El corazón de Aldabia en pre-venta


¡Buenos días! Hace muy poco decidí dejar de escribir a la velocidad actual para dedicarme a llenar mi tiempo con otras actividades un poco olvidadas por mí estos últimos tiempos. La razón es clara, no puedo seguir con este ritmo de publicaciones ni terminar cuatro novelas al año porque nunca habrá tiempo material para hacéroslas llegar todas.
Lo tenía claro, negocié con mi mente una tregua de ideas, le pedí que detuviera su engranaje para centrarse en la novela actual y en ninguna otra, pero… ¡Tuve una idea!


A veces esas ideas luminosas no fructifican, otras se convierten en un foco que me ilumina el camino mientras escribo. Aunque si tiro del hilo y empiezo a llenar huecos no tarda en convertirse en una historia que tarde o temprano he de traspasar al papel.
Ayer salió El corazón de Aldabia en pre-venta en Amazon (enlace). Cuando aparece en la tienda una de mis novelas me produce un chispazo de alegría porque es como ver culminado un sueño. Luego aparecen las inseguridades propias de las publicaciones, aquellas sensaciones de vértigo frente a las opiniones venideras.


A veces hay historias que se me agarran más al corazón. Es cierto que cuando me preguntan por mi novela preferida nunca doy un título porque todas son igual de importantes a mis ojos. Aunque suelo tener una atadura especial con la que escribo en ese momento por la ilusión de crear su trama poco a poco.
En El corazón de Aldabia no tenía una dirección fija, las ideas fueron apareciendo a medida que avanzaba en la narración y formaron un cúmulo de emociones intensas en mi interior.


La terminé durante mi viaje por Filipinas, donde surgió la idea para Cuando el destino nos encuentre, una historia muy diferente donde conviven presente y pasado con una simbiosis muy especial.
A veces estos pequeños recuerdos que enlazan una historia con la siguiente me arrancan sonrisas emocionadas…
Me encantaría que os animarais a conocer a Aladi e Isabelle. Entre ellos hay química, pero son tan diferentes... 😱 Él es el príncipe de Aldabia, ella su guardaespaldas encubierta. 😎 Aladi se ha criado en un mundo de privilegios, en cambio Isabelle lo ha hecho en las montañas a cargo de un padre adoptivo después de haber presenciado un suceso demasiado duro para una niña de su edad. 😻 Él ha dedicado su vida a la diversión, ella a entrenarse y a intentar olvidar sus traumas.


¿Podrán entenderse? ¿Será capaz Aladi de asumir sus nuevas responsabilidades? ¿Conseguirá Isabelle integrarse en palacio? 💞
¡Feliz día!

Personajes masculinos


¡Buenos días! El fin de semana ha pasado como una exhalación. Esta vez se ha escurrido entre el descanso, la escritura, la lectura y algunos paseos en familia.
La semana pasada retoqué mi Web para conseguir poner todas las novelas en ella. Me encantaría que le echarais un vistazo para darme vuestras opiniones (enlace). A veces me cuesta encontrar un diseño con el que me sienta satisfecha, pero esta vez creo que lo he logrado.
Ayer salió una reseña de Nunca dejes de bailar que me hizo muchísima ilusión. Fue en el blog Between us (enlace) y es precioso ver cómo Lara consigue traspasar la coraza de los personajes para presentarlos con tanta precisión.


Si hay algo que me seduce muchísimo de enfrentarme a reseñas, tanto si son negativas como positivas, es descubrir cómo interpretan los lectores lo que sucede y cuál es su impresión sobre los personajes.
A veces yo les doy una personalidad muy clara en mi mente, pero las personas que hablan de ellos han encontrado algunos rasgos que para mí no eran claros. Al enfrentarme a sus descripciones en muchas ocasiones acabo comulgando con ellas porque en el fondo de mi corazón encuentro rastros reales de esas apreciaciones.


Prometeo fue mi primer personaje masculino al que le di voz en primera persona y me costó un esfuerzo. Meterme en la mente de una mujer no me cuesta, pero en la de un hombre… Quería hacerlo, encontrar el equilibrio entre ambos protagonistas y conseguir la misma simbiosis con un hombre que con una mujer.
Lo logré. Aunque todavía me cuesta a veces seguir escribiendo en la voz de un hombre en primera persona.
Después de Prometeo vinieron Aladi, Dan, Daniel, Aiden, Dylan y ahora Lucas… Poco a poco le voy cogiendo el truco a esta nueva forma de escribir, a la voz del narrador, a la sensación de entrar en su cabeza para descubrir sus pensamientos más profundos.


Evolucionar es parte del proceso madurativo, tanto a nivel personal como literario. Este cambio a escribir los personajes masculinos en primera persona para mí ha supuesto un salto hacia delante porque a pesar de las dificultades que entraña he conseguido conectar con ellos de una forma más profunda, descubrir sus miedos, sus alegrías, cada muesca de su alma.
Prometeo fue mi primer desafío. Un hombre con la vida hecha trizas, sin esperanza, con unas heridas difíciles de suturar y un futuro aciago. Él me enseñó cómo encontrar el camino para irrumpir en su mente con todo mi arsenal de palabras y moldearla poco a poco sobre el papel.
Me gusta su evolución en Nunca dejes de bailar, esa visión a un Prometeo joven y uno más maduro, cómo Maya afecta a su vida y cómo él afecta a la de Maya. Porque, ¿puede un amor de juventud condicionar tu futuro?
¡Feliz día! J

¿Qué os engancha de un libro?


¡Buenos días! Esta semana se me está haciendo muuuuy larga, sobre todo por el ritmo de trabajo al que me enfrento. Cerrar el año, preparar impuestos, preparar 2019… Por suerte me gusta estar rodeada de números.
Hoy os quiero hablar de un propósito de 2018, uno que me ha ayudado a centrar algunos puntos en mis novelas y a descubrir cómo me gustan a mí los libros. Porque esa era mi intención cuando decidí que en 2018 leería un mínimo de cien libros.
Quería tener una amplia gama de lecturas para ser objetiva a la hora de puntuarlas y darme un baremo real de mis gustos literarios.  


Nunca voy a dejar mi comentario ni mi puntuación en un libro de otra autora con mi nombre porque me parecería una falta de respeto a trabajo. Entre compañeros de profesión creo que no es ético hacerlo, así que tengo mi libreta con anotaciones sobre los ciento ocho libros leídos en 2018, junto con mi puntuación y me encanta tenerla.
He descubierto que lo más importante para mí es el nivel de enganche de un libro y para conseguirlo han de ser epidérmicos, contener emociones, darme la posibilidad de sentir empatía o aversión con los personajes, sin escatimar en sensaciones ni en emociones.
Esa es la base para conquistarme. Hacerme sentir. Porque los libros planos, esos que no desprenden ningún tipo de sensación, no me atrapan y acabo leyéndolos en diagonal y a desgana.


He de admitir que no me molesta no empatizar con los protagonistas no me hace ponerle mala nota a la novela. Este punto lo he analizado muchísimo después de las críticas de Cada día te espero a ti en ese sentido. Si esos personajes logran despertar sentimientos, aunque sean de aversión, también pueden conquistarme porque el autor ha conseguido dotarles de la suficiente personalidad como para despertar mis sentimientos.     
Pero no todo es eso. Puedo sentirme muy ligada a la trama, incluso a los personajes, pero si al final la historia no se sostiene o contiene demasiadas incongruencias mi entusiasmo se desinfla. Me pasó con una trilogía que me enganchó un montón, pero los datos diferían demasiado y eso me obligaba a mirar las páginas de atrás para averiguar si lo había entendido mal o había un error. Eso me quita ritmo y si encima es una publicación de una editorial de renombre todavía baja más la puntuación.


Lo de la editorial, para mí es importante. Llevo años publicando y sé reconocer las diferencias entre una grande y una pequeña, incluso a los obstáculos que se enfrentan los autopublicados. Y la diferencia de precio entre un libro y otro muchas veces es el caché de la editorial, por lo tanto han de cuidar mucho el interior del libro.
¿Y a vosotros? ¿Qué os engancha de un libro? ¿En qué os basáis para puntuarlos? ¿Qué os molesta más en una historia?
¡Feliz día! J

Frases, novelas y una sinopsis


¡Buenos días! Hace muy poquito me mandaron la sinopsis oficial de El corazón de Aldabia y me hizo muchísima ilusión pensar que el próximo 26 de febrero saldrá a la venta esta historia.
En mi día a día me encuentro con algunas series o algunos libros que me marcan de forma irremediable y se quedan asidos a mi alma para no dejarla jamás. Por eso a veces me apetece tomar una idea de ellos y estirarla hasta hacerla mía, dándole color en una novela donde exploro la trama y le ofrezco un cariz distinto.


Uno de mis pasatiempos favoritos es mirar de forma bastante reiterativa las escenas más increíbles de esas series que me han robado el corazón. Me aprendo frases de memoria y luego juego conmigo misma insertándolas en las novelas, en algún lugar donde van bien y tienen relación con esa escena.
Alguien con mis mismos gustos de series podría detectarlas, pero claro, ha de haber escuchado los diálogos varias veces como suelo hacer yo y pensar que el contexto es diferente.
Me encanta hacer eso, es como si así reviviera a los personajes que en algún momento me han dejado sin aliento y me han ayudado a sentir lo suficiente para darles vida a mis protagonistas en el papel.


A ver si alguna vez encontráis alguna…
Os dejo la sinopsis oficial mientras me pienso cómo arreglar la Web para meter una nueva novela… Y es que ya van diecisiete…



Aladi Hustrasga era el segundo en la línea de sucesión al trono de Aldabia, juerguista empedernido, chulo, despreocupado e irresponsable que pasaba los días de fiesta en fiesta sin escatimar con el alcohol, drogas o sexo. Hasta el asesinato de su hermano en palacio. De la noche a la mañana se convierte en el heredero legítimo al trono y se ve obligado a abandonar su vida disoluta para adoptar su nuevo papel en la línea sucesora monárquica. Intenta eludir esa realidad, pero nada evita su destino.
Isabelle Stoner se ha criado en las montañas junto a su padre adoptivo tras el cruel asesinato de sus padres. Es una chica camaleónica, instruida en defensa personal y supervivencia, inteligente y preparada para cualquier situación. Su nuevo trabajo es un reto para ella. Va a convertirse en la escolta del príncipe y a fingir ser su novia. Dormirá en su habitación, será su sombra y apenas tendrá derecho a la intimidad.
Ninguno de los dos está preparado para conocerse. Ella marca sus límites. Él es irresistible. Pero ambos deberán unir sus fuerzas para salvar no solo el reino, sino sus propias vidas.

¡Feliz día! J

Pensamientos de año nuevo


¡Buenos días! A veces miro atrás y me pregunto cómo he llegado hasta aquí, cuántas cosas he perdido por el camino y cuántas he ganado. Entonces hago un balance lo más realista posible para darme cuenta de la parte positiva.
Al crecer y tomar decisiones la vida te ofrece instantes mágicos y otros menos favorecidos. Pero en muchas ocasiones nos encontramos frente a una encrucijada y hemos de tomar uno de los senderos que se abren ante nosotros.


A veces tardamos más de lo normal en acostumbrarnos al ritmo de la decisión tomada o simplemente nos cuesta aceptar los designios del destino cuando las situaciones no dependen de nosotros porque para culminar con los sueños depositados en algo se requiere de otros factores ajenos a nuestra voluntad.
Para mí la peor sensación es la incertidumbre. No me adopto bien a ella, me consume de una forma difícil de asumir, todo y que durante mi vida he ido aprendiendo a rebajar ese idealismo propio de mis deseos para aceptar mejor la realidad.
Ambicionar el mundo y que solo se te conceda una pequeña porción de él es doloroso al principio, cuando no entiendes la realidad que te rodea. Pero llega un día en el que descubres cómo de grande es esa porción y aprendes a disfrutar de ella.


Porque la vida no es solo ambición, sino un balance positivo entre los sueños y la realidad. No se puede dejar de trazarse metas ni de luchar por ellas, pero tampoco podemos convertirlas en la única fuente de felicidad porque entonces somos incapaces de disfrutar de lo que tenemos y lo dejamos pasar obsesionados siempre con conseguir algo mejor.
Estoy filosófica esta mañana…
Al empezar un nuevo año siempre me pasa, analizo los doce meses anteriores, busco emociones en ellos y trazo unas metas plausibles para el año siguiente, sin perder de vista a los míos porque tenerlos al lado es el mayor de los regalos.


Y hasta aquí mi vena introspectiva de hoy porque mi balance es maravilloso.
Hace años perdí una parte importante de mi idealismo. Costó, pero valió la pena porque me trajo una tierra firma donde pisar sembrada de ilusiones, de personas maravillosas con las que compartir el camino y de instantes que sin ese cambio de rumbo hubieran pasado desapercibidos.
Desde que empecé en la literatura he escrito veintisiete novelas, dieciséis de ellas están publicadas y dos más llegarán este 2019 a vuestras estanterías. Estoy con la número veintiocho. Y lo mejor de todo es mi entusiasmo por las ideas, por construir las historias, por no cejar nunca en el empeño de convertirlas en parte de mí.
Gracias por hacer posible este sueño, por estar ahí detrás siempre, por acompañarme, por esos mensajes privados que me llenan de emoción.
¡Feliz día! J   

Llegó el 2019...


¡Buenos días! Y muy feliz entrada en 2019.
He estado ausente, de vacaciones, recargando pilas, escribiendo, leyendo, pasando ratos agradables con mi familia y llenándome con la emoción de los días compartidos con los míos, sin tantas obligaciones y solo contando con la alegría de vivir rodeada de personas maravillosas.
Empiezo 2019 con propósitos menos ambiciosos que otras veces, pero lo suficientemente grandes como para aportarme felicidad, sonrisas, entusiasmo y un sinfín de momentos cargados de emoción positiva.


He terminado mi bilogía llamada 4ever, pero no tengo claro cuál será su destino ni si me apetece publicar tanto en 2019 ni si quiero probar suerte en otras editoriales. Mi único anhelo es escribir. Llenar folios y más folios con las historias que moran en mi mente sin detener nunca el flujo de ideas, con la ilusión constante de estar acompañada por mis personajes, mis tramas, mis ensoñaciones.
Hay pocas cosas que me emocionen tanto como charlar con mis amigas acerca de mi última novela o sobre esa luminosa idea que aparece en mi mente y fructifica con rapidez.
Los debates son mi mayor aliciente. Aunque he de admitir que muchas veces mi imaginación echa el resto y cambia la mayor parte de las cosas. Pero siempre lo hace cogiendo pedacitos de sus sugerencias, envolviéndolas en un manto de cariño y llenándolas con escenas de mi propia cosecha.


Eso para mí es tocar el cielo con las manos. Estar acompañada, tener amigas de verdad, de esas que jamás imaginé me traería la vida, compartir con ellas ese pedacito de mi alma, dejarles entreverla, mostrarme sin subterfugios y sentir cómo mis novelas crecen con sus consejos.  
2018 ha sido fructífero en historias. Terminé Cuando el destino nos encuentre, una historia donde presente y pasado se dan la mano en Filipinas, una tierra cargada de lugares espectaculares. Llegará a vuestras manos en mayo y ahora estoy dándole vueltas a la portada. Escribí LDTPA, una novela más emotiva, con un alto contenido sentimental y una historia intensa. Inicié y acabé la bilogía 4ever, lo más parecido a Sin ti que he escrito hasta la fecha. Es una historia que todavía ahora tengo tatuada en los pensamientos, Brenda y Dylan están ahí, asaltándome en instantes puntuales y haciéndome sonreír. Y he empezado SUS, adentrándome de nuevo en la novela fantástica que había dejado hace años.


Vamos a ver qué trae 2019…
Quiero compartir con vosotros esta reseña de Cristina, la administradora del blog Estoy entre páginas (enlace). Todavía recuerdo las emociones intensas que me recorrieron el cuerpo cuando escribía Un último día conmigo. Es tan bonito despertar algo parecido en los lectores. Y la verdad, aunque sea solo uno ya vale la pena continuar creando historias.
¡Feliz día! J

Cerrado por vacaciones


Vuelvo el año que viene... ¡Os deseo unas felices fiestas!!!!!!!

Ya llega la Navidad


¡Buenos días! Me cuesta un poquito escribir aquí últimamente. La verdad es que tengo un aumento exponencial de trabajo y voy bastante agobiada con las mil tareas pendientes. Quizás por eso estoy más perezosa a la hora de dejar constancia de mis pensamientos en el blog.
Por suerte la semana que viene tengo vacaciones y si hago un esfuerzo importante estos días lograré descansar sin el peso del trabajo sobre mis espaldas.


En Cansina’s blog han preparado unos súper sorteos de mis libros. Os animo a participar porque podéis conseguir un ejemplar en papel de Un último día conmigo (enlace) y la serie Sin ti al completo en ebook (enlace). ¿A qué suena bien?
Este fin de semana pasado logré quitarme la apatía con las novelas y avancé un montón en la corrección de la bilogía Forever. Pronto conseguiré enviarla a mis lectoras beta para su análisis. Me va increíble tener sus impresiones para saber cómo mejorar.
Y tengo una idea maravillosa para una siguiente novela, aunque intento no tirar demasiado del hilo para no dejar de lado mi intención de terminar la corrección de la anterior.


¿Cómo se preparan vuestras vacaciones? ¿Tenéis ganas de disfrutar? ¿De pasar unos días en familia? ¿De disfrutar de esos instantes tan nuestros?
La Navidad es una excusa perfecta para reunirnos con nuestra familia y descubrir mil historias que no hemos tenido tiempo de escuchar durante el año.
Es una época del año donde gozamos de tiempo, de conversaciones agradables, de comidas copiosas entre risas, de emociones…
Pronto va a tocar hacer balance del año y hacer unos propósitos realistas para el próximo. Me gusta hacerlo, pararme a mirar atrás y ver el recorrido de los últimos doce meses, descubriendo cada recodo, cada instante maravilloso, cada una de las proezas increíbles que se han sucedido.


A nivel literario no puedo estar más contenta. ¡Ya tengo dieciséis novelas publicadas! Todavía recuerdo cuando no tenía ni una… Cuatro editoriales, algunas autoeditadas, proyectos para publicar dos como mínimo en 2019… Y muchas ilusiones puestas en las nuevas historias sin olvidar las antiguas.
Es bonito. Y lo mejor de todo es sentirme arropada por todos vosotros porque me dais algo que es difícil de conseguir, cariño, soporte, emoción…
¡Feliz día! J

Escribir, divino tesoro


¡Buenos días! Parece mentira que ya se acerque la Navidad porque este año apenas me ha dado tiempo de darme cuenta del cambio de estaciones, de cómo dejaba atrás el verano para internarme en el otoño y luego en el invierno, de la irrupción del frío, de las tardes oscuras y de los cambios en el paisaje.
Llevo un tiempo demasiado enfrascada en el trabajo, tanto que apenas saco horas para disfrutar de la escritura o dedicarme a ella en cuerpo y alma como antes. Quizás por eso hay muchas tardes que al llegar a casa a una hora avanzada acabo leyendo o haciendo puzles.
A veces la mente necesita un descanso, igual que los sentimientos.


Lo noto mucho en mi concentración. No soy capaz para nada de centrarme en lo escrito por mí y mucho menos en lo que viene a continuación. Y empiezo a escribir y a corregir a trompicones, sin la celeridad de antes ni la misma ilusión.
A medida que pasan los años y esa llama incandescente de la necesidad de publicar se apaga, solo busco disfrutar de la escritura, pasar un buen rato con mi creatividad, permitirles a los personajes envolverme hasta convertirse en una parte de mi alma y tatuarse en ella con tinta imborrable.
Cuando releo alguno de mis libros o los recuerdo me emociono. Y es que se han convertido en una parte importante de mí, en un baúl lleno de recuerdos maravillosos que atesoro en mi mente y consigue llenarme el cuerpo de sentimientos cuando lo abro.


El proceso de escritura para mí es igual al de lectura. Quiero saber cómo se resolverá cada trama, cómo actuarán mis personajes, cómo llegarán a ese final que clarea en mi mente.
Eso me empuja a darle a las teclas, a vibrar, a sentir cómo la necesidad de regresar a la historia me absorbe hasta convertirme en un ente lleno de emociones y deseos de continuar escribiendo sin detenerme un segundo.
 Aunque sea difícil de entender, me basta con eso. Es la energía necesaria para vaciar mi mente de los mil entresijos del trabajo, de las sensaciones externas, de cualquier mal momento que me suceda en mi día a día.
Antes deseaba llegar a miles de lectores, descubrir sus emociones al leerme, sumergirme en un mundo donde pudiera compartir las sensaciones de la escritura.


Ahora lo veo tan diferente…
Me encanta compartir ideas con mis amigas, discutirlas hasta darles la vuelta, conocer sus impresiones una vez termino esa historia y pasarme horas describiendo cada parte, dándole una consistencia más real en mi mente, dándome cuenta de aquello que no buscaba decir y sin embargo esa novela dice…
Y sí, creo que la felicidad consiste en esos pequeños momentos en los que te das cuenta de la maravillosa compañía elegida a base de años de búsqueda.
¡Feliz día! J

El corazón de Aldabia


¡Buenos días! Estos cuatro días de fiesta se han llenado de momentos mágicos. He terminado una corrección y he empezado otra. He tomado decisiones. Y he esquiado, paseado, mirado series…
Por fin me dejaron publicar la preciosa portada de mi próxima novela, El corazón de Aldabia, donde puse todas mis emociones mientras la escribía. Es preciosa, no dejo de mirarla…


¿Queréis saber un poquito de qué va?
Todavía no tengo la sinopsis oficial, pero puedo compartir con vosotros la propuesta que he hecho, a la espera de que la editorial me dé instrucciones al respecto.
Ahí va:



Aladi Hustrasga era el segundo en la línea de sucesión al trono de Aldabia, un juerguista empedernido, chulo, despreocupado e irresponsable que se pasaba los días de fiesta en fiesta sin escatimar a la hora de consumir alcohol, drogas o sexo. Hasta el asesinato de su hermano en palacio. De la noche a la mañana se convierte en el heredero legítimo al trono y ha de cambiar sus costumbres para adoptar su nuevo papel en la monarquía del país. Lucha contra esa realidad, pero nada evita su destino.
Isabelle Stoner se ha criado en las montañas junto a su padre adoptivo tras presenciar el cruel asesinato de sus padres. Es una chica camaleónica, instruida en defensa personal y supervivencia, capaz de representar cualquier papel, superdotada y con una licenciatura en física. Su nuevo trabajo es un reto para ella. Va a convertirse en la escolta del príncipe y a fingir ser su novia. Dormirá en su habitación, será su sombra y apenas tendrá derecho a la intimidad,
Ninguno de los dos está preparado para conocerse. Ella marca sus límites. Él es irresistible. Pero ambos deberán unir sus fuerzas para salvar al reino de una trama de mentiras.



¿Os apetece descubrir su historia? Si todo va bien durante el mes de febrero podréis hacerlo…
¡Feliz día! J


Conocernos más


¡Buenos días! A veces nos quejamos de nuestras vidas, de cómo suceden algunas cosas o de los acontecimientos traumáticos que nos salpican. Y sí, los hay dolorosos, otros divertidos, incluso felices…
La semana pasada me mandaron un vídeo que me hizo llorar y reflexionar sobre la importancia de valorar lo que tenemos cerca, de hablar con la familia, de conocer de verdad a los tuyos y de no dejarse llevar por la tecnología hasta el punto de no saber lo suficiente de las personas con las que convives.


En realidad, es difícil llegar al alma de una persona, por muchas horas compartidas que pases, si no quieres llegar a su interior puedes quedarte en la superficie sin ahondar para nada en su verdadera historia.
Todos tenemos una forma de ser, somos capaces de vibrar por algunas cosas y de enfadarnos por otras. En cada persona las emociones se desarrollan de formas diferentes y no hay dos versiones iguales de una misma situación porque la vivimos diferente, según nuestro baremo emocional.
Pero, ¿conocemos de verdad a nuestras parejas? ¿A nuestros hijos? ¿A nuestros padres? ¿A nuestras amigas?
Es difícil contestar a esas preguntas sin formular la más importante: ¿nos interesa de verdad conocerlos? Porque esa es la cuestión, el querer descubrir el interior de nuestros allegados y sus deseos de compartir contigo cada faceta de su personalidad, explicando sus penas y alegrías, expresando cómo se siente ante algo concreto y cediéndote un pedacito de su alma a cambio de la tuya.


A veces somos nosotros mismos los que sin darnos cuenta bloqueamos la posibilidad de darnos a conocer. Muchas veces esa posición responde al miedo al rechazo, a la sensación de que no van a entendernos o incluso a la necesidad de encerrarnos en una concha, como si guardar nuestras sensaciones nos ayudara a superarlas.
Lloré un montón con el anuncio de Ikea, creo que han logrado tocar la fibra sensible de las personas y me parece emotivo, real, crudo y muy difícil de aceptar para muchas personas.
Quizás ha llegado el momento de dar a conocer nuestros interiores sin miedo, a dar un salto al vacío mostrando esa realidad que nos guardamos para nosotros, a no permitir que el tiempo marchite la posibilidad de descubrir las maravillosas personas con las que convivimos.
Ojalá al final podamos sentirnos unidos y felices porque estoy convencida de encontrar un mundo de nuevas y excitantes emociones.


La semana pasada salí esta reseña (enlace) de Cada día te espero a ti en el blog Sabor a Tinta. Me alegro de que se animen a continuar con la trilogía y de que todavía ahora encuentre lectores para iniciar la serie.
También hablan sobre Un último día conmigo en Books for you (enlace). ¡Me han encantado sus pablaras!
¡Feliz día! J

Una sola mirada


¡Buenos días! El tiempo pasa tan rápido últimamente que apenas tengo espacio para respirar y absorber el aire a mi alrededor.
Hay muchas cosas que quiero cambiar, pero a veces la vida te lleva a un lugar donde es difícil dar marcha atrás con esa naturalidad necesaria para darle un giro a tu vida.
Ha llegado el momento de centrarme en avanzar y trazar un mapa de pasos a dar para saltar al vacío en el momento justo. Porque debo hacerlo.


Ayer una breve conversación con una amiga me dio las pistas para analizar bien una parte de mi escritura. Porque la verdad es que los escritores tenemos una serie de temas recurrentes que plasmamos en nuestros escritos.
Para mí los ojos son el reflejo del alma. Adoraba esa serie llamada Miénteme porque hablaba de cómo las expresiones faciales podían indicar mucho acerca de alguien.
Las miradas contienen una esencia y un sinfín de información acerca de los sentimientos de una persona.


Hasta el más vil de los asesinos tiene emociones, incluso aquellos individuos de apariencia fría y letal conservan un calor residual en sus corazones. Porque somos humanos y sentimos.
Los ojos reflejan esa dualidad en personas que suelen esconder sus pasiones bajo comportamientos inflexibles, son el espejo de nuestro interior, pueden dar un brillo claro o estar apagados, pueden mostrar alegría, tristeza, dolor, ansiedad, felicidad…
Y sí, cuando escribo muchas veces recurro a eso, a la intensidad de una mirada, a cómo unos ojos nos pueden dar pistas acerca de su dueño, de cómo esa mirada triste nos envuelve en un halo parecido a nuestros sentimientos o la alegre nos transite buenas vibraciones.


Hay muchas otras expresiones faciales importantes para interpretar a una persona, pero la más difícil de ocultar es la de la mirada porque por mucho control que tengamos los ojos muestran demasiado.
No sé todavía qué me depara el futuro respecto a mis escritos ni al resto de mi vida, solo que esa sensación de hormigueo en el cuerpo cuando escribo, esa compañía de mis personajes, ese hilo invisible que me conecta con el mundo paralelo me llena de energía positiva e ilusión.
Descubrir la parte profunda de la escritura, recurrir a mis sensaciones epidérmicas para mostrar cómo alguien actúa, convertirme en una titiritera con capacidad de decidir sobre sus destinos es una sensación impresionante.
¡Feliz día! J