Al son de la inspiración

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Hay instantes para recordar, otros para olvidar y algunos para emocionarse. La vida es un sinfín de situaciones diversas, con una paleta de colores tan amplia que debes disfrutar cada matiz de los momentos.
Aprender a vivir con lo que uno tiene es la mejor manera de transitar por los días con la sonrisa como compañera, si se desea o se anhela lo que no se posee es muy difícil encontrar una razón por la que ser feliz. Es una lección aprendida a base de golpes y de errores, una que jamás olvidaré.
La esencia de escribir es deshacerse en palabras, compartir los mundos imaginarios que creo con mi mente, plasmar la manera de ser de los personajes que conviven conmigo desde pequeña y darles un lugar donde experimentar las emociones que siento con ellos.
Ahora lo veo así, sé que en la literatura posiblemente no esté esa profesión que me de dinero suficiente para vivir de mis escritos, que mi manera de ganarme la vida es otra y que las novelas son un complemento esencial en mi vida, que me aportan ilusión y muchas vivencias maravillosas.
La felicidad hay que buscarla en cada parcela de tu día a día, encontrarle un rinconcito en tu mente y crearla a base de sonreír, vivir sin agobios y disfrutar sin trabas de tus logros, aunque sean pequeños.
Desencallar el agobio que me impedía descubrir el mundo maravilloso en el que vivo fue el mejor regalo que me hice a mí misma. Sonreír cada día, sentir las emociones a flor de piel, vibrar con los minutos compartidos, caminar por las jornadas sin sentir el peso de los anhelos… ¡Es una gozada!
Ayer continúe con la corrección de LME. Es una novela diferente a las que escribí con anterioridad, una llena de personalidades, de instantes, de personas. Quizás en las anteriores primaban más los hechos y menos los personajes. En esta se palpan las emociones, se extraen las maneras de ser de los protagonistas y te emocionas con sus decisiones.
Tengo una idea para escribir una nueva novela, aunque he decidido terminar el pulido de LME antes de lanzarme de cabeza a dar rienda suelta a mi imaginación. Últimamente me cuesta poco sumergirme en las tramas, escribir, darle un toque diferente a los manuscritos.
Deseo muchas cosas, los anhelos jamás me abandonarán. Tengo mil proyectos que acatar, varias novelas que revisar y otras tantas para escribir. Ahora quiero que la inspiración me lleve donde quiera, si un día me bloqueo reviso, si una tarde la historia fluye con facilidad, escribo.
¿Qué más da mi ritmo de escritura? Nadie espera las novelas ni me apremia ni es importantísimo que las acabe. Sencillamente me dejo acompañar por mis instintos, permito que sea el propio deseo de escribir el que me marque un compás, las notas de mi imaginación las que canturreen al son que les plazca. Y esa manera de encarar la vida me reporta esa felicidad quimérica que todos buscamos.
¡Feliz día! J   

You Might Also Like

2 comentarios:

  1. Un muy FELIZ día :-)

    A mí me apasiona la informática, los grupos de usuarios donde se da soporte a los problemas y dudas, les dedico todo mi tiempo y tampoco me reporta ningún beneficio... económico, ya ves, y sin embargo ahí sigo, ¿por qué? Porque es lo que me gusta y así soy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es lo que cuenta, ¡ser feliz! :-)

      Eliminar