En las nubes

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Hoy por fin parece que en mi casa se va normalizando la situación. La perrita mamá ya está casi del todo recuperada y sus pequeñinas son una monada, aunque tenemos claro que cuando crezcan lo suficiente vamos a encontrarles una casa donde las quieran muchísimo.
Hace días que le doy vueltas a muchos proyectos de futuro y me doy cuenta de que no quiero flotar en un cielo lleno de nubes esponjosas y perfectas.


Es bonito soñar, pero mi naturaleza controladora me obliga a tocar de pies al suelo, a ver dónde estoy y hacia dónde voy y a tomar los riesgos de la forma más calculada posible.
Es una contradicción en sí, ser capaz de idear historias llenas de imaginación, permitirle a mi mente que se pierda en laberintos intrincados sin limitarla ni darle un camino recto, solo dejándola perderse en cualquier lugar.
Pero al final creo que ambas posiciones son complementarias a la hora de escribir porque la parte controladora consigue estructurar la historia y la soñadora darle contenido.


Tengo claro cuál es el camino para los próximos años, sé hasta dónde puedo llegar con mi trabajo y cuándo el futuro no depende de mí y voy a apostar por ser feliz a cualquier precio, por disfrutar de cada pequeño logro y por no dejar de sentir cómo mi cada historia se apodera de mi alma para salir a flote a través de las letras.
Quizás en unas semanas o meses pueda dar nuevas noticias, es posible que NDDB salga pronto o que al final las conversaciones queden en nada y puede que en breve sepa el destino de ECDA.


Me encantaría decir que espero nuevas y excitantes novedades en un destino próximo, pero como nunca se sabe no voy a pensar en esa posibilidad ni a emocionarme demasiado como si fuera el cuento de la lechera, casi prefiero seguir apostando por vivir cada instante con la emoción que se merece.
Ayer salió una reseña alucinante de No puedo vivir sin ti en el blog Aprovecha la vida cada día (enlace). Es bonito saber que mis palabras han llegado al corazón de alguien y le han despertado tantas emociones. Os invito a pasaros por este blog.
¡Feliz día! J

2 comentarios:

How am I supposed to live without you (UDMST)

9:19 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Ayer cuando hablaba de esta canción os explicaba cómo se convirtió en mi fetiche mientras escribía Un día más sin ti.
De jovencita esta canción me gustaba un montón, recuerdo ponérmela en mi discman sentada en la cama cuando estaba triste, con la mirada puesta en la ventana, en un libro o en alguno de mis cuadernos, esos que emborronaba de palabras llenas de sentimientos dispares.
Cuando planteaba la necesidad de introducir la trama Caruso en el libro supe a dónde quería llegar. Tenía una foto como salvapantallas, la que está bajo este párrafo. Y me decidí a escuchar esta canción una y otra vez hasta llegar a ese punto, describiendo la escena a partir de la imagen. Quedó así:



El dolor es como si un rayo me atravesara el pecho. Me cuesta respirar. Zack camina hacia la entrada del edificio de oficinas y aulas sin mirar atrás.
Me dejo caer al suelo, rota. Levanto las rodillas para esconder la cara en ellas y las rodeo con las manos, presa de un llanto ansioso y desesperado.
La lluvia cae impune sobre mí, me empapa, pero no puedo moverme ni razonar ni pensar. Sus palabras se vuelven cuchillos contra mi pecho y ya nada importa si no le tengo a él.

Había logrado darle un sentido a esa foto, aunque me costó más páginas de las que planteaba en un principio. Y mi cabeza trabajó a mil para darle una vuelta de tuerca a la situación. Necesitaba otra escena con la canción porque me recordaba mis días de juventud, esos en los que las hormonas disparadas te hacen sentir el dolor de una ruptura o de cualquier obstáculo como si te rompieras por dentro y te llenara el cuerpo de esquirlas de tu corazón desmenuzado. Y decidí que quedaría así:  


Busco la canción que llevo tres días poniéndome en bucle y que dispara mis sentimientos. How am I supposed to live without you, de Michael Bolton. Su melodía, las palabras del estribillo, su voz y cada una de las connotaciones de la balada se acercan demasiado a mi estado anímico, y eso me ayuda a sacar a la superficie el dolor, a mirarlo a la cara.
Paso cerca de dos horas en la ventana sin cambiar de canción ni abandonar la perturbadora necesidad de volver a mirar una y otra vez los recuerdos del álbum. Cada uno de ellos dispara nuevas imágenes en mi mente ávida de sentir a Zack cerca.

Y más adelante…



Hay una débil luz en la ventana de Julia. Se acerca al cristal de su habitación, como si esa lámpara fuera un potente imán para sus ojos sedientos de contemplarla. Se esconde en un ángulo muerto y la descubre sentada en el alféizar tras el calendario, con sus cascos blancos en los oídos y uno de sus pijamas minimalistas. La tristeza ocupa cada una de sus facciones, apagándolas.
—Solo solapa aire cuando tú estás cerca —murmura para sus adentros—. Aguanta un poquito más amor mío, confía en mí.
Ella levanta la mirada y el corazón de Zack recibe una descarga. No puede verle, la penumbra de la habitación lo protege de esos ojos que escrutan la negrura con un dolor implacable. Julia coloca la mano en el cristal, niega con la cabeza y empieza a cantar. A Zack le recuerda a la noche en la que compartió con él How am I supposed to live without you. Fue un acto demoledor que le llenó de desesperación.


¡Feliz día! J

0 comentarios:

De la A a la Z, ¡La H!

9:09 Pat Casalà 1 Comments


¡Buenos días! Pasado el susto inicial de la perrita, sus cachorritas, el parto y la sensación de que ahora tengo un montón de nuevas responsabilidades, me levanto con muchas ganas de escribir el post que debía subir ayer. De la A a la Z, ¡La H!

Una canción


A veces tiendo a ser extraña en mis hábitos de escritura. Cuando estaba con Un día más sin ti no conseguía llegar a la escena que debía. Tenía claro hacia dónde se encaminaba la trama, cómo iba a cambiar el curso de las vidas de los protagonistas la mención de Caruso, pero no conseguía romper la burbuja, así que me puse de salvapantallas una foto de dónde quería llegar y escuché en bucle How am I supposed to live without you hasta que logré darle forma a mis ideas. Si leéis la escena donde sale esta canción quizás os apasione tanto como a mí, es una de mis preferidas.

Un libro



Llamadme frikie, pero si me preguntáis por un libro que empiece por H mi mente se va directa a Harry Potter, a todos y cada uno de los volúmenes, a esa serie de novelas que me mantuvieron enganchada a las páginas durante mucho tiempo para después perderme en las películas y desear saber más de ese mundo creado por J. K. Rowling.
Me declaro fan incondicional de la saga.

Una serie



Esta vez no me remonto a mi niñez ni a mi juventud porque una de las series actuales que más me ha gustado es sin duda Homeland, sobre todo las primeras temporadas. En un sinfín de instantes al mirarla sentía la adrenalina fluir por mis venas como un torrente de ansiedad, deseaba saber qué pasaría, descubrir cada uno de los giros previstos por los guionistas. La historia se llena de misterio y tensión, tal como a mí me gusta.

Una película



Cuando era pequeña hubo una película que me encantó. Hechizo de luna, protagonizada por Cher y Nicholas Cage. El argumento no es nada del otro mundo, pero me pareció una historia tierna, llena de sentimientos, con algunas risas y una ambientación de lujo.

Y hasta aquí la entrada de hoy… La semana que viene os cuento sobre la I…
¡Feliz día! J

1 comentarios:

Amor y un susto

8:18 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Este fin de semana ha sido muy movidito y todavía no estoy del todo centrada… Mi hija de diecisiete años llegó a casa hace casi un mes con una perrita en acogida. Poco a poco le fuimos cogiendo cariño y, aunque mi lema siempre ha sido que un perro y yo no conviviríamos en la misma casa, acabamos adoptándola el sábado.
Descubrimos su historia… Una de las muchas asociaciones que luchan por ayudar a los animales se hizo cargo de ella y de su compañero, a quienes encontraron viviendo frente a un containeren un lugar indefinido de Andalucía. 


Ambos estaban raquíticos, famélicos, llenos de parásitos y muertos de miedo.
El Andalucía las protectoras de animales los sacrifican pasados unos días desde su rescate, en cambio en Catalunya está prohibido. Las asociaciones catalanas intenta ayudar a estos animales rescatándolos de las protectoras andaluzas para darles una oportunidad de vivir y encontrar cariño. Y eso fue lo que le sucedió a Amor y a su compañero. Los trajeron a Barcelona, les desparasitaron, les dieron comida y les buscaron una familia. 
Así llegó Amor a nosotros. Ya tenía el nombre puesto en el chip, apenas sabíamos mucho de ella e Irene estaba entusiasmada con cuidar a una perrita. 


Poco a poco demostró lo maravillosa que era y sí, se ganó mi corazón porque es una perrita muy cariñosa, muy buena y muy necesitada de mimos.
Decidimos quedárnosla.
Lo pensamos bastante, un animal en casa es una gran responsabilidad para toda la familia, establecimos turnos para sacarla a pasear, decidimos cómo lo íbamos a hacer, le compramos una camita y el sábado fuimos a adoptarla legalmente.
Con el precio de la adopción está incluida una esterilización, algo necesario, según nos dijeron. Pasamos a la veterinaria, la examinó para asegurarse de que era una perrita apta para la operación, nos dieron cita para el miércoles y nos mandaron a casa.


Hasta aquí todo correcto, ¿cierto? Pues esa misma noche nos encontramos con una sorpresa que todavía me tiene un poco en shock.
Irene estaba durmiendo en casa de una amiga, así que nos pusimos la camita de Amor en nuestra habitación (normalmente duerme en la de Irene). A eso de las dos empezó a moverse, a salir de la habitación, a caminar, a volver a dormir y a hacer ruidos y jadeos.
Mi marido y yo estábamos completamente dormidos, la oíamos entre sueños. Recuerdo haber pensado de forma fugaz que la perrita tenía muchas pesadillas por su pasado. Nos advirtieron que estos perros suelen venir de lugares donde los han maltratado.
Pasamos un par de horas escuchando esos ruidos a ratos, pero medio dormidos, hasta que emitió un gruñido que nos despertó de golpe. Mi marido se acercó a la camita con la linterna del móvil y vio algo extraño al lado de la perrita. Había sangre y una cosa alargada y viscosa. Parecía un intestino. 


Abrimos la luz sobresaltados, juro que mi corazón iba a mil por hora. Respiraba mal y estaba en estado de shock. 
Tras examinarla con atención descubrimos que había tenido dos cachorros. ¡Flipante! ¡Nadie nos dijo que estaba embarazada! ¡Y era nuestra primera perra! Uno de ellos estaba recubierto por la placenta y no respiraba. Mi marido ayudó a su madre a romperla para reanimarlo y ella lo hizo a base de lametazos.
Tras la impresión decidimos llamar a un veterinario de guardia que San Google nos proporcionó y seguimos sus indicaciones. 
Ahora mi familia ha crecido y me voy a ir al veterinario a averiguar qué debemos hacer. Pero creo que tardaré un tiempo en recuperarme del todo de ese susto…
Este fin de semana ha salido una nueva reseña de Un día más sin tien el blog El viaje por un libro (enlace). Es alucinante saber que a un año de su publicación sigue leyéndose y cosechando buenas críticas. ¡Os invito a descubrir la opinión de Marta!
¡Feliz día! J

2 comentarios:

Mi vida sin ti

9:34 Pat Casalà 3 Comments


¡Buenos días! Esta noche apenas he conseguido conciliar el sueño y es que a veces me cuesta enfrentarme a según qué situaciones con la entereza necesaria para avanzar en la dirección correcta.
Por suerte al día siguiente veo las cosas desde otro prisma mejor. La luz de la mañana es perfecta para acompañarme y darme una visión positiva. ¡Hoy es viernes!
Quiero hablaros un poco de Mi vida sin ti, una buena lectura para el fin de semana.


Escribir una serie de libros tan larga como Sin ti sin bajar el listón es difícil porque los tres primeros libros eran muy intensos. Cuando inicié el cuarto lo hice con una idea diferente a la historia final, pero me encantó el resultado porque introduje muchas subtramas interesantes y llenas de misterio.
Plantear la relación entre Steff y Swan para el quinto fue importante a la hora de escribir Cuando estoy sin ti porque la situación era demasiado parecida a la de Zack y Julia y no tenía intención de escribir algo parecido.
A veces son los propios protagonistas quienes me muestran el camino. Ellos crecen en mi mente, se apoderan de mis emociones y las llevan hacia un lugar concreto desatándolas como si fueran un huracán capaz de arrasar con todo.


L
a personalidad de Swan la tenía muy definida. Es un hombre temperamental, lleno de pasión y con un pasado doloroso. Le cuesta superar lo de Tess, pero es suficientemente maduro para entender que no puede seguir al lado de Steff por culpa de los mil obstáculos que le separan. Por eso toma una decisión difícil al final del cuarto libro y se enfrenta a ella al principio del quinto.
Steff lo ha pasado mal en su vida, ha ido de una casa de acogida a otra sin encontrar la estabilidad y cuando al fin tiene la posibilidad de establecerse en un lugar, va y se enamora de su hermano de acogida, que encima es trece años mayor que ella y militar. Su forma de ser es enérgica, impulsiva, llena de chispa, con una visión tan entusiasta de la vida y una terquedad que la convierte en una mujer muy pasional.




El choque entre ellos era evidente cuando esbocé la novela y la pasión desbordante y esa forma de acercarse con peleas secretos que saldrán a la luz y las escenas eróticas. Su carácter me llevó ahí, me enredó en esa trama subida de tono y me ayudó a darles una historia con un sobresalto final que le viene como anillo al dedo a la siguiente novela. La última. Esa con la que me tocará despedirme de ellos para siempre y que al final se convirtió en un thriller en toda regla.  


Lara, la administradora del blog Between us, ayer publicó una reseña (enlace). Me hace ilusión que haya descrito a Steff y a Swan tal como yo los concebí porque a veces las lectoras no los sienten igual. Es cierto, al escribirla intenté mostrar que a veces un hombre de treinta años puede comportarse como un crío y que una chica de dieciocho también tiene la capacidad de mostrar una forma de actuar más adulta, más madura. También intenté poner introspección, ya que en este caso no era una historia que se gestara en esta novela. Ellos ya estaban enamorados desde el final de la otra y no podían olvidarse. Por eso su forma de actuar es diferente, no tiene el misterio de conocerse, solo de su relación sobrevivirá a los secretos y al paso del tiempo.
Me encantaría que la leyerais.
¡Feliz día! J

3 comentarios:

Un poquito del Nora

9:09 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Prometí una crónica detallada del Nora, pero soy un poco desastre a la hora de hacer fotos y de explicar cada momento. Parece mentira que alguien con la capacidad de escribir acerca de historias inventadas sea tan incapaz de darle vida a su realidad en el papel, pero así soy yo… ¡Odio cómo salgo en las fotos!
Asistir al Nora fue increíble, me lo pasé genial con mil personas que conocí, otras que se acercaron a pedirme una firma en el libro, incluso conocí por fin a Melisa, una lectora con quien hablo mucho por chat y que me regaló una preciosa cajita de música hecha a mano y un collar que llevo con muchísimo orgullo.


Una de las mejores experiencias fue compartir mi tiempo con los compañeros de Red Apple Ediciones y también con Ainhoa y Patricia. Fue un día emocionante, lleno de instantes y con una mesa de lo más interesante, aunque algunas de las preguntas fueran difíciles de contestar.
Al salir me vinieron a buscar mis amigas para iniciar unos días de visitas a Cantabria, de risas, de conversaciones, de momentos para guardar en la memoria como pequeños tesoros porque por primera vez en mucho tiempo me he sentido libre para ser yo misma, para disfrutar con la compañía y para no pararme a medir mis sentimientos ni mis palabras.


Y ahora estoy aquí, frente al ordenador, sin saber muy bien hacia dónde conducen mis cavilaciones ni si quiero darle una dimensión racional a las mil ideas que bullen en mi mente.
Estoy acabando una novela, o como mínimo decidiendo si será cómo la idee o cambiará un poco. Mi idea era una bilogía, pero quizás no es una buena idea… No lo sé, por eso ahora que tengo hilvanada la primera parte no tengo claro si escribir la segunda en un mismo tomo o separarlas.
¿Me odiaríais mucho si os diera un final del estilo de CDTEAT? Porque eso es lo que plantea mi cabeza y lo que quiere hacer… Además, por primera vez he conseguido reducir el número de páginas.


Le seguiré dando vueltas mientras corrijo lo escrito y le doy forma a algunas consideraciones que he anotado mentalmente. Ya veremos qué decido y hacia dónde conducen mis decisiones.
Ayer salió otra reseña de #CDTEAT en el blog Libros entre estrellas (enlace). Poco a poco veo cómo la red se llena de opiniones, a cuál más diversa, y me emociona cuando descubro ilusión en las palabras de las bloggers, aunque a veces duelan sus palabras. En este caso le ha gustado y eso es una sonrisa asegurada.


El sábado en el Nora abordamos la cuestión de cómo nos sientan las reseñas negativas y, a pesar de estar de acuerdo con que todo el mundo tiene derecho a opinar si lo hace desde el respeto, no os engañaré, una mala opinión sienta mal porque en cada libro los autores dejamos un pedacito de nuestra alma.
¡feliz día! J

0 comentarios:

De la A a la Z - ¡La G!

9:39 Pat Casalà 4 Comments


¡Buenos días! Ayer regresé a casa tras tres magníficos días acompañada de amigas, con un evento literario maravilloso, el Nora (mañana habrá una crónica detallada) y mucho turismo.
Vengo con las pilas recargadas y muchos deseos de pasarme horas trabajando, escribiendo, leyendo y descubriendo vuestros comentarios sobre mis libros. ¡De eso hubo mucho! ¡Fue espectacular!
¿Vamos al lío? Con la letra G fue bastante instantáneo porque no me costó casi nada decidir mis preferencias.

Una canción



Hace tiempo que tengo en mis pendientes ver una serie que seguro me encantaría: Glee. A ver si hay suerte y algún día la cuelgan en Netflix para sumergirme en su historia, pero de momento me queda Get it right una de mois canciones preferidas, de esas que se me meten en la piel y consiguen regalarme mil emociones necesarias para escribir y darle consistencia a las escenas.
La descubrí mientras escribía Contradirección, sin frenos y sin ti y durante un par de semanas la escuché en bucle, encontrando en ella ese tono que requería el final de la serie, los sentimientos de Kris, de Luke, de Dennis, las decisiones de cada uno de ellos. Todavía ahora me emociona escucharla.

Una película



Os doy una pista… Bueno dos… Danny Zuko y Sandy Olsson, ¿os suenen estos dos nombres? Si vuestra respuesta es no y fuisteis a EGB mi siguiente pregunta sería: ¿qué clase de juventud has tenido? Porque Grease es una de las películas más famosas de la historia y en su momento se convirtió en una revolución increíble, con millones de espectadores y un sinfín de emociones a flor de piel.
En realidad es la típica historia de novela romántica. Chico macarra conoce a chica fina, se enamoran, superan mil obstáculos y acaban juntos. Pero lo diferente eran los bailes, las canciones originales, esa forma en la que nos presentaron a los personajes… Creo que es una de las películas que más me han tocado el corazoncito.

Una serie


Soy adicta a las series New Adult. Quizás por eso también leo ese género y lo escribo. Me encanta ver cómo los jóvenes viven su primer amor, cómo afrontan los cambios en su vida a esa edad y todo lo que les rodea. A veces pienso que es una necesidad de regresar a ese instante en el que las hormonas estaban disparadas y todo se sentía en estéreo.
Gossip girl me mantuvo enganchada a la televisión durante meses. Me vi todas las temporadas de una tacada y me enamoré de Blair y Chuck, deseé descubrir quién era la administradora de ese blog que difundía los chismes, me quedé enganchadísima a la relación de Dan y Serena y disfruté un montón con cada uno de los episodios.

Un libro



Kim Holden no acabó de convencerme con Bright Side, sin embargo Gus, la continuación, me tocó la fibra sensible ya que él fue un gran descubrimiento y las heridas que arrastraba Scout me tocaron la fibra sensible. No paré hasta descubrir el final de la historia y esta vez, como mínimo, no había miles de desgracias encadenadas para uno de los protagonistas, así que la disfruté muchísimo.

Estos últimos días han aparecido dos reseñas alucinantes, de esas que me hacen saber por qué sigo escribiendo. El primero es de Cuando estoy sin ti, en el blog Estoy entre páginas (enlace) y el otro de Un día más sin ti en el blog Leo la lluvia la caer (enlace).
¡Feliz día! J

4 comentarios:

Amigas

9:49 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! En pocas horas cojo un vuelo a Santander para asistir al Nora mañana y pasar dos días más con amigas.
Todavía ahora me cuesta pronunciarlo con todas las letras y sentirlo de verdad. Amigas. A veces es difícil enfrentarse al pasado, descubrir una estela de momentos ansiosos, decir en voz alta lo que sucedió y encontrar el punto justo de la culpabilidad en ambos sentidos. Pero por suerte he recorrido un larguísimo camino, he desnudado mi alma muchas veces en las novelas y he afrontado de la mejor forma posible los reveses del pasado.


La amistad era un término oscuro para mí hasta hace unos años y en los últimos ocho meses le he dado una nueva y apasionante dimensión. Porque sí, al fin puedo afirmar sin miedo a equivocarme que tengo amigas, de las de verdad, de las que me quieren por lo que soy, no por lo que debería ser, de las que me aceptan con mis defectos y mis virtudes y con las que me siento yo misma.
Ser diferente no es fácil cuando eres una niña. Diferente no es rara ni nada parecido. Es simplemente que sientes y piensas de una forma distinta a la mayoría de los otros niños. Pero a esa edad eso se convierte en un estigma que acaba cristalizando en cuchillos afilados contra tu corazón.
¿Cuántas veces hemos escuchado la palabra bullying y nos hace estremecer? ¿De quién es la culpa? ¿Se lo merece la víctima?


Durante muchos años esas preguntas me ahogaban con la necesidad de darle una dimensión real a las respuestas, de entenderlas y de entenderme a mí misma, de comprender esas heridas que quedaron asidas al alma y me hacen vulnerable a veces, esas que durante demasiado tiempo me impedían respirar cada vez que me daba en una relación de amistad. Porque creo que la secuela más dura de ser diferente de niña y de pasar por situaciones dolorosas es la baja autoestima que te queda después, esa que se ensaña contigo cuando te enfrentas a nuevos retos, sobre todo en el pantanoso mundo de la amistad.
Escribir fue mi terapia. Exorcizar mis demonios a través de volcar todos y cada uno de mis sentimientos en las historias me ha ayudado muchísimo, compartir con las que ahora puedo considerar amigas verdaderas mis escritos me ha dado alas para resurgir de esas cenizas que en el pasado se ensañaron con mi corazón.


Desde que en septiembre me fui a Hamburgo a ver a Mabel he ido dándome cuenta de cómo he cambiado estos últimos años, de cómo crear lazos verdaderos me ha ayudado a madurar en muchos aspectos, a reconciliarme conmigo misma, a no esconder esas diferencias con los demás y a quererme como soy.
Quizás algún día sea capaz de darle consistencia a esas experiencias en un libro, hasta la fecha no he podido porque me ayuda más escribir sobre cómo concibo yo la amistad, cómo la construyo cada día con mis verdaderas amigas y cómo el dar y recibir no se convierte en algo unidireccional y dañino.


Muchas veces doy las gracias a esas amigas que me quieren de verdad. Les doy las gracias por darme una oportunidad de ser yo misma, de aceptarme aunque sea obsesionada con The Royals, frustrada a veces porque no se vende, con esa manía con los capicúa, llena de sentimientos que explotan con facilidad llenando mi cuerpo de emociones diversas, adicta a ponerles trocitos de las novelas por el chat sin darles pistas de a cuál de ellas pertenece, apasionada por ver una y otra vez la misma serie, los resúmenes de YouTube y los episodios hasta aprenderme los diálogos de memoria, adepta a los libros, tanto que a veces pierdo la noción del tiempo y me acabo uno en apenas un día, una tarde o incluso una noche.


Nunca dejaré de agradecerles sus lecturas, su cercanía y su forma de integrarme en su mundo sin pedir nada a cambio, de hacerme sentir tan yo que no me cuesta decirles la verdad sobre mi interior. Pero también soy feliz conmigo misma porque a veces darse de verdad, quitarse complejos, deshacerse de las cadenas que te reprimen convirtiéndote en una versión reducida de tu realidad es el primer paso para abrir tu corazón y salir del círculo vicioso que te hace apartarte de los demás.
Ahora veo claro que esa evolución de Lúa en Un último día conmigo de la que habla la administradora del blog Books of the night (enlace) contiene mucho de mi propia historia, muchísimo más de lo que pensaba cuando la escribí. Y también Aurora con sus miedos. Y muchísimo Marta Noguera. Porque para escribir hay que abrirse en canal, acceder a tu alma y desnudarla aunque sea a trocitos.
¡Feliz día! J

0 comentarios:

Caerse y levantarse

9:49 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Me he despertado un poco filosófica hoy, con ganas de pararme unos segundos para mirar hacia atrás y analizar el camino recorrido hasta mi ahora. A veces es agradable hacerlo, incluso necesario porque mientras andamos hacia un futuro incierto vamos evolucionando, encontrando nuevos retos y dejando en el pasado un sinfín de decisiones y de versiones de uno mismo.
Caerse y levantarse forma parte del proceso. Es algo difícil a veces, doloroso incluso, pero también lleno de una plenitud necesaria para avanzar con las enseñanzas de esos momentos.
Cierro los ojos y vuelvo a esa coraza de una jovencita llena de ilusiones, con una mochila cargada de sueños y la emoción de recorrer el páramo yermo de obstáculos hacia mi meta.


Me recuerdo sentada en esa roca de Calella de Palafrugell que un día muy lejano le cedí a Marta Noguera para escribir su historia en El secreto de las cuartetas, con una libreta en la mano, una pluma Mont Blanc que mi padre me regaló tras insistirle mucho y mis palabras emborronando el cuaderno, desnudándome por dentro, creando muchas historias colmadas de sentimientos.
Tenía la certeza de que escribir con esa pluma granate a la que adoraba y perdí al crecer podía concederme el milagro de alcanzar mis sueños.
No tenía ni idea de estructuras de escritura, de narradores, de ritmos ni de nada parecido a la técnica narrativa. Escribía por instinto, por necesidad, por impulso. No estaba completa si no encontraba una salida a esas mil historias que mi mente incansable tejía a todas horas.


En Barcelona llevaba siempre una de mis libretas Enri de color granate, con espiral metálico, escondida entre mis cosas y escribía en secreto, cuando tenía un instante de soledad. Tardé demasiados años en compartir mi pasión, mis deseos, mis sueños y fue para sentir una dolorosa decepción.  
Las llamas quemaron la mayoría de cuadernos en una fogata de San Juan días después de escuchar las palabras de mi profesora de lengua de tercero de BUP, la única a la que confié mi vocación secreta y tiró por el suelo todos mis deseos. Soy disléxica, tenía un problema grave de lectoescritura y en esos instantes no existían los programas como el Word que corregían automáticamente las faltas. Su discurso dinamitó mi autoestima haciéndome elegir otro camino y renunciar a mi vocación.


Ahora, cuando echo la vista atrás descubro cómo esa realidad se ha ocupado de dirigir algunas de mis decisiones futuras porque la inseguridad causada por ese instante de inflexión destrozó mis esperanzas y lo que es peor, la credibilidad en mí misma. Y estoy convencida que capitaneó mi época negra porque cuando empecé a escribir sentía la necesidad constante de demostrar que mi profesora se equivocaba, que no tenía razón, que yo podía escribir.
Luché tanto por superar los problemas ortográficos, estudié tanto para aprender la técnica y mejorar mis escritos, me impliqué tanto que no podía asumir las dificultades de conseguir ver mis novelas publicadas.


Cuando me enfrento a reseñas siempre sale esa parte de mi pasado, asoma por mi estómago, agarrotándolo porque la espinilla de ver cómo tus sueños se desmigajan hasta clavarse en tu corazón como si fueran puntas de puñal nunca desaparece ni se desvanece del todo. Y las negativas duelen, pero las positivas son mi energía positiva, el subidón de autoestima capaz de hacerme sentir que vale la pena seguir luchando y no decaer nunca.
Ayer Ester, del blog Reading without stopping, publicó una reseña preciosa de Cuando estoy sin ti (enlace). Siento su emoción en las palabras, cómo he conseguido tocar su fibra sensible y me emociono porque le da sentido a mi ilusión por seguir creando historias.
¡Feliz día! J  


2 comentarios:

¿Y ahora qué hago yo con mi vida?

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Ayer os decía que quería titular así esta entrada, pero me lo estaba replanteando. Y sí, es cierto, no quería escribirlo porque ayer me quedé en estado de shock después de ese final de temporada y más cuando hace un tiempo los rumores de una no renovación de The Royals para una season 5 son bastante insistentes. Pero al final me he dado cuenta de que necesito dejar constancia de esa realidad que me estresa.


El ¿y ahora qué hago yo con mi vida? va en serio, muy en serio. No puedo buscar spoilers porque todavía no sé si la serie va a continuar y me da rabia porque ese final me disgusta muy mucho. ¡Necesito más!
Quizás sea un frikie como se empeñan en etiquetarme en la oficina. Ayer me levanté una hora antes para poder ver el episodio como cada uno de los últimos lunes. Lo hago porque soy incapaz de no ver los spoilers durante el día y quiero una visión virgen del episodio.
El de ayer contenía una tensión implacable hasta el último momento, ese en el que me quedé mirando la pantalla durante un rato, absorta, alucinada, incapaz de digerir esas últimas palabras de Willow.


¿En serio? Todavía me lo pregunto.
Por la tarde lo volví a ver con subtítulos en español y llené las lagunas que me faltaban para entender algunos aspectos cruciales.
Sí, suelo ver el mismo episodio como mínimo tres veces durante la semana y ahora he vuelto a empezar la temporada cuatro con mi marido, traducida al español. Y en cada una de mis visualizaciones descubro nuevos detalles que me ayudan a amar todavía más la serie.


En el chat común con mis amigas serieadictas como yo vamos a pasarnos un tiempo comentando este final, lo sé. Pero no saber si habrá continuación, quedarnos con ese destino de Robert a pesar de haber tenido nuestro momento #Jaspenor rosa pastel, no saber qué le pasará a Kathlyn, a qué vienen esas reapariciones, cuál es el destino de James Hill, de Liam, de la reina, de Cyrus, de Len, de Jasper…   
Son demasiadas incógnitas para dejarlas en el aire y no entiendo por qué no nos dicen si hay o no renovación. Y si no la hay estoy tentada a escribir un Fan Fiction en Wattpad para quitarme la espinilla.



Mi mente parece un hervidero de ideas. Siempre me pasa cuando una serie o una película o un libro me dejan con ganas de más, sigo con la historia en mi imaginación, la desarrollo, invento teorías…
Espero encontrar pronto un anuncio en un sentido u otro y ver hacia dónde encamino mis pasos serófilos para sacar el título de mi futuro próximo.
¡Feliz día! J
  

2 comentarios:

De la A a la Z. La F.

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Esta mañana me he levantado muy pronto para ver el final de temporada de una de mis series favoritas (vale, de la favorita del mundo mundial) y se me ha quedado cara de tonta con ese final. De verdad, pensaba poner mañana una entrada llamada ¿y ahora que voy a hacer con mi vida? Pero no sé ni si volveré a ver el capítulo y menos si no hay temporada cinco. No me ha gustado, me ha dejado enfadada y esperaba fuegos artificiales, la verdad.
Vamos a la entrada de hoy. Toca la letra F y esta ha sido súper fácil, la verdad.

Una Serie



La fama cuesta y aquí vais a empezar a pagar con sudor.
Es La Frase, así, en mayúsculas. ¿Quién de mi quinta no recuerda las tardes pegados al televisor viendo a los bailarines de Fama aprendiendo en la Escuela de Arte de Nueva York? Las palabras de Lydia eran el pistoletazo de salida del capítulo y era una serie que veíamos en familia, todos sentados en el sofá, felices de compartir esos momentos.
A mí me apasiona el baile y me encantaban las desventuras de los personajes, descubrir cómo aprendían, verlos luchar por superarse.

 Una película



Siguiendo con el baile llegamos a una de las películas que más veces he visto en mi vida. Flashdance. Es de la misma época que Fama y se llenaba de muchos ingredientes parecidos. Aunque Footlose, con un Kevin Bacon bailarín que me encantó y Fiebre del sábado noche, con nuestro alucinante John Travolta también compitieron por esta categoría, creo que la historia de Flashdance se merece el premio. Y la mejor escena, la última, cuando Alex se presenta ante un tribunal y ha de bailar para que la acepten en la academia. ¡Es mi preferida!

Un libro



¿Sois fans incondicionales de la serie Outlander??? Recuerdo cuando hace ocho años descubrí el primer libro. Fue como una revelación casi mística porque me encantó la historia, la pluma de la autora, su capacidad por meterme en la piel de unos personajes alucinantes y de transpórtame con ellos a una tierra lejana, atrás en el tiempo, a un lugar casi mágico.
Forastera es un libro de setecientas sesenta y ocho páginas, un tocho vamos, pero me lo leí en menos de cuatro días. Todavía no tenía lector electrónico y cuando me lo dieron fue con los otros seis de la colección publicados hasta entonces. Me los leí todos en menos de un mes. Quizás por eso soy una fan incondicional de la serie.

Una canción


En la playlist de Perdida en la niebla hay una canción muy especial para mí. For your eyes only, de la película con el mismo nombre de James Bond. Solo para tus ojos.
Cuando conocí a mi marido fue una de las primeras canciones que escuchamos juntos y un día, cuando ya llevábamos un tiempo saliendo, salió a la conversación esa típica necesidad de encontrar nuestra canción. Los dos nos giramos y decidimos esta, porque nos encantaba. Desde entonces cada vez que suena decimos: mira, nuestra canción.

El viernes salió una preciosa reseña de No puedo vivir sin ti de la mano de Blue, la administradora del blog Los mundos de Blue (enlace). Cuando leo opiniones así sé por qué me dedico a escribir. ¡Gracias por leerme!
¡Feliz día! J

2 comentarios:

La vida es bella

9:19 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Hoy cambio el karma me odia por la vida es bella, ¿ok? Y es que esta mañana me he levantado con la noticia de que al fin mi libro está a la venta y me ha hecho muchísima ilusión descubrirlo.
A ver, soy una persona con un carácter voluble, quizás por eso ayer estaba ansiosa, aunque también se ha de reconocer que cuando algo se retrasa así sabiendo que hay gente esperándolo pone de los nervios.


Esta mañana, sin embargo, cuando he abierto los ojos he visto esto (enlace) y casi salto de alegría, ya que he pasado una noche horrible por temas de trabajo y me ha alegrado descubrir que todo al final encuentra su solución.
Decir que estoy agobiada por la publicación de esta novela es ser demasiado precavida. ¡Estoy aterrada! No es como las otras de la serie, no tiene tanto tira y afloja ni unos personajes indecisos ni una trama de jugar a conocerse hasta que llega el primer beso.


En Cuando estoy sin ti ya se conocen, ya sienten el flechazo, ya tienen un primer acercamiento, pero él desaparece de escena durante un año. ¿Podrá conquistarla al regresar? ¿O el carácter fuerte de Steff lo hará complicado?
Estos dos personajes tuvieron una química especial desde el principio y a medida que avanzaba en la novela de Luke y Kristie tuve claro cuál era su desarrollo futuro, cómo iban a interactuar después de un año separados y cómo su explosividad les iba a encontrar.
El resultado… Un libro diferente, una historia donde el pasado y los traumas de ambos están presentes, pero con una carga pasional demasiado intensa, una pareja con choques constantes debido a sus formas de ser y una trama llena de intensidad en otros aspectos.


Quizás necesitaba distanciarme de la relación más melosa entre Julia y Zack, darle una vuelta de tuerca a las posibilidades de la romántica, descubrir cómo dos protagonistas con ese carácter tan fuerte pueden vencer los obstáculos y las barreras que les separan y explorar su pasión con esa fuerza arrolladora que me atrapó durante el tiempo de escritura.
Y sí, tengo un miedo atroz a ese cambio en la serie, a esa historia que a mí me pareció intensa. ¿Y si no les gusta a las lectoras? ¿Y si la encuentran demasiado fuerte? ¿Y si echan de menos el tira y afloja?


Supongo que esta clase de miedos son lógicos al encontrarme con una nueva publicación.  Solo he de aprender a controlarlos y todo saldrá bien.
Por suerte siguen apareciendo reseñas de mis libros y muchas son buenas, como esta de No puedo vivir sin ti en el blog Interpretadoras de letras (enlace). Para mí fue la novela más intensa de escritura y me alegra haber llegado al corazoncito de algunas lectoras. Aunque me da pena dejar atrás a Julia y a Zack… Y sí, el final es duro, pero da pie al resto de la serie.
¡Feliz día! J

0 comentarios:

Estoy segura de que el karma me odia

9:39 Pat Casalà 0 Comments


¡Buenos días! Estoy segura de que el karma me odia. Vale, esta frase es de Mi vida sin ti, se la dice Kristie a Steff en un momento importante para ellas, tras una confesión que da demasiadas pistas acerca de los sentimientos de la hermana mayor y quizás de cómo va a seguir su vida.
Pues ahora la hago mía porque no entiendo cómo tengo tan mala suerte en mis últimas publicaciones. No puedo vivir sin ti tardó meses en llegar en papel, Cuando estoy sin ti no conseguimos que aparezca en Nubico y ahora Mi vida sin ti también parece gafada…  
Ayer debía salir la quinta de la #SerieSinti a la venta, la de Steff y Swan, la que más quebraderos de cabeza me ha creado porque me costó mucho tiempo estar convencida de la historia y la reescribí hasta la saciedad. Es una historia más subidita de tono, más llena de pasión, más complicada e escribir. Quizás por eso estoy más nerviosa con ella.


Me levanté emocionada, cada publicación es como tirar una moneda al aire y ver si va a salir cara (¿le digo a Siri que tire una moneda como Julia? #CDTEAT #NPVST #Zaclia). Pero las horas pasaron con mil mensajes preguntándome por la novela y sin su aparición en Amazon.
Cuando pregunté a la editorial me explicaron que el archivo estaba procesándose y que durante un par de días tanto la Web como el correo de prensa, desde donde lanzan la promoción y gestionan las colaboraciones, iban a estar en mantenimiento.
Y aquí estoy yo el día después, sin rastros de la publicación en Amazon, sin promoción, sin colaboraciones y sin poder contestar con una fecha exacta en la que Mi vida sin ti estará a la venta. En principio saldrá durante el día de hoy, pero como el karma me odia no tengo claro cuándo será.
¿Os apetece volver a leer la sinopsis?



Ha pasado un año desde que Swan y Steff se separaron tras una amarga discusión. Entre ellos existía una atracción de alto voltaje, nada impedía que se enzarzaran en batallas verbales cada vez más crudas y acabaran besándose con una pasión desbordante. Pero Swan se frenaba a tiempo, antes de cometer una locura porque había demasiados obstáculos insalvables.
Sabe que hizo lo correcto, pero no ha pasado ni un solo día sin que esa decisión le pesara. La desea, la recuerda a cada segundo con una necesidad furiosa de tenerla y no puede renunciar a ella ni un día más. No sabe si podrá recuperarla y eso le desgarra el alma.
Durante su año en California ha conseguido dejar atrás la caída libre autodestructiva en la que se sumió al perder a Tess, sus sesiones cada vez más duras de sexo, las peleas y el alcohol. Ahora está dispuesto a ir a por Steff, cueste lo que cueste. Y nada le detendrá.
Cuando el destino les reúne de nuevo en un concierto de la banda de Julia, ella se muestra irritada y sin deseos de perdonarle a pesar de su creciente atracción hacia él y del deseo descontrolado que la posee al verlo. La tensión sexual entre ellos reaparece con fiereza, acercándoles, dejándoles claro que a pesar del tiempo transcurrido siguen deseándose y arrastrándolos por las turbulentas aguas de la pasión.

¿Y unas cuantas frases de la novela para animaros a esperarla con más ansia?



«—No cambies de tema… —Me coloca un mechón tras la oreja—. ¿Vas a comportarte cuándo vuelva Swan? Necesito saber que la cena de bienvenida o la fiesta o cualquier celebración familiar a partir de ahora no se convertirá en un ring entre los dos.
—Voy a ser una niña buena. —Le pongo morritos deshaciéndome de los últimos vestigios de su recuerdo—. Prometo no hablarle a Swan e ignorarlo durante el resto de mi vida sin poner a los demás en ningún aprieto. Seré un témpano de hielo con él y la de siempre con el resto.
—Steff… —Levanta las cejas.
—No tengo ganas de darle más vueltas. Yo quería un amor secreto, prohibido, conseguir que un tío me hiciera estremecerme y me acelerara el pulso con su presencia. Deseaba cosquillas en el estómago cuando lo viera, temblar si me rozaba y vivir la historia más bonita del mundo. Y encontré al tío de mis sueños, mi gran amor. Pasé dos meses de infarto a su lado, cada beso era como mil de otro tío y me daban igual sus idas y venidas porque sabía que tarde o temprano iba a volver a mí. —Recupero el resuello con una honda inspiración—. Pero me dejó llevándose mi idea romántica del amor».



«—He vuelto dispuesto a hacer las cosas bien contigo. —Arquea los labios en una preciosa sonrisa—. Mi vida sin ti es una mierda Steff, nunca volveré a marcharme de tu lado. Fue una de las decisiones más jodidas de mi vida porque estoy loco por ti. ¿Cómo quieres que me arrepienta de estar contigo con lo que me costó arrancarte un te quiero? No volveré a desaparecer de tu vida, a partir de ahora me voy a convertir en tu sombra. Creo que hasta me suplicarás un poco de espacio porque voy a coserme a ti».



«Suspiro con exasperación.
—¡Estoy enamorada de ese imbécil! —admito con rabia—. Quería enamorarme de un tío que me hiciera sentir cómo cada pedacito de mi cuerpo se licuaba con solo mirarle a los ojos y al encontrarlo se largó dejándome hecha una mierda. Swan me deja sin respiración, el aire de la habitación desaparece cuando él entra y no pienso en otra cosa que en llevármelo a un cuarto oscuro para arreglar lo nuestro sin hablar demasiado. ¡Pero no puedo perdonarlo así de fácil!
—¿Te oyes? —Sonríe mordiéndose el labio—. Ahora las excusas las pones tú. Ya no hay ningún problema para salir con él, solo tu tozudez. ¿Le amas de verdad?
—Más que a mi vida.
—Entonces, ¿dónde está el problema? Ha venido a por ti, vuelve a casa el lunes, no ha dejado de buscarte en toda la tarde y entre vosotros hay una tensión difícil de solucionar sin una cama. Ve a por él Steff, no dejes escapar la felicidad o te arrepentirás.
Asiento, suspiro y camino hacia la puerta del baño, a un metro hacia la izquierda.
—Pensaré en lo que me has dicho —digo antes de abrir la puerta».



Solo os dejo las preguntas del millón: ¿Podrán Steff y Swan superar el año de separación? ¿Les volverá a asaltar esa pasión de antes? ¿O se separarán sin remedio?

Espero que podáis contestarlas pronto, muy muy pronto.

¡Feliz día! J

0 comentarios: