¡Mis libros en Nubico!


¡Buenos días! Parece que la primavera sí tiene ganas de despejar el cielo, pero todavía no se decide a ofrecernos ese clima templado de siempre. Tengo frío. Quizás es por lo intempestivo de la hora y la falta total de sueño de los últimos días.
No es por nada concreto, o quizás sí tiene que ver el parón en la escritura que he experimentado últimamente. Creo que si mi cabeza se vacía de tramas deja de funcionar como le toca y se llena de pensamientos absurdos.


Estoy leyendo bastante, viendo series, paseando, descansando y usando mi tiempo para otras cosas que ahora mismo me vienen muy bien. Porque a veces se necesita un parón para recargar pilas.
Hace nueve meses me pedí un súper regalo para mi cumpleaños: la Tablet BQ Cervantes con doce meses de Nubico pagados por adelantado más el que Movistar te regala. Y estoy encantada.
Cuando me preguntan qué es Nubico mi respuesta es rápida y fácil: es como un Netflix de libros. Y sí, es cierto, hay títulos que no están, pero hay una variedad tan grande de libros que nunca me quedo sin nada para leer.


Además, cada día hay más editoriales decididas a participar en la lectura por suscripción.
Si hace diez años me hubieran dicho que mi única forma de leer sería en digital, que tendría un Kindle y un BQ, que me proporcionarían la opción de leer miles de títulos preciosos y de dejar a la mitad aquellos libros que no me atrapan sin perder dinero no me lo hubiera creído.
Y es que Nubico tiene esa maravillosa facultad. Cuando empiezo una lectura y me aburre la dejo sin tener remordimientos por el dinero gastado. Porque aunque sean ebooks, hay diversos precios, algunos de ellos exagerados.
A nivel económico también es un gran ahorro. Si tenemos en cuenta que una suscripción vale 7,99€ si eres cliente de Movistar o 8,99€ para el resto, solo que leas dos libros al mes te vale la pena. Y si lees una media de cuatro o cinco como yo ya ni te digo.


Por eso me hace tantísima ilusión ver todos mis libros ahí (enlace), preparados para que cualquiera de vosotros los lea, los puntué, los hagasuyos y acompañe a mis personajes en su periplo. ¿Os apetece adentraros en alguna de las historias?
He descubierto muchos autores interesantes que me hubiera imaginado antes que me gustaran, he descartado otros que en tiempos pasados me arrebataron y estoy feliz con mi decisión de leer por suscripción.
¡Feliz día! J

LDTPA a la venta


¡Buenos días! Hoy se publica Lo di todo por amarte, una historia de dos personas rotas que intentan recomponerse a pesar de haber tocado fondo, de sentimientos, de instantes inevitables y del descubrimiento de que a veces no es tan fácil escapar a un destino funesto ni reconstruir las piezas rotas de un corazón a pesar de desearlo.
El otro día la editorial me pidió que eligiera algunas frases de la novela para compartir en las redes y que escribiera una a modo de resumen. Esa la tuve clara porque a pesar de la dificultad de resumir en pocas palabras toda una historia, lo más característico de la novela es:



Aiden y Zofia son dos corazones rotos que luchan por recomponerse. Lo suyo es un imposible. Pero el amor no entiende de deseos, solo de sentimientos.

A veces necesito explorar formas diferentes de escribir, buscar personajes marcados por unas vidas truncadas, ahondar en sus sentimientos y crear un vínculo entre ellos que quizás pueda ayudarlos a resurgir de sus cenizas.
Aiden tiene tanto dolor en su corazón, tanta rabia, que no quiere superar el pasado, no está dispuesto a olvidar ni a perdonar ni a seguir adelante con su vida. Ha apartado a todos cuanto le importaban, ha pasado una época oscura y ha acabado en una cárcel mixta de España. Pero él es irlandés, no entiende el español ni tiene intención de aprenderlo ni de ceder ni un pedacito a la hora de dejar atrás el pasado.
Aunque Zofia despierta algo dentro de él.


Zofia no puede escapar a una vida asfixiante. Lo ha intentado, pero os astros se han configurado para terminar en el penal mixto con su marido, atrapada entre los barrotes, sin aire para respirar. Necesita desesperadamente salir de ahí, volver a su existencia dolorosa y exenta de posibilidades de encontrar la felicidad completa, pero acompañada de lo único que le da sentido.
Para ella Aiden es un peligro, un nuevo juego de su marido, una nueva pieza en el puzle de su desgarradora situación.
¿Puede el amor sanar los corazones? ¿Es lo suficientemente fuerte como para unir a dos personas destinadas a la oscuridad? ¿O acabará por destruirles cuando es imposible explorar los confines de sus sentimientos?


Podéis encontrar algunas respuestas en la novela, o como mínimo mi forma de verlas. Porque al final cada uno de nosotros tiene una opinión al respecto y no todos acataríamos igual ante una misma situación. Yo solo os puedo ofrecer la historia de Aiden y Zofia. ¿Queréis conocerla?
Os dejo un par de frases de la novela:

 ¿Es posible sentir cómo el corazón se parte en mil pedazos una y otra vez? ¿Se podrá remendar? ¿O llegará el momento en el que me perderé para siempre en la desesperación, en el dolor, en la insoportable realidad de haberle perdido sin capacidad de recuperarlo?

Ahora es como un jarrón fracturado en añicos que se han unido con pegamento para intentar reparar el daño. Sigue viéndose agrietado, los pedazos apenas logran mostrar su belleza y hay algunos fragmentos tan pulverizados que dejan pequeños huecos imposibles de rellenar otra vez.

No podía soportar la realidad, me abría brechas cada vez más anchas en la piel, la desgarraba con sentimientos desbocados, rotos, quebrados por las palabras de Zofia.

Aparece caminando hacia mí cuando me estoy derrumbado, con esa sonrisa torcida que le he visto pocas veces, y logra que mis lágrimas dejen de convertirse en desgarros del alma.

Ha llegado la hora de arriesgarme, de darlo todo por amarle, de lanzarme al vacío exponiendo mis verdaderos sentimientos porque él es el único capaz de entenderlos.

¡Feliz día! J


Pensando en positivo


¡Buenos días! Ayer me acordaba de la cita de un antiguo entrenador del Barça: siempre positivo, nunca negativo. Louis van Gaal duró poquito al frente del equipo, pero a pesar de no ser nada aficionada al fútbol, le recuerdo con cariño porque su mujer me compraba en la tienda de ropa de mis padres, donde yo trabajaba entonces.


Esos años han quedado atrás, pero siguen presentes en mi memoria. Compaginaba mis labores financieras, contables, fiscales y administrativas con la venta al público. Y me gustaba mucho esa faceta, buscar el vestuario para cada una de las mujeres que entraban, prepararles el conjunto completo, decir siempre la verdad sin herir sensibilidades, ayudarlas a sentirse bien con sus cuerpos y sus estilos.
Me recuerdo sentada a la mesa de detrás del mostrador frente a mi portátil gigante, mis libretas, mi diccionario de sinónimos y mis libros de consulta para seguir hilvanando una historia entre clienta y clienta. Siempre emocionada con una escena, con una idea, con un giro de la trama…


¡Ha llovido muchísimo desde entonces!
La mujer de Louis van Gaal era muy agradable. Y ayer me volvió a la memoria, cuando me di cuenta de cómo necesito a veces recordarme la cita de su marido.
No siempre es fácil ver las partes positivas de las situaciones, pero soy una fiel defensora de la necesidad de hacerlo. Es el mejor ejercicio para ver la realidad con un prisma adecuado.
En eso estoy, valorando cada pequeño logro, sonriendo como una tonta cada vez que las cosas salen bien, alegrándome por las pequeñas metas conseguidas y aprendiendo a ver el vaso medio lleno.


Ayer salió en pre-venta Lo di todo por amarte (enlace) y se sitúo en un buen lugar de las listas de Amazon. Es tan maravilloso saber que estáis ahí, que tenéis ganas de leerme, que la idea de conocer a Aiden y a Zofia os interesa…
Para mí cada una de las historias es especial. Me llena el corazón durante mucho tiempo, los personajes se convierten en mis compañeros de viaje, la sensación de acceder a su mundo con la mente es increíble y se convierte en algo adictivo porque durante las horas en las que la trama invade mi interior puedo ser otra persona, vivir aventuras alucinantes, llorar, reír, enamorarme, enfadarme, alegrarme… ¡Y sin que nada de ello afecte a mi realidad! Porque en la ficción siento como si hubiera cruzado un puente entre el mundo real y el imaginario.
¡Feliz día! J

Seguimos caminando...


¡Buenos días! Los días pasan con muchísima rapidez y los acontecimientos se precipitan de una forma descontrolada dejándome pocos minutos para respirar.
A veces hay situaciones que me hacen recapacitar, mirar hacia atrás, darme cuenta de cómo los años han sumado trayéndome cambios, muchas veces positivos, ayudándome a dar pasos definitivos para mejorar mi percepción del mundo y dándome alas para madurar en muchos aspectos.


Si te quedas quieta en un rincón esperando a que vengan a por ti nunca avanzas.
Hace casi cuatro años presentaba mi primer libro con editorial en la librería Alibri. Todavía tengo de fondo de pantalla una foto con mis hijos y mi marido ese día épico, cuando por fin llegué dónde llevaba años deseando.
Recuerdo mis ilusiones, la emoción, la sensación de haber alcanzado la primera de las metas trazadas tras una carrera de fondo infernal.


Por una vez dejé atrás la frustración de más de diez años luchando en la sombra sin llegar nunca a tocar el cielo con las manos. Ni siquiera me acercaba. Mis dedos se quedaban a miles de kilómetros de la cima sin ser capaces de sostener ni una pizca de esperanza.
En la vida he encontrado a personas que me han ayudado, otras me han puesto palos en las ruedas y las hay que todavía hoy despiertan sentimientos contradictorios en mi interior.
El camino fue muy duro, sobre todo psicológicamente. ¿Alguna vez habéis deseado algo con tanta fuerza que la espera se ha convertido en agonía? Pasarme el día dándole al enviar y recibir del mail, mirando de forma compulsiva mi teléfono, instándole a que sonara, disparaba una ansiedad irracional en mi interior.


Era una ilusa, me movía la emoción, la ilusión, la intensa necesidad de demostrarme a mí misma que valía la pena escribir, contar historias, dejarme la piel en los párrafos, en aprender a mejorar, en darlo todo por y para las novelas que mi mente tejía desde niña.
Con el tiempo entendí la importancia del proceso, de disfrutar de él, de dejarme seducir por la magia de la creación. Y ahora he llegado a un punto en el que mi mayor emoción la encuentro hablando con mis amigas de las historias, de sus personajes, de los mundos que he creado hasta ahora.
Quiero publicar. Me encanta dejar ir las novelas para que sean un poquito vuestras. Pero ya no es eso lo único importante para mí. Y es bonito ver el mundo desde estos nuevos ojos.


Me repito. Lo sé. Sorry… Estos han sido mis pensamientos este fin de semana mientras tomaba algunas decisiones necesarias, de esas que me hacen feliz. Porque a veces hacerlo equivale a descargar un poquito de adrenalina y a fijar un rumbo concreto.
De momento siguen saliendo reseñas preciosas de mis novelas:
En Entre metáforas os hablan de Luke y de Ksistie en Cuando estoy sin ti (enlace). Vero_Malaga nos da unas pinceladas de Aladi e Isabelle en El corazón de Aldabia (enlace). La acompañan Xios (enlace) y Una lectora dispersa (enlace).
¡Feliz día! J

Lo di todo por amarte


¡Buenos días! A veces las cosas se precipitan sin remedio y me abocan a un precipicio con una rapidez implacable. En la cima se ve el suelo a lo lejos, pero hay circunstancias increíbles en las que la idea de saltar al vacío me hace feliz. Porque es una buena decisión. Porque quizás el destino tiene un giro inesperado. Porque qué más da cómo caiga si he logrado volar.
Pronto, muy pronto llegará la publicación de Lo di todo por amarte y es muy emocionante.


¿Tenéis ganas de saber algo de la novela? ¿Qué tal la sinopsis?

La vida de Aiden, un joven boxeador irlandés con temperamento rebelde, da un nuevo giro al terminar en una prisión española. No tiene escapatoria, ha de pasar una temporada entre rejas, en un país extraño y con pocas posibilidades de conseguir ayuda exterior, así que acaba uniéndose a una de las bandas más peligrosas del lugar.
Para Zofia estar condenada a permanecer en la cárcel significa perder demasiado. Su marido vive en el edificio contiguo, ya que es un penal mixto, y no deja de acosarla, controlarla, mantenerla aislada de los demás... Su vida con él ha cambiado mucho desde que se conocieron, ahora es dolorosa, triste y angustiante. Necesita escapar de él, pero no lo consigue.
Cuando el destino reúne a Zofia y a Aiden, ambos dudan. Ella no puede permitirse ni un desliz. Intuye que Aiden es una trampa de su marido y necesita saber cómo va a usarla esta vez y hasta dónde va a llegar para herirla de nuevo. Él tampoco desea entablar ningún tipo de contacto con Zofia, pues la situación parece peligrosa.
Pero el amor no entiende de deseos, solo de sentimientos…




Es una historia diferente porque los sentimientos son la base de ella.
¿Qué harías si tu mundo se ha desmoronado de repente? ¿Si todo lo que querías ha desaparecido? ¿Si has de recoger las piezas rotas de tu corazón e intentar suturarlas a base de costuras desiguales?
Aiden está destrozado cuando llega a una cárcel mixta española. No conoce el idioma, no tiene dinero y lo único que le sostiene en pie es la ira. Quizás no debería acercarse a la banda de Juaco ni escucharlo ni conocer a su mujer. Y mucho menos dejarse llevar por sus sentimientos.
Zofia tiene el corazón hecho pedazos porque a veces la vida te juega una mala pasada y te lleva a un lugar donde tú no quieres estar. Pero no puede renunciar a todo porque hay algo que la retiene en un matrimonio doloroso. No debería acercarse al chico que su marido le envía ni contarle algunas partes de su vida ni sentirse tentada a abrirle su alma. Y tampoco debería empezar a sentir algo por él porque pertenece a otra persona…


Pero nadie puede controlar los sentimientos. No es posible entablar una conversación con tu corazón para indicarle el camino lógico a seguir. Él va por libre, late desenfrenado por quien decide y te enreda en situaciones difíciles.
¿Podrán Aiden y Zofia cambiar su destino? ¿O estarán condenados a arrinconar sus sentimientos?  
Aiden y Zofia son dos corazones rotos que luchan por recomponerse. Lo suyo es un imposible. Pero el amor no entiende de deseos, solo de sentimientos.
¡Feliz día! J

LDTPA finalista en el Premio Terciopelo


¡Buenos días! Ha llegado la hora de contaros una gran noticia, una de esas que me ha tenido con emociones pululando libremente en mi interior durante días. Y sí, claro, las lágrimas también formaron parte del instante en el que me enteré porque yo soy así, lloro cuando gana el Barça y veo a la gente celebrándolo a pesar de que no soporto el fútbol.


Fue gracias a una conversación en el último café literario del Book’s Wings con Coco Duval que me decidí a mandar #LDTPA al Premio Terciopelo.
 Es dificilísimo competir en un premio tan importante. —argüí—. No voy a ganar, así que para qué mandar la novela…  
Nunca se sabe ­contestó Coco. Mírame a mí, gané el último premio. Arriésgate, el no ya lo tienes.


Y lo hice. Llegué a casa, lo pensé durante la noche y al día siguiente me puse a preparar los papeles para mandarlos al premio.
Apreté el botón derecho del ratón para mandar la novela el último día de plazo para presentar los manuscritos y no se lo dije a nadie. Porque la vida me ha enseñado a ser prudente, a no lanzar cohetes antes de tiempo y a ser humilde en mis aspiraciones.
Cuando hace poco más de una semana recibí un e-mail de Terciopelo en el que me anunciaban que era finalista y que querían publicar la novela estaba en plena auditoría. La auditora debió flipar porque me puse a llorar.


Ayer anunciaron los finalistas y dieron el nombre de la novela: Lo di todo por amarte. Pronto, más de lo que esperaba, os voy a poder contar muchas cosas de la historia de Aiden y Zofia, a anunciar fechas, a enseñar portadas, sinopsis…
Ayer por la noche escribí un WhtasApp a una de esas amigas que me ha traído el tiempo como un regalo:
¿Sabes? Cuando de más joven leía libros recuerdo q me hacía muchas preguntas: ¿qué ha sentido el escritor? ¿Cómo se ha inspirado? ¿Quién le ha hecho la foto de la contraportada? ¿Quien escribe su biografía? ¿Y la sinopsis? ... Había tantas ... Y ahora q las puedo contestar casi todas me hago nuevas preguntas. ¿Gustará la novela? ¿La publicaré? ¿Irá bien? Ains, estoy blanda y emocionada por el premio y blanda y ...


Con diecisiete novelas publicadas y dos contratos para este año puedo llamarme escritora. Ahora soy capaz de dar respuesta a todas esas preguntas que me hacía cuando la lectura desenfrenada me aportaba felicidad, emociones, sueños.
Aunque sigo siendo esa niña idealista y llena de sentimientos que solo deseaba contar las historias que me inventaba antes de dormir, atiborrar los folios de palabras y conseguir alterar los sentimientos del lector, llegar a su corazón.
Ojalá Aiden y Zofia cumplan con ese cometido…
¡Feliz día! J

Caminos...


¡Buenos días! Este fin de semana lo he dedicado a descansar, a leer, a escribir un poquito y a ordenar mi cabeza en todo lo relacionado con proyectos futuros.
Sé qué quiero, pero no tengo claro si lo conseguiré.
Aunque en la vida todo se trata de apostar, de sentir y de dejarse llevar por los impulsos. Y nunca se sabe. Porque cuando hay decisiones que implican a otras personas no puedo hacer nada más, así que voy a tirar la moneda al aire, a dejar que caiga y a tomar un camino incierto.


No quiero publicar más novelas ese 2019. Al final van a ser tres y todas muy seguidas. En breve podré anunciar cuándo llegará LDTPA y en mayo una novela que me hace muchísima ilusión ver a la venta: Cuando el destino nos encuentre.
Y después de eso, nada hasta 2020.
Este es mi plan porque no quiero seguir este ritmo ni estar constantemente promocionando demasiadas historias.


Mis deseos, esos que me empujan a escribir sin medida, a crear nuevas historias cada pocos meses, a soñar despierta, me piden tomar una dirección concreta. Y voy a apostar por ella, a ver si consigo una ruta recta y despejada hacia la meta o vienen curvas.
A veces hay que tomarse un descanso para tomar aire. Hay momentos en los que es mejor no avanzar demasiado rápido ni querer abarcar un número elevado de publicaciones porque al final saturaré a los lectores.
Escribir, escribo un montón. Estoy a un tercio de acabar la novela a la que llevo dos meses dando vida y tengo una idea buenísima para otra, aunque de un género diferente. Espero.


Tengo un montón de historias en el cajón y me encantaría enseñároslas todas, pero es imposible abarcar tanto. Así que, quizás, voy a empezar a escribir algunas historias para mí, a publicarlas en plataformas como Watpadd o a darle a las teclas porque me apetece hacerlo y no para publicar.
En mayo tendré diecinueve novelas a la venta. Cinco autopublicadas en Amazon. Las catorce restante de la mano de cuatro editoriales. La cifra es asombrosa y he llegado a ella en pocos años.
Necesito ese break del que hablaba el otro día, darle perspectiva a mi carrera y centrarme en disfrutar de cada novela, de las llamadas de mis amigas tras contarles una idea y que ellas la quieran volver del revés, de discutir con ellas si un personaje debe acabar de una forma o de otra, si sus decisiones son acertadas…


Hay tanta emoción en esos instantes que me bastan para continuar creando. Aunque haya historias escondidas en el disco duro y otras que no van a salir nunca a la superficie.
Mi ilusión es no dejar nunca de aporrear el teclado.
Pronto noticias…
¡Feliz día! J  

LDTPA será una realidad

¡Buenos días! A veces suceden cositas que me emocionan y me ayudan a tirar adelante con esa sonrisa diaria, dejando a un lado los malos momentos para disfrutar solo de los buenos.
Todavía no puedo hablar, pero pronto tendré noticias, anuncios, un nuevo proyecto, algo alucinante para mí.
Vale, me va a tocar volver a retocar la web para darle cabida a LDTPA, pero es un problema tan lleno de ilusiones que no puedo dejar de mirar la parte positiva. ¡Vais a conocer a Aiden y a Zofia!


Hace poco más de dos meses le di al botón de mandar esta novela. No lo tenía nada claro, no sabía si este cambio de registro en la escritura sería una buena idea o si llegaría a emocionar a alguien o si gustaría.
Creo que todos tenemos siempre este tipo de miedo a la hora de enviar un manuscrito. Sobre todo porque lo sentimos muy nuestro y nos gusta pensar que es maravilloso.
Ha sido toda una sorpresa descubrir que LDTPA ha gustado. Es una novela muy sentimental, me costó un mundo darle ese tono porque requería un esfuerzo por mi parte. Necesitaba sentir lo que plasmaba en las páginas, dejarme la piel en esas emociones, desnudar mi alma para ofrecérsela a Aiden y a Zofia.


Cuando escribo así suelo llorar, desear y sufrir igual que los protagonistas, lo doy todo, y me emociona pensar que he conseguido llegar a algún corazoncito, aunque sea pequeño y todavía quede mucho camino por recorrer para quizás emocionar a otros.
Son estas pequeñas cosas las que me hacen continuar con deseos de contar historias, de idearlas, de encontrar caminos para crear mundos paralelos donde todo es posible.


Porque quizás siga siendo pequeña en el universo total de escritores, pero soy muy feliz con mis logros, con esos mensajes privados, con vuestras lecturas y vuestra compañía.
Aiden y Zofia vendrán pronto… ¿Tenéis ganas de conocerles? Ambos tienen heridas abiertas y quizás, solo quizás, juntos pueden superarlas.
¡Feliz día! J

Necesito un break


¡Buenos días! Cuando hay acontecimientos importantes me invade la nostalgia. Mi hijo ayer cumplió veintiún años. Todavía recuerdo con una ilusión inmensa el día que nació, esos meses esperándolo, la emoción de acunarlo entre mis brazos… Solo tenía veinticinco años y me quedaban muchas cosas por aprender de la vida, pero tener un hijo era uno de mis sueños cumplidos.
Cuando apenas era una niña soñadora e idealista imaginaba una vida parecida. Casarme muy joven, tener un niño primero y una niña después antes de los treinta, escribir sin parar, llegar a ver mis libros en la gran pantalla…


Tengo un hijo y una hija. Él es el mayor y ella la pequeña. Los tuve con veinticinco y con veintiocho. Cumplí esa parte, pero no se puede tener todo.
En ese instante yo no lo sabía. Vivía de ilusiones, pintaba mundos futuros donde todo era posible y saboreaba la felicidad a grandes sorbos. Y no necesitaba más, la idea de un futuro pintado de color de rosa me parecía ideal.


Me casé con veintitrés. ¡Ahora me parece una locura al ver a mi hijo! Pero este abril hará veintitrés años de ese sí quiero y eso significará que he pasado media vida casada con una persona maravillosa y todavía nos quedan muchos años para crecer juntos.
Quizás por eso me gusta tanto escribir romántica, porque creo en un amor perdurable y una de las mejores formas de mostrarlo es darles a los lectores todos esos instantes previos a la consolidación como pareja.


He de reconocer que acabar las novelas cuando la historia de amor está en su momento más dulce me encanta porque evito hablar sobre los años posteriores, cuando la pasión inicial se mitiga y queda el cariño, el amor, la rutina, la serenidad.
Llevo un mes un poco atascada con la escritura y la lectura. Necesito un break en mi vida, descubrir otra vez esa emoción de ir a comer con una de mis amigas de verdad para charlar hasta las tantas de cómo he resuelto una historia, de la forma de actuar de los personajes, de sus finales, de mil trocitos de la trama…


Adoro esa faceta, la interacción con las personas que me leen y pueden aportar su granito de arena para mejorar la historia. Y adoro sin lugar a dudas mi vida, esas personas que me acompañan, sus sonrisas reales, su cercanía, su presencia siempre que me siento perdida.
Hay muchas formas de querer, no solo es importante el amor romántico, también lo es el maternal, el de amistad, el fraternal. Porque al final la felicidad no se busca, se crea a partir de nuestra capacidad de disfrutar de lo que nos ofrece la vida sin pasarnos el día deseando alcanzar objetivos cada vez más altos.
¡Feliz día! J

El corazón de Aldabia - 12 de febrero


¡Buenos días! Hace un par de semanas le aseguré a una amiga que cada día estaría más nerviosa esperando la nueva publicación y ahora mismo solo queda un día para hacerla realidad.
Cuando me preguntan qué novela de las mías es mi preferida siempre contesto lo mismo: la que estoy escribiendo. Porque los lazos con esa historia son intensos en los momentos de creación, cuando cada parte de la trama me acompaña a todas horas y los personajes se apoderan de mi alma.
Recuerdo con muchísimo cariño los momentos de idear El corazón de Aldabia y los mil giros de la historia en mi mente. La terminé durante mi viaje por Filipinas, mientras recorría un paraíso precioso, lleno de contrastes y naturaleza, acompañada por la serenidad de la ausencia de demasiados turistas y la sensación plácida del trópico.


Mañana llega a vuestras manos. Aladi e Isabelle dejarán de ser solo míos para convertirse en vuestros también, para acompañaros en una aventura y para despertar vuestros sentimientos.
Me encantaría compartir con vosotros algunas cosillas de esta novela. Podríais visitar su tablero de Pinterest (enlace), escuchar la lista de Sopotify (enlace), dejar un comentario en Goodreads (enlace) y descubrir las preciosas ilustraciones que ha encargado la editorial:


Aldabia está llena de contrastes, con pueblos pequeños distribuidos por la zona de las montañas y grandes urbes cerca de la costa, donde las playas rocosas salpican el paisaje. No es grande ni ocupa una gran extensión de terreno, pero sí es muy rico y la economía es boyante, consiguiendo que las personas puedan alcanzar un buen nivel de vida.


Os presentamos a Aladi Hustrasga es el príncipe de Aldabia. 😎 Se ha criado en un mundo de privilegios y ha dedicado su vida a la diversión. Era el segundo en la línea de sucesión al trono de Aldabia, juerguista empedernido, chulo, despreocupado e irresponsable que pasaba los días de fiesta en fiesta sin escatimar con el alcohol, drogas o sexo. Hasta el asesinato de su hermano en palacio. De la noche a la mañana se convierte en el heredero legítimo al trono y se ve obligado a abandonar su vida disoluta para adoptar su nuevo papel en la línea sucesora monárquica. Intenta eludir esa realidad, pero nada evita su destino.


Isabelle Stoner es una mujer fuerte, lista, con una historia sorprendente… 👸👸Se ha criado en las montañas junto a su padre adoptivo tras el cruel asesinato de sus padres. Es una chica camaleónica, instruida en defensa personal y supervivencia, inteligente y preparada para cualquier situación. 😎 Su nuevo trabajo es un reto para ella. Va a convertirse en la escolta del príncipe y a fingir ser su novia. Dormirá en su habitación, será su sombra y apenas tendrá derecho a la intimidad.

Y para terminar un vídeo que he preparado para compartir en las redes…



¡Feliz día! J

¿A qué mola el mapa de Aldabia?


¡Buenos días! Este fin de semana lo he pasado en compañía de personas muy interesantes y he conseguido sonreír muchísimo. Es que las organizadoras de los cafés literarios Book’s Wings tienen una forma perfecta de hacernos pasar un buen rato mientras hablamos de literatura.
Adoro ese formato, cómo la cercanía de pocas personas ayuda a charlas distendidas y llenas de enseñanzas.

Ilustración de Mar Espinosa

Ya lo decía la semana pasada… Cada día me doy más cuenta de cómo me gusta charlar de novelas con un grupo reducido de personas. Cuando lo hacemos de mis novelas me encanta escuchar sus opiniones para explicar cómo llegué a esa escena o a esa forma de describir a un personaje.
Cuando hago recuento me alucina tener diecisiete novelas a la venta y haber escrito veintisiete estos años. Y sí, ahora ya puedo considerar que ya no soy una novel, aunque en muchísimas ocasiones me siento así porque un escritor nunca deja de aprender.
Ayer mostré la primera de las sorpresas que envuelven la publicación de El corazón de Aldabia en una semana. Esta vez Red Aplle Ediciones está desplegando todo su ingenio para ofrecer una edición preciosa. Y es que junto con el libro en papel van a ir una serie de cosillas…


La primera es un mapa de Aldabia. ¿A qué suena bien?
Cuando me inventé un país para darle cabida a mi príncipe Aladi nunca imaginé que algún día lo vería en forma de mapa porque a veces nuestra creatividad nos impulsa hacia mundos insospechados.
Es bonito ver cómo en una editorial buscan la forma de darle un giro interesante a las publicaciones.
El mapa irá dentro del libro en papel, como una parte importante de él. Y también le acompañarán un par de sorpresas que todavía no se pueden desvelar.
Cuento los días para llegar a ese instante maravilloso, para descubrir si esta historia os acompaña y os emociona, para dejar ir a Aladi y a Isabelle hasta vosotros. Porque una vez se publican las historias ya dejan de ser solo mías para convertirse también en vuestras.


A veces una idea empieza como algo insólito, como una pequeña ascua que poco a poco cuaja hasta convertirse en una hoguera. Eso me sucedió con esta historia y a día de hoy sigo con las emociones a flor de piel al pensar en ella. Porque fue una experiencia muy intensa.
Espero de corazón emocionaros con Aladi e Isabelle, descubriros su romance, despertar algún que otro suspiro y acompañaros en esta aventura llena de momentos álgidos para mí.
¡Feliz día! J   


Ilusión mañanera


¡Buenos días! La vida te lleva a muchos lugares extraños, algunos de ellos son incómodos y me dejan un poco descolocada, sobre todo en la parte profesional, pero otros son maravillosos.
Hay gente que me habla acerca de mis editoriales, de los fallos de unas y los aciertos de otras, de mis logros y fracasos, de las lecturas, de los gustos literarios … Pero para mí la esencia de la escritura es eso, escribir, crear mundos paralelos, incluso vivir en ellos. Y al final lo importante de verdad es poder darle salida a esas historias, permitir que algunos lectores se emocionen como yo al leer mis tramas.


Este fin de semana estuve en el VEL (Vigo entre letras). Me pareció un evento literario asombroso, estaba muy bien organizado, tenía una forma amena de llevar las mesas, unas moderadoras de esas a las que te apetece escuchar por su forma tan acertada de tratar los temas y de darle un toque de humor a la charla en los momentos esenciales, y la compañía fue espectacular.
Es en estos lugares donde siento que mi aportación a la literatura es bonita. Compartir con los demás la creatividad es una de las mayores satisfacciones para la escritora que hay en mí y me aporta la energía necesaria para seguir adelante con una sonrisa.


El día doce de febrero llega a las librerías virtuales El corazón de Aldabia y va a venir cargado de unas sorpresas increíbles que ha preparado la editorial.
Solo he firmado un contrato de publicación más para este año, para Cuando el destino nos encuentre. Y, a pesar de mis múltiples proyectos, no tengo claro si enviaré una nueva historia para más adelante. De momento voy a centrarme en febrero y mayo, después el tiempo dirá.
Con ambas novelas la editorial se está volcando y me hace muchísima ilusión todas y cada una de las sorpresas que está preparando para las publicaciones.


A veces se trata de eso, de ser feliz con lo que los demás hacen por ti, mirar la parte positiva de cada una de las acciones de los demás y disfrutarlas sin esperar nada extraordinario porque esas pequeñas acciones ya lo son.
Hubo una respuesta de una autora este fin de semana que me pareció muy interesante. Me reconocí en cuando empezaba, en esa emoción primaria e idealista de escribir por y para ser leída. Y sí, sigo deseando lectoras, ¡qué escritor no las desea! Pero ahora me da igual el número de lectoras porque la felicidad la encuentro en el proceso de escritura, en pasarme horas pensando y creando, en darle vueltas a mis personajes y sentirme parte de ellos.


Ahora disfruto tanto con las lecturas de mis beta, con nuestras conversaciones, con la forma en la que acabamos de darle vueltas y más vuelas a las tramas, con esas sonrisas y la complicidad que demuestran. Y después están los mensajes de los lectores, su cercanía, su ilusión…
¡Feliz día! J

El corazón de Aldabia


¡Buenos días! Estoy un poco desaparecida, lo sé, pero llevo unas semanas con mucho trabajo y muy pocas horas libres.
Se acerca la fecha de publicación de mi nueva novela y estoy nerviosa. Alado e Isabelle significan mucho para mí, como todos mis personajes, y quiero emocionaros con ellos tanto como ellos me emocionan a mí.
La última persona que leyó el manuscrito antes de enviarlo a la editorial fue Lara, del blog Between us. Fue precioso ir recibiendo mensajes de WhatsApp en el móvil a medida que avanzaba en la lectura porque me concedió la oportunidad de saber qué pensaba de cada escena y del desarrollo de la trama. Y ahora ha preparado una presentación en su blog (enlace).


Cuando empecé con esta historia quería rendir tributo a una serie que durante cuatro temporadas me mantuvo enganchada a sus capítulos de una forma intensa. He visto cada uno de los episodios unas cuatro o cinco veces, he llegado a levantarme a las seis de la mañana para ver el último capítulo antes de ir a trabajar y hasta creé un chat con amigas para ir siguiendo el avance de las temporadas.
Por desgracia han cancelado la serie tras un final de temporada con un cliffhanger increíble y me voy a quedar con mi imaginación para darle continuidad en mi cabeza porque me niego a pensar que termina de esa manera.


La serie se llama The Royals y me sirvió de base para crear a Aladi e Isabelle, aunque hay varias divergencias entre ellos y la historia, encontraréis algunos puntos convergentes, pequeños guiños a mis chicos. Y, lo más curioso fue que terminé la escritura antes de emitirse la cuarta temporada y cuando la visioné descubrí que los guionistas habían seguido la trayectoria de El corazón de Aldabia al escribir la historia porque las analogías fueron casi premonitorias por mi parte.
Quería thriller, pero todavía no tenía definido el último giro hasta que tuve un chispazo de imaginación, uno de esos ¿y si…? que suelen llevarme a un desarrollo de la trama más interesante del primario.


Creo que la historia ganó con esa idea dando un toque final más intenso.
Aladi me ha dado muchísimo, crearlo fue genial porque tiene ese toque chulo que me enamora sin perder su fondo tierno, con una conciencia íntegra y llena de buenas intenciones. Isabelle fue un reto porque tiene un trauma muy arraigado y a la vez es una mujer intuitiva, valiente, inteligente, llena de fortaleza y secretos, pero a la vez tiene esa ternura de las personas que nunca han vivido un amor ni demasiadas relaciones interpersonales. A ellos dos les quiero agradecer haber aparecido un día en mi mente para darme pie a esta historia.


El día doce está a la vuelta de la esquina… Tengo tantas ganas de compartir con vosotros esta historia que no puedo dejar de sonreír de emoción.
¡Feliz día! J

El corazón de Aldabia en pre-venta


¡Buenos días! Hace muy poco decidí dejar de escribir a la velocidad actual para dedicarme a llenar mi tiempo con otras actividades un poco olvidadas por mí estos últimos tiempos. La razón es clara, no puedo seguir con este ritmo de publicaciones ni terminar cuatro novelas al año porque nunca habrá tiempo material para hacéroslas llegar todas.
Lo tenía claro, negocié con mi mente una tregua de ideas, le pedí que detuviera su engranaje para centrarse en la novela actual y en ninguna otra, pero… ¡Tuve una idea!


A veces esas ideas luminosas no fructifican, otras se convierten en un foco que me ilumina el camino mientras escribo. Aunque si tiro del hilo y empiezo a llenar huecos no tarda en convertirse en una historia que tarde o temprano he de traspasar al papel.
Ayer salió El corazón de Aldabia en pre-venta en Amazon (enlace). Cuando aparece en la tienda una de mis novelas me produce un chispazo de alegría porque es como ver culminado un sueño. Luego aparecen las inseguridades propias de las publicaciones, aquellas sensaciones de vértigo frente a las opiniones venideras.


A veces hay historias que se me agarran más al corazón. Es cierto que cuando me preguntan por mi novela preferida nunca doy un título porque todas son igual de importantes a mis ojos. Aunque suelo tener una atadura especial con la que escribo en ese momento por la ilusión de crear su trama poco a poco.
En El corazón de Aldabia no tenía una dirección fija, las ideas fueron apareciendo a medida que avanzaba en la narración y formaron un cúmulo de emociones intensas en mi interior.


La terminé durante mi viaje por Filipinas, donde surgió la idea para Cuando el destino nos encuentre, una historia muy diferente donde conviven presente y pasado con una simbiosis muy especial.
A veces estos pequeños recuerdos que enlazan una historia con la siguiente me arrancan sonrisas emocionadas…
Me encantaría que os animarais a conocer a Aladi e Isabelle. Entre ellos hay química, pero son tan diferentes... 😱 Él es el príncipe de Aldabia, ella su guardaespaldas encubierta. 😎 Aladi se ha criado en un mundo de privilegios, en cambio Isabelle lo ha hecho en las montañas a cargo de un padre adoptivo después de haber presenciado un suceso demasiado duro para una niña de su edad. 😻 Él ha dedicado su vida a la diversión, ella a entrenarse y a intentar olvidar sus traumas.


¿Podrán entenderse? ¿Será capaz Aladi de asumir sus nuevas responsabilidades? ¿Conseguirá Isabelle integrarse en palacio? 💞
¡Feliz día!