lunes, 20 de febrero de 2017

¿Os gustan los finales felices?

¡Buenos días! Hoy me despierto con una maraña de emociones en mi interior tras un fin de semana un poco intenso. El sábado nos reunimos varias amigas de mi hermana para despedir sus últimas semanas de soltera y fue muy bonito.
Fuimos a buscarla a la peluquería con un millar de globos rosas, la llevamos a comer a un restaurante precioso, charlamos, reímos y nos lo pasamos genial acompañadas de una comida buenísima.
Luego nos la llevamos a un bar para jugar un poco. Le habíamos preparado un rosco de Pasapalabra con preguntas divertidas acerca de su vida y se las hicimos entre risas. ¡Fue una maravillosa manera de pasar el sábado!


Este fin de semana he seguido con la corrección de No puedo vivir sin ti. Hace unos días le dije a mi amiga Senda que era la mejor de las tres para mí, pero ahora ya no tengo tan claro que pueda elegir una de ellas porque las quiero a cada una de las tres, sin excepciones. Adoro a Zack y a Julia, soy incapaz de dejarles, por eso releo trozos antiguos, vuelvo a coger las anteriores, voy lenta en las correcciones y me lleno con esos instantes maravillosos.
He recibido un montón de mensajes acerca del final de CDTEAT. En general me dicen que han llorado y que les costará esperar hasta mayo para saber si es posible ese desenlace. Lo siento, quizás es demasiado fuerte y duro, pero ese era el final. Como mínimo todos sabemos que hay tres libros, eso da un conato de esperanza.


Por un lado me emociona saber que he conseguido interesar a las lectoras lo suficiente como para escribirme y llorar con ese final durísimo. Por el otro me siento culpable porque yo no lo escribí así. Terminé una novela con epílogo, no tenía ninguna intención de continuar con la historia, pero mi querida amiga me dijo que debía hacerlo así. Y sí, podría ser una novela dramática con un final trágico, podría terminar así. Aunque entonces ya no sería yo quien la escribiera…
¿Os gustan los finales felices? A mí me apasionan, cuando una película romántica acaba mal me enfado, así que os entiendo. Esperad un poquito porque Un día más sin ti no os va a defraudar. Aunque su final también os va a hacer odiarme un poquito, No puedo vivir sin ti va a daros el desenlace que Zaclia se merecen.


Este fin de semana ha salido una reseña de Un último día conmigo que le he enviado con rapidez a mi amiga Mabel. ¡Ella opina igual! A Jani la actuación de Matt le ha parecido de acosador, pero le ha gustado mi caracterización de los personajes. Os invito a leer esta reseña (enlace).
Y Carmen Cano, del blog Libros escondidos, ha colgado un Unboxing de la caja Dream Book Box. ¿Os apetece verlo? ¡Fue divertido estar ahí! (enlace).



¡Feliz día! J

viernes, 17 de febrero de 2017

Emociones y creatividad

¡Buenos días! Viernes… Hoy hace una semana estaba en un AVE destino a Madrid para presentar Cada díate espero a ti al público. Mentiría si os dijera que estaba tranquila, soy un nervio, alguien incapaz de tomarse algunas cosas sin ponerse a temblar.
Pasé un día genial con Carmen, una de esas amigas inesperadas que te trae el tiempo. Comimos, reímos, nos pusimos al día, cotilleamos… ¡Y llegó la tarde! Me senté en la pesa con inquietud, tras hablar con algunos conocidos, colegas y nuevas amistades.



A veces hablar sobre una historia que te ha llegado al corazón es difícil porque condensar más de cuatrocientas páginas en un discurso sin revelar ningún spoiler cuesta. Zaclia forman parte de mí, son un pedacito de mi alma, una pareja que consiguió conectar mis dos mundos y me tuvo hechizada demasiados meses.
El proceso de escritura es algo mágico para mí porque consigue llevarme a sentir vidas ajenas como la propia, a construir un entorno adaptado a mi imaginación, a vivir aventuras llenas de emociones. Una historia romántica en realidad se nutre de sentimientos. Es importante transmitir a las páginas esa fuerza que me vapulea al pensar en las mil sensaciones que sacuden a una pareja que acaba de conocerse.


El mejor estímulo para aflorar esos sentimientos es la música. Crear un entorno adecuado para transmitir ternura, ilusión, dolor, rabia, ansiedad, felicidad, deseo, amor, ira y un largo etcétera de emociones a las páginas es primordial para sacar de dentro toda aquella maraña de sensaciones que poseen al pensar en una escena. Y la música suele ayudarme a sentir, es un vehículo claro para hacerlo. Mis listas de spotify para una novela en concreto me acompañan durante mucho tiempo y se convierten en un reflejo de mis ideas creando una intrincada simbiosis entre mi sentir y mi creatividad. Si os apetece podéis visitarlas (enlace). Espero que os gusten.


Soy demasiado empática. Eso me dicen siempre. Me emociono con facilidad, lloro enseguida en las películas, conecto de una forma intensa con las situaciones y tengo facilidad para ponerme en la piel de los demás. Me afectan mucho las noticias dolorosas, suelo intentar no perder nunca la sonrisa y ser agradable con todo el mundo y me disgusta mucho la gente que se dedica a dar puñaladas traperas a los demás porque yo no concibo ese tipo de comportamiento, a pesar de que muchas veces doy voz a personajes así en las novelas.


Otro de mis estímulos favoritos es crear tableros de Pinterest. Buscar imágenes que ilustren algunos momentos clave es increíble porque a veces le da alas a mi imaginación para inventarse escenas alucinantes. Me paso horas a la caza de la foto perfecta, con la sonrisa acompañándome y las ideas flotando a mi alrededor para atraparme en una espiral de intensidad y emociones. ¿Queréis verlos? Entrad en este enlace.
Ayer salió un vídeo donde podéis ver un poquito de la presentación. ¡Gracias Carmen!



¡Feliz día! J

jueves, 16 de febrero de 2017

¿Dónde está la línea entre el amor y la obsesión?

¡Buenos días! Esta mañana estoy muy cansada, me he pasado casi toda la noche en vela, dando vueltas en la cama, con mil emociones en mi interior y la sensación de seguir muy conectada a Julia a Zack. Cada vez que alguien me escribe para hablarme de la novela releo trozos, los recreo en mi mente y revivo la emoción de esa escena.
En la presentación del viernes en el RA apuntaron a que quizás el comportamiento de Julia obedecía a una obsesión por Zack y no a un amor. En la novela queda muy bien explicado porque en los primeros capítulos descubres la intensidad de los sentimientos de ambos hasta que él decide alejarse. Lo suyo puede mandarle a la cárcel y debe ser consecuente con su condición de soldado.


Pero esta noche larga y pesada me he planteado algo importante. ¿Dónde está la línea entre el amor y la obsesión? Cuando eres joven y tus hormonas están alteradas tu manera de enamorarte es brutal, sobre todo cuando tu entorno no es proclive a que mantengas una relación con la persona a la que amas desesperadamente. Sientes la necesidad de estar con esa persona, de vencer cualquier barrera que os separe, de lograr un beso suyo. Y en el fondo te obsesionas un poquito con la idea de conseguirle.  Dejas de comer, de dormir, de pensar con coherencia, incluso hay casos en los que abandonas de manera inconsciente todo lo demás porque solo existe él en tu mente.


¿Entonces es que estás enferma? Hombre, quizás hay un poquito de enfermedad del amor, una química del principio que si siempre nos acompañara nos volvería locos, pero no deja de ser la reacción de nuestro cuerpo ante los sentimientos que nos invaden.
Una obsesión patológica siempre se acompaña de malas experiencias, como una depresión. Y aunque al principio el amor nos vuelva obsesivos no se puede etiquetar de patología cuando nuestras intenciones son salir con la otra persona. En los casos de amor no correspondido todavía se amplifica más esa realidad porque la sensación de no conseguir lo que se desea es muy difícil de asumir con dignidad.


Julia y Zack están enamorados, se percibe desde la primera página. Ambos tienen claro qué desean y luchan a su manera por conseguirlo. Julia es muy joven, todavía tiene ese amor impulsivo y fiero que no entiende de racionalidad. Zack es adulto, su manera de entender los sentimientos que se niegan a desaparecer de su interior es diferente, más meditada, con las responsabilidades adquiridas pugnando por sobresalir. Por eso ella emplea la táctica de acoso y derribo y no se detiene ante nada para conseguir que él admita de una vez su amor por ella.
¿Es una New Adult (NA)? En gran parte sí porque Julia habla en primera persona muchos capítulos. Pero también podríamos decir que es un mixto entre adulta y NA…

¡Feliz día! J

miércoles, 15 de febrero de 2017

¿A ti te gustaría?

¡Buenos días! Pasó el día de los enamorados, el cumpleaños de mi hijo, la cena familiar y los mil instantes de risas e ilusiones. Es precioso tener una familia tan fabulosa porque juntos nos lo pasamos genial y las risas son nuestro lenguaje.
Tengo mi primera opinión en Amazon de Cada día te espero a ti y me ha hecho muchísima ilusión leer las letras de esta lectora. Es cierto que el final de CDTEAT es fuerte, duro y arranca muchas lágrimas, pero pronto habrá la segunda parte y os reconciliaréis conmigo, aunque en el último capítulo quizás me volváis a odiar.


Una de las preguntas que me hicieron en la presentación me ha dado mucho qué pensar. Julia es una chica de dieciséis años con un carácter muy fuerte. Es terca, decidida, valiente y obstinada. Conocer a Zack altera sus sentimientos y no está dispuesta a permitirle que se aleje por la ilegalidad de su amor. Él es recto, estricto, con tendencia a seguir las normas hasta sus últimas consecuencias. Llegar a Fort Lucas para pertenecer al cuerpo de élite de la Fuerza Área es su sueño desde niño. La idea de dejarse llevar por sus evidentes sentimientos por Julia atenta contra todas las bases sobre las que sustenta su existencia.
Ella no cree en imposibles, Zack es el amor de su vida, un amor de aquellos que se te mete en la piel y se convierte en una pasión incontrolable, un amor que te ahoga y te impide respirar sin la presencia del otro, y no piensa dejarle, necesita hacerle ver que vale la pena intentarlo, que esta manera de amar solo sucede una vez en la vida. Se marca una estrategia: acoso y derribo. Va detrás de Zack, busca las mil maneras para hacerle ver que el amor está por encima de todo…


¿Me gustaría que mi hija de dieciséis años tuviera ese comportamiento? Mi primera respuesta es no. Cuando escribo me abstraigo de la realidad, delineo unos personajes e invento una historia sin pararme a pensar en mi entorno. Hay chicas como Julia, de hecho mi hija tiene su mismo carácter. Y también existen hombres igualitos a Zack.


Tras interiorizar las connotaciones de la historia y darle varias vueltas matizo mi respuesta. No me gustaría que mi hija fuera detrás de un hombre once años mayor, pero en el amor no se puede mandar y nunca me enfrentaría a ella por algo así. Luchar por un sentimiento puro, intentar encontrar la felicidad no puede ser malo. Porque es cierto que el amor no entiende de prohibiciones, de edades ni de ilegalidades.


Así que tras pensarlo mucho os diré que mientras él hiciera feliz a Irene, sus sentimientos fueran reales y ella solo intentara encontrar la manera de hacerle ver que debían estar juntos, lo aceptaría. A veces intentar separar a personas que se aman solo consigue destrozarles.

¡Feliz día! J

martes, 14 de febrero de 2017

Mi regalito de San valentín

¡Buenos días!!!!! Hoy mi niño cumple diecinueve años y me parece increíble. Es alucinante cómo pasa el tiempo, la facilidad con la que las semanas se escurren para convertirse en años y cómo la vida me llena de nuevas y maravillosas experiencias.
Recuerdo mis emociones el día de su nacimiento, la sensación de que iba a conocer a esa personita que había crecido dentro de mí, a abrazarla, a darle el primer beso, a achucharlo… Me casé con veintitrés, con un hombre al que había conocido cinco años antes y al que reconocí como el amor de mi vida a los dos segundos, tuve a Àlex a los veinticinco… Era una cría emocionada. Me puse de parto un viernes trece y me recuerdo diciéndole al ginecólogo: «por favor, que nazca el catorce. Me da mucho yuyu viernes trece y mañana es San Valentín, un día precioso». ¡Y el niño me hizo caso!


El catorce de febrero era una fecha entrañable para mí. Mi marido me regaló el anillo de compromiso ese día hacía tres años, frente a una vista impresionante de Barcelona. Y que mi hijo repitiera fecha era una señal de felicidad.
Es bonito estar acompañada por mis niños, por mis amigas, por mi familia, por el mejor marido que se puede tener. Lo nuestro fue un instant love que sigue brillando casi veintiséis años después. Dos horas después de conocerle le dije a mi madre que acababa de conocer al hombre con el que me casaría. Y no me equivoqué…


En la historia de Zaclia también hay un San Valentín. Solo os voy a poner un trozo de esa parte de la historia porque no quiero dar spoilers. Son retazos sueltos cogidos de entre los párrafos.

Hoy es domingo catorce de febrero, mi padre tiene previsto salir de pesca con el padre de Penny ⋘…⋙. Me levanto temprano y camino hacia la ventana para colgar un letrero lleno de corazones, besos y caritas sonrientes. El texto es escueto: «Cuento los minutos. CDTEAT». ⋘…⋙. Su cortina todavía está cerrada. Acaricio el cristal y camino despacio hacia el baño. ⋘…⋙. Cuando vuelvo a la habitación me ilumino. Zack está al otro lado de la calle mirándome con su sonrisa perfecta, sin camiseta y una preciosa rosa entre los labios. Le mando un beso con la sensación de que no puedo esperar un segundo más para estar con él.



Llevo unos días conectada a Julia y a Zack. No puedo escribir otras historias, no soy capaz de dejarlos atrás ni de dejar de sentirlos dentro de mí. Es como si al estar ahí hablando de ellos se me hubieran metido en la piel para volver a irrumpir con fiereza en mi alma.
Acabo de encontrar por casualidad una reseña maravillosa de Dúo en el portal RNR. La historia de esos personajes fue muy emotiva, me acompañó durante mucho tiempo y me sacudió, llevándome a sentir emociones muy fuertes mientras escribía. Y sí el final es triste, pero es el único que puede ser… (Enlace). Espero que disfrutéis de las palabras de la reseñadora.

¡Feliz día! J

lunes, 13 de febrero de 2017

Crónica del RA

¡Buenos días! Estoy cansada, feliz y flotando en una nube. Quien me conoce sabe de mi trayectoria dentro del mundo literario, cada curva en el camino, cada ansiedad, cada agobio, cada caída hacia el infierno.
Estoy al principio de una larguísima escalera de peldaños hacia el cielo de mis ilusiones, con la sensación de vacío en el estómago cada vez que me elevo un milímetro. Pero por fin veo un hilo de luz, el suficiente como para vibrar con los sucesos y dejarme seducir por la ilusión y la felicidad.


Este fin de semana he vivido un sueño y solo tengo palabras de agradecimiento para las personas que me acompañaron, para las lectoras que se acercaron con mi libro para tener mi firma en él, por su interés, su simpatía y sus ganas de conocer a Zaclia, para las organizadoras del evento y para cada una de las asistentes.
Me sentí arropada, feliz, interesada en muchas de las mesas y muy integrada en el RA. Ahora me quedan los nervios de saber si os va a gustar la historia, si vais a conectar con ella, si querréis seguir sabiendo qué les pasa.


La presentación del viernes fue una experiencia increíble. Tenía a un lado a Elena Garquin, un amor de persona, una gran escritora y alguien que me arropó con su simpatía. Y al otro lado estaba Nekane González, una escritora simpatiquísima con quien conecté enseguida. Comentamos muchos temas de nuestras novelas con complicidad, como si lleváramos toda una vida charlando en una mesa. Yo estaba como un flan, me impresiona hablar en público, con gente que se forma una opinión acerca de la novela, con deseos de estar acertada en mi intervención y mucho cariño por el público. ¡Me temblaba el pulso! Cada vez que bebía un poquito de agua el vaso parecía un terremoto acercándose a mis labios… ¡Fue genial! A mis compis les doy las gracias por acompañarme y casi no me salen las palabras de agradecimiento para el público porque sin ellos no estaría aquí aporreando las teclas.


El sábado lo pasé acompañada en todo momento por Carmen Cano, la administradora del blog Libros escondidos. Es un encanto de persona, alguien con quien conecto muchísimo. Pasé con ella también parte del viernes, comimos juntas, charlamos, nos pusimos al día y fue maravilloso. También compartí las horas con Nuria, Miriam, Shia, Leonor y un sinfín de personas con las que me sentí muy feliz.


Todavía no me creo la cantidad de personas que compraron la Dreams Book Box, donde mi libro se acompañaba de objetos relativos a la historia. Se acercaban a mí y me decían que la habían comprado porque sabían qué libro se escondía dentro y yo me emocionaba porque nunca esperé algo así. Solo puedo sentirme agradecida a las organizadoras del RA por darme la oportunidad de subir a una mesa a presentar, por incluirme en su antología de relatos, por acogerme y por brindarme esta oportunidad de conocer a gente alucinante.
¡Hay un sorteo! (Enlace).

¡Feliz día! J

jueves, 9 de febrero de 2017

Zaclia

¡Buenos días! Estoy a punto de ponerme a bailar y a cantar de emoción en la soledad de la mañana. Despertaría a la casa dormida, pero mi ilusión es máxima. ¡Al fin Cada día te espero a ti está disponible! Ahora toca respirar hondo, apretar los puños y quemar la ansiedad de saber si gusta, si se vende, si os llega al alma…
Una de las preguntas que me hicieron en la entrevista del martes en la radio fue si prefería una venta o una lectura. No dudé al contestar porque a medida que pasan los años tengo más claro cuáles son mis prioridades en el mundo literario.


Lejos queda esa ilusión quimérica de vivir de mis letras. Mi otra faceta profesional me llena muchísimo. Me encanta mi trabajo, la responsabilidad que entraña evaluar cómo mantener las finanzas de varias empresas a flote, los números de los Excels de los presupuestos, hacer un seguimiento de las desviaciones, dirigir los hilos de varias partes importantes de la contabilidad, la administración, la fiscalidad, el área financiera, de recursos humanos… Jamás voy a arrepentirme de mi crecimiento personal en ese campo ni de los años invertidos en avanzar, mejorar y aprenderlo todo.


El otro día me preguntaban si conseguir una cantidad indecente de ventas de libros me llevaría a abandonar mi trabajo. Y dije no. Porque soy hiperactiva mentalmente, necesito una ocupación para ella durante horas y me apasiona lo que hago.
Letras y números…
Por eso prefiero una lectura, una opinión sincera, llegar al corazón de personas anónimas, hacerles sentir mientras se adentran en las letras. Y ahora me toca decir: ¡ojalá haya mucha gente dispuesta a darle una oportunidad a Cada día te espero a ti! Y lo más importante… ¡Deseo entusiasmaros con las aventuras de Zack y Julia!


Hay historias que me llegan al alma, me tocan y consiguen abducirme. Es como si mi conexión con la trama fuera absorbente, licuara mi capacidad para hacer otra cosa que sentirme arrastrada a la vorágine de situaciones por las que pasan los protagonistas. Y Zaclia fueron muy intensos, se introdujeron por las grietas de mi corazón hasta apropiarse de él.
A veces escucho una canción y acabo llorando al pensar en la escena que me trae a la memoria. Porque al terminar una historia desaparece un poco la conexión con los personajes, pero me cuesta muchísimo dejar de pensar en ellos. Siempre están ahí, son parte de mi interior, como si se hubieran tatuado en mi alma.


¿Os apetece conocer la primera parte de la historia de Zaclia? Me encantaría que me acompañáis en esta nueva e intrépida aventura literaria.

¡Feliz día! J