde realicé una y que me ha recibido con los brazos abiertos. ¡Y es que todavía hay librerías maravillosas en el mundo!
Me van a presentar Ainhoa, del blog Noa en el baúl de los sueños (enlace) y Tanya, del blog Mi mundo entre libros (enlace). En este momento están leyendo el libro y yo creo que me voy a quedar sin uñas mientras espero sus impresiones.


Forman parte de Cansina’s Bloggers (enlace) y son parte de la organización del Book’s Wings (enlace), una iniciativa literaria que me encanta por su activa forma de organizar cafés literarios, presentaciones y en noviembre su primer evento grande.
Quería cerrar el blog dejando esta noticia que a mí me hace tantísima ilusión. Porque hace dos años y cuatro meses que no hago una presentación y volver a estar ahí, enfrente de vosotros, con dos magníficas personas liderando el acto me hace sonreír muchísimo.
Además, si venís podréis descubrir la portada de mi nueva novela, conseguir marcapáginas de todas ellas, averiguar un poquito más de Aladi e Isabelle, de su historia, de su forma de encarar los problemas y de esa monarquía tan diferente a la nuestra.


¿Hasta dónde estarías dispuesto a arriesgar para salvar el reino y tu corazón?
Cuando empecé a escribir esta historia todavía no tenía definida la trama, pero sí a Aladi e Isabelle, su relación, esa forma tan suya de interactuar y conocerse, de cambiar juntos, de descubrir cómo descubrían no solo su corazón, sino el reino entero. 
Aladi me ha dado muchísimo, crearlo ha sido genial porque tiene ese toque chulo que me enamora sin perder su fondo tierno, con una conciencia íntegra y llena de buenas intenciones. Isabelle fue un reto porque tiene un trauma muy arraigado y a la vez es una mujer intuitiva, valiente, inteligente, llena de fortaleza y secretos, pero a la vez tiene esa ternura de las personas que nunca han vivido un amor ni demasiadas relaciones interpersonales.


La premisa de salida era clara. Un reino absolutista, un príncipe que de repente se convierte en el heredero al trono, una chica ajena a esta vida y una trama llena de sorpresas y secretos que pueden destruirlos a todos. Y en esta época, en pleno siglo XXI.
Espero haber logrado darle ese toque interesante para conseguir que los lectores viajen a Aldabia de la mano de sus protagonistas.
¡Os espero!
¡Feliz día! J

4 comentarios:

Últimas y maravillosas reseñas

10:01 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Hoy tengo mil cosas qué hacer y mañana se presenta demasiado intenso como para pensar en pasarme por aquí a hablaros de mis peripecias por la vida. Así que escribo hoy.
Últimamente he limitado mis entradas a dos o tres semanales. Escribo muy poco, pero lo hago con muchísima emoción cuando me lanzo a aporrear las teclas del ordenador con ese ímpetu que me caracteriza.
Porque para mí lo esencial es disfrutar, dejar escapar toda esa emoción contenida en las páginas, haceros partícipes de mis sensaciones e intentar acercároslas lo máximo posible a través de las historias.

Aprovecha la vida cada día

Hace tiempo que no os comparto reseñas… ¡Y van saliendo un montón! Pero me cuesta a veces ordenarlas todas para publicarlas… Ahí van las últimas.
La #SerieSinTi sigue cosechando cantidad de opiniones y de lectores dispuestos a seguir leyendo sin detenerse. Y es que para mí Zack y Julia siguen siendo muy importantes, pero no pierdo nunca de vista a Luke, Kris, Steff, Swan y Dennis. ¡Son todos mágicos para mí!

Sabor a tinta

De Un día más sin tihan salido dos reseñas: 
En el Rinconcito de Minny, gracias al libro viajero (enlace). Dice que la he hecho sufrir… Vale, es cierto, esta novela se llena de intensidad, de momentos duros a nivel sentimental, de giros inesperados y de una trama cargada de emoción. Pero es necesario para llegar al final de la trilogía.
En el blog Sabor a Tintale han puesto un 3,5/5 (enlace). Es cierto que en esta novela los dos protagonistas están totalmente descolocados, que Zack reacciona de forma un poco obsesiva y que ninguno de los dos sabe muy bien cómo seguir adelante con su vida sin el otro. Bajo mi punto de vista todo esto es necesario para entender ese final de trilogía y cómo evolucionan los dos. Y sí, los finales de estos libros son de infarto…

El Rinconcito de Minny

Obsesión letrada ya ha terminado la trilogía y ha puntuado muy bien No puedo vivir sin ti (enlace). Y es cierto, no solo hay amor en esta novela, está llena de intriga, de giros, de momentos de infarto… Y también de romanticismo.
Cambiando de novela quiero agradecer a las lectoras que se han adentrado en el mundo de Aladi e Isabelle, que han conocido Aldabia a través de mis palabras y que se han emocionado con su historia. Porque para mí son dos personajes muy fuertes, llenos de contradicciones y de pasados que arrastran hasta que consiguen desligarse de ellos:

Vero_malaga

Nieves, la administradora del blog Aprovecha la vida cada día, leyó este libro en versión beta y ahora nos habla acerca de él (enlace). Es precioso contar con personas como ella, que tienen una visión clara de mis novelas y tienen ganas de compartirlas con el mundo. A ella le llegaron los dos personajes al corazón y me emociona leer su reseña. ¡Seguro que a vosotros también!
En Instagram Vero_Malagaalaba la parte de la trama política, la forma en la que se invierten los papeles en Aldabia, cómo Isabelle es una mujer fuerte y no la eterna chica inocente de este tipo de novelas. Y es que tanto ella como él tienen mucho que decir en contra de los clichés. Porque una chica fuerte también se enamora. (Enlace)

Margareads

Por último ha salido una reseña de uno de los libros más difíciles de escribir para mí. Un último día conmigo supuso un gran reto por la forma de ser de Lúa, su control sobre las emociones y ese comportamiento tan cerebral.
Margareads, de Instagram, habla acerca de los personajes, cómo le han parecido de insistentes tanto Cesc como Matt, de los secundarios, de la ambientación... (Enlace). Y es que para esta novela me documenté un montón e intenté mostrar la parte más dolorosa de una separación y cómo alguien muy reprimido a nivel sentimental puede cambiar un poco al conocer a su opuesto.
¡Feliz día! J 




2 comentarios:

Personas que vienen y van

9:19 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Hoy me he despertado más filosófica que otras veces. Debe ser culpa del día, las nubes no le sientan bien a mi estado anímico. Odio los cielos encapotados, la sensación de humedad previa a la lluvia, la oscuridad grisácea y apática de los amaneceres nublados.
En la vida hay gente que viene y va. Personas que nos acompañan un tiempo y de repente las circunstancias nos separan de forma irremediable y otras que siempre están ahí, sin perderse ni un instante de tu existencia.
A veces nos separamos de alguien porque dejamos pasar el tiempo sin volver a contactar o cambiamos de trabajo, de ciudad, de casa y entonces nos separa una barrera geográfica. Otras es un acto premeditado.


Recuerdo una frase de la que fue durante diez años mi agente literaria. «En esta novela, ¿hay personajes que vienen y van? Es importante centrarse en los protagonistas y darles personas de paso».
Porque en la vida también las hay. Prevalecen unas cuantas como amigas, pareja, familia, pero las otras pueden ser espejismos pasajeros o asentarse en tu mundo para siempre.
Las más arraigadas son los padres, los hermanos, los hijos. Pase lo que pase la familia será eso, familia, y no va a desaparecer de tu cotidianidad. Siempre estarán ahí.
Pero las amigas, los compañeros de trabajo, las personas que unas circunstancias determinadas te acercan y los giros de tu vida las alejan, van a desaparecer de tu realidad aunque te acompañen en la memoria.


Ahora mismo me viene a la mente una frase que me comentó alguien hace años. En ese instante me dolió por las connotaciones del contexto, pero ahora le veo un sentido más amplio: «La familia te viene impuesta, pero los amigos se eligen».
Es cierto, aunque no del todo. Porque a veces no podemos quedarnos con esos amigos a los que elegimos, la decisión no es unidireccional y no siempre se logra despertar sentimientos recíprocos en algunas relaciones de amistad.
También es así en el amor. Tu corazón puede prendarse de una persona, pero quizás ella no sienta lo mismo. Y entonces la vida nos juega la mala pasada de no repartir unas buenas cartas a la hora de elegir.


Por mi vida han pasado muchas personas que se han ganado mi corazoncito y otras tantas que no me han llegado a calar. Por suerte a los veintitrés años di un sí quiero y el treinta de abril se cumplirán veintitrés años de ese momento sin haber dudado nunca de mis palabras. ¡Sí, es la mitad de mi vida!
Hay personas que duele más perder, otras que apenas te dejan una mínima cicatriz y otras que te hieren el alma. Pero el tiempo es una aliado perfecto para avanzar hacia una mejor versión de uno mismo y dejar atrás esas pequeñas muescas del pasado.
¡Feliz día! J

2 comentarios:

¿Cómo es posible?

8:38 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Este fin de semana ha sido productivo a un nivel diferente a los otros. Y me ha encantado. Aunque me ha pasado una cosilla que me tiene bastante mosca.
Como todos sabéis me encanta viajar con la familia en verano y una de las partes que más disfruto es la organización: buscar los vuelos, los hoteles, las excursiones, la ruta… A veces incluso pienso en abrir una página de coaching viajero porque una de mis actividades favoritas es descubrir qué buscamos de un viaje y bucear en la web hasta encontrar las mil opciones para crear una ruta a mi medida.


No es fácil, y menos cuando te vas lejos. Pero tampoco es una tarea imposible. Se trata de mirar muchos blogs de viajes, contrastar la información, escarbar entre las experiencias de los demás y encontrar nuestros intereses en ellas.
Una de mis herramientas fundamentales a la hora de elegir un hotel, una empresa organizadora de tours, incluso un tranfer desde y hacia cualquier lugar, es Tripadvisor, pero después de este fin de semana ya no lo tengo tan claro.
Este año iremos a un país donde te advierten desde el minuto cero de que hay mil agencias que intentan timarte. Normalmente es al contrario, los consejos de los bloggers son que busques las excursiones allí porque suelen ser más baratas.


Esta vez hay una coincidencia general que, o bien buscas alguna agencia reputada a la que ir una vez estés ahí o contratas con tu hotel o por internet a alguien fiable.
¿Y cómo encuentro yo empresas fiables? ¡Por Tripadvisor! Me miro la agencia, leo las opiniones, comparo las malas con las buenas y hago un balance de lo que me parece. Porque para eso está esta web, para valorar las experiencias, dar una opinión sincera y ayudar a otros viajeros a no equivocarse.
El viernes por la tarde, tras una búsqueda exhaustiva, decidí contactar con una agencia para una excursión concreta. Cuando llegué a la parte de contratar me ofrecían un transfer gratis si pinchaba en la checkbox. Y lo hice. Porque, a ver, ¿quién en su sano juicio no lo haría?
Pero el precio a pagar me pareció mil veces peor que el dinero.


Al día siguiente tenía un mensaje en mi WhtasApp: if u would like to get FREE Luxury LIMO 2 ways please do 4 reviews 5 stars for us on Tripadvisor in about 10 days please let me know if u are interested in doing the reviews and i can send u our link on Tripadvisor very soon. (si estás interesada en el transfer gratis, por favor haz 4 reseñas de 5 estrellas en nuestra cuenta de Tripadvisor en unos 10 días. Si estás interesada en hacer las reseñas puedo mandarte nuestro link a Tripadvisor muy rápido).
Estoy convencida de que hay más de uno dispuesto a hacerlo, pero a mí me parece una falta de ética que no vale dos trayectos gratis.
Evidentemente no hice la reseña y anulé la reserva. Porque, tras leer esa petición me quedé muy tocada. ¡Los había encontrado por las opiniones de Tripadvisor! ¿Y muchas eran mentira? ¿Cuántas más habrá así? ¿Compradas? ¿Puedo fiarme de las calificaciones que nos muestra la web?


Pues no sé qué deciros…
He decidido no confiar de momento en Tripadvisor como lo hacía antes y buscar opiniones fuera de ahí. Porque para mí el comentar una excursión, un libro, un hotel, una compañía aérea, una película o cualquier otra actividad es algo serio.
¡Feliz día! J  

0 comentarios:

¿Tsunami emocional?

8:58 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! A veces me cuestiono cómo soy, cómo siento, cómo domino mis emociones y la gran carga emocional que soporto a diario. Pero siempre termino dándome cuenta de que ser así es la base para crear mundos llenos de instantes álgidos. Y me encanta hacerlo. Me gusta un montón releer alguna de mis escenas, incluso novelas enteras, y sentir cómo vuelve a mí esa intensidad de cuando la escribía, incluso alcanzar con la memoria ese instante concreto en el que mis dedos cruzaban el teclado empujados por la inspiración en su máximo apogeo.
Que siento demasiado no es ningún secreto.


Soy un cúmulo de emociones andante. Cuando me pasa cualquier situación, ya sea insignificante o muy relevante, los sentimientos se me amotinan produciéndome un tsunami emocional de proporciones inciertas.
Con el paso de los años he conseguido domar la mayoría de mis reacciones, pero no siempre lo consigo. Porque hay instantes en los que el torbellino de sentimientos me arrolla impulsándome con una velocidad indomable. Y alcanzo la velocidad de la luz. La supero. Y traspaso el ciberespacio emocional como un cohete que no puede detenerse.
La experiencia me ha demostrado que debo contenerme, tragarme el millón de inputs que ahogan de una forma preocupante mi razón y disparan esa hiperactividad cerebral innata en mí para darle mil vueltas a la situación. Necesito mirarla del revés, del derecho, cara abajo, cara arriba y desde cualquier prisma oculto en ella.


A veces hay situaciones que me duelen. Y sí, mi dolor se precipita al vacío como todo lo demás. Sentir en estéreo quiere decir eso, darle una dimensión elevada a cualquier emoción. Puedo ser más feliz que nadie, saltar de alegría por algo insignificante, incluso llorar por ilusión y caer en el pozo negro de la tristeza con una facilidad pasmosa. Pero al madurar he ido aprendiendo a tragarme muchas de esas emociones y a actuar con mayor cautela. Aunque no siempre lo consigo.
La paciencia no es lo mío y sí lo es la impaciencia, la impulsividad, la necesidad de conseguir mis deseos al instante. También he lidiado con eso y poco a poco he dominado destreza la ansiedad de no alcanzar los objetivos trazados.
Y es que la edad es un grado.


Pero hay instantes puntuales en los que necesito recurrir a mi fuerza de voluntad para sobreponerme a algunas situaciones. Racionalizarlas a veces cuesta. Y más cuando una amiga me hace sentir pequeña y yo sé que no se da cuenta.
Antes se lo hubiera dicho, le hubiera hablado con el corazón en la mano y ese torrente de emociones disparadas hubiera tomado el control destrozando nuestra amistad. Ahora sonrío porque soy capaz de darle la vuelta, de entender, de no tenerlo en cuenta y de continuar caminando a su lado como si nada hubiera pasado. En eso se basa la amistad, en dejar atrás los malos mometos.
¡Feliz día! J

0 comentarios:

Y seguimos madurando

9:19 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! A veces una voz, una melodía, un olor o la visión de algún lugar concreto puede provocar la nostalgia porque me recuerda a un instante olvidado de mi vida al que vuelvo por unos instantes.
La música suele tener un efecto especial en ese sentido. Siempre me ha parecido un medio increíble para sentir y los sentimientos suelen ser la base para recordar y darle un contexto pasado a una sensación actual.
Pero los lugares perdidos en mi memoria, aquellos bares a los que solía ir de joven, la cafetería donde esperaba a que mi hijo terminara una clase cuando era niño, la tienda donde pasé años de mi vida, el parque que visitaba de adolescente con mis amigos, la escuela, la zona cercana a ella, los transportes, la casa de mi abuela…



Cada uno de esos sitios me transportan a momentos concretos y consiguen llenarme de emociones de lo más intensas. Las hay positivas y otras que son malos recuerdos, pero en general me devuelven unas gratas sensaciones, me ayudan a centrar mi ahora y a encontrarle un sentido a mi pasado.
Porque crecer es eso. Sentir. Madurar. Encontrar una senda correcta por la que caminar a pesar de equivocarse. Permitir el crecimiento de tus hijos. Dejar atrás momentos álgidos y otros oscuros. Reír. Llorar. Emocionarse. Enfrentarse a situaciones adversas. Disfrutar de las buenas curvas de la senda de la vida. 
Sentir es lo que suele conectarme con el pasado, con el presente, con mis expectativas de futuro, con mis novelas, con mis personajes y con cualquier instante.



A veces siento demasiado y mi mayor defecto es la imposibilidad de contener ese torrente de emociones en mi interior. Se escapan, bombardean el lugar donde me encuentro, se enredan entre las palabras y explosionan de una forma nada acertada a veces.
Recuerdo con cariño cómo enfocaba mis primeras novelas. Los personajes eran unos adictos al drama, tenían demasiado sentimiento, no los contenían y había un exceso nada atractivo de melodrama en situaciones de lo más estresantes.



Pero, ¿cómo se deja atrás tu forma de ser a la hora de dibujar a otras personas? Ese para mí es el ejercicio más difícil del escritor porque has de construir personajes diferentes a ti, has de interpretar otras formas de enfrentarse a una situación y a veces debes desligarte muchísimo de tus sentimientos para profundizar en los de otra persona con una manera muy diferente de comportarse.
Últimamente me doy cuenta de la importancia de esa mirada al interior de los demás, de la necesidad de comprenderles, de evaluar sus caracteres, sus  pasiones, sus debilidades, sus traumas. Es la única vía para entenderlos y avanzar.



Porque siempre os digo la importancia de seguir madurando a medida que nos hacemos mayores, de descubrir cada día una mejor forma de socializar, de sentir, de integrarse en un mundo lleno de personas diferentes a ti.  
Siempre le agradeceré a la escritura ese pequeño detalle que me permite interactuar con los personajes para descubrir mil puntos de vista a la hora de enfrentarse a un mismo acontecimiento.
¡Feliz día! J

0 comentarios:

¡Mis libros en Nubico!

9:09 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Parece que la primavera sí tiene ganas de despejar el cielo, pero todavía no se decide a ofrecernos ese clima templado de siempre. Tengo frío. Quizás es por lo intempestivo de la hora y la falta total de sueño de los últimos días.
No es por nada concreto, o quizás sí tiene que ver el parón en la escritura que he experimentado últimamente. Creo que si mi cabeza se vacía de tramas deja de funcionar como le toca y se llena de pensamientos absurdos.


Estoy leyendo bastante, viendo series, paseando, descansando y usando mi tiempo para otras cosas que ahora mismo me vienen muy bien. Porque a veces se necesita un parón para recargar pilas.
Hace nueve meses me pedí un súper regalo para mi cumpleaños: la Tablet BQ Cervantes con doce meses de Nubico pagados por adelantado más el que Movistar te regala. Y estoy encantada.
Cuando me preguntan qué es Nubico mi respuesta es rápida y fácil: es como un Netflix de libros. Y sí, es cierto, hay títulos que no están, pero hay una variedad tan grande de libros que nunca me quedo sin nada para leer.


Además, cada día hay más editoriales decididas a participar en la lectura por suscripción.
Si hace diez años me hubieran dicho que mi única forma de leer sería en digital, que tendría un Kindle y un BQ, que me proporcionarían la opción de leer miles de títulos preciosos y de dejar a la mitad aquellos libros que no me atrapan sin perder dinero no me lo hubiera creído.
Y es que Nubico tiene esa maravillosa facultad. Cuando empiezo una lectura y me aburre la dejo sin tener remordimientos por el dinero gastado. Porque aunque sean ebooks, hay diversos precios, algunos de ellos exagerados.
A nivel económico también es un gran ahorro. Si tenemos en cuenta que una suscripción vale 7,99€ si eres cliente de Movistar o 8,99€ para el resto, solo que leas dos libros al mes te vale la pena. Y si lees una media de cuatro o cinco como yo ya ni te digo.


Por eso me hace tantísima ilusión ver todos mis libros ahí (enlace), preparados para que cualquiera de vosotros los lea, los puntué, los hagasuyos y acompañe a mis personajes en su periplo. ¿Os apetece adentraros en alguna de las historias?
He descubierto muchos autores interesantes que me hubiera imaginado antes que me gustaran, he descartado otros que en tiempos pasados me arrebataron y estoy feliz con mi decisión de leer por suscripción.
¡Feliz día! J

2 comentarios:

LDTPA a la venta

9:19 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Hoy se publica Lo di todo por amarte, una historia de dos personas rotas que intentan recomponerse a pesar de haber tocado fondo, de sentimientos, de instantes inevitables y del descubrimiento de que a veces no es tan fácil escapar a un destino funesto ni reconstruir las piezas rotas de un corazón a pesar de desearlo.
El otro día la editorial me pidió que eligiera algunas frases de la novela para compartir en las redes y que escribiera una a modo de resumen. Esa la tuve clara porque a pesar de la dificultad de resumir en pocas palabras toda una historia, lo más característico de la novela es:



Aiden y Zofia son dos corazones rotos que luchan por recomponerse. Lo suyo es un imposible. Pero el amor no entiende de deseos, solo de sentimientos.

A veces necesito explorar formas diferentes de escribir, buscar personajes marcados por unas vidas truncadas, ahondar en sus sentimientos y crear un vínculo entre ellos que quizás pueda ayudarlos a resurgir de sus cenizas.
Aiden tiene tanto dolor en su corazón, tanta rabia, que no quiere superar el pasado, no está dispuesto a olvidar ni a perdonar ni a seguir adelante con su vida. Ha apartado a todos cuanto le importaban, ha pasado una época oscura y ha acabado en una cárcel mixta de España. Pero él es irlandés, no entiende el español ni tiene intención de aprenderlo ni de ceder ni un pedacito a la hora de dejar atrás el pasado.
Aunque Zofia despierta algo dentro de él.


Zofia no puede escapar a una vida asfixiante. Lo ha intentado, pero os astros se han configurado para terminar en el penal mixto con su marido, atrapada entre los barrotes, sin aire para respirar. Necesita desesperadamente salir de ahí, volver a su existencia dolorosa y exenta de posibilidades de encontrar la felicidad completa, pero acompañada de lo único que le da sentido.
Para ella Aiden es un peligro, un nuevo juego de su marido, una nueva pieza en el puzle de su desgarradora situación.
¿Puede el amor sanar los corazones? ¿Es lo suficientemente fuerte como para unir a dos personas destinadas a la oscuridad? ¿O acabará por destruirles cuando es imposible explorar los confines de sus sentimientos?


Podéis encontrar algunas respuestas en la novela, o como mínimo mi forma de verlas. Porque al final cada uno de nosotros tiene una opinión al respecto y no todos acataríamos igual ante una misma situación. Yo solo os puedo ofrecer la historia de Aiden y Zofia. ¿Queréis conocerla?
Os dejo un par de frases de la novela:

 ¿Es posible sentir cómo el corazón se parte en mil pedazos una y otra vez? ¿Se podrá remendar? ¿O llegará el momento en el que me perderé para siempre en la desesperación, en el dolor, en la insoportable realidad de haberle perdido sin capacidad de recuperarlo?

Ahora es como un jarrón fracturado en añicos que se han unido con pegamento para intentar reparar el daño. Sigue viéndose agrietado, los pedazos apenas logran mostrar su belleza y hay algunos fragmentos tan pulverizados que dejan pequeños huecos imposibles de rellenar otra vez.

No podía soportar la realidad, me abría brechas cada vez más anchas en la piel, la desgarraba con sentimientos desbocados, rotos, quebrados por las palabras de Zofia.

Aparece caminando hacia mí cuando me estoy derrumbado, con esa sonrisa torcida que le he visto pocas veces, y logra que mis lágrimas dejen de convertirse en desgarros del alma.

Ha llegado la hora de arriesgarme, de darlo todo por amarle, de lanzarme al vacío exponiendo mis verdaderos sentimientos porque él es el único capaz de entenderlos.

¡Feliz día! J


0 comentarios:

Pensando en positivo

10:01 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Ayer me acordaba de la cita de un antiguo entrenador del Barça: siempre positivo, nunca negativo. Louis van Gaal duró poquito al frente del equipo, pero a pesar de no ser nada aficionada al fútbol, le recuerdo con cariño porque su mujer me compraba en la tienda de ropa de mis padres, donde yo trabajaba entonces.


Esos años han quedado atrás, pero siguen presentes en mi memoria. Compaginaba mis labores financieras, contables, fiscales y administrativas con la venta al público. Y me gustaba mucho esa faceta, buscar el vestuario para cada una de las mujeres que entraban, prepararles el conjunto completo, decir siempre la verdad sin herir sensibilidades, ayudarlas a sentirse bien con sus cuerpos y sus estilos.
Me recuerdo sentada a la mesa de detrás del mostrador frente a mi portátil gigante, mis libretas, mi diccionario de sinónimos y mis libros de consulta para seguir hilvanando una historia entre clienta y clienta. Siempre emocionada con una escena, con una idea, con un giro de la trama…


¡Ha llovido muchísimo desde entonces!
La mujer de Louis van Gaal era muy agradable. Y ayer me volvió a la memoria, cuando me di cuenta de cómo necesito a veces recordarme la cita de su marido.
No siempre es fácil ver las partes positivas de las situaciones, pero soy una fiel defensora de la necesidad de hacerlo. Es el mejor ejercicio para ver la realidad con un prisma adecuado.
En eso estoy, valorando cada pequeño logro, sonriendo como una tonta cada vez que las cosas salen bien, alegrándome por las pequeñas metas conseguidas y aprendiendo a ver el vaso medio lleno.


Ayer salió en pre-venta Lo di todo por amarte (enlace) y se sitúo en un buen lugar de las listas de Amazon. Es tan maravilloso saber que estáis ahí, que tenéis ganas de leerme, que la idea de conocer a Aiden y a Zofia os interesa…
Para mí cada una de las historias es especial. Me llena el corazón durante mucho tiempo, los personajes se convierten en mis compañeros de viaje, la sensación de acceder a su mundo con la mente es increíble y se convierte en algo adictivo porque durante las horas en las que la trama invade mi interior puedo ser otra persona, vivir aventuras alucinantes, llorar, reír, enamorarme, enfadarme, alegrarme… ¡Y sin que nada de ello afecte a mi realidad! Porque en la ficción siento como si hubiera cruzado un puente entre el mundo real y el imaginario.
¡Feliz día! J

0 comentarios: