¿A qué huelen las ilusiones?

7:07 Pat Casalà 4 Comments

       ¡Buenos días! El sol continúa luciendo en un cielo impoluto, de aquellos que tanto me ilusionan. Despertarse por la mañana y descubrir el giño alegre de los rayos de sol acariciando mi terraza me arranca una sonrisa radiante. ¡Qué bonito caminar por la vida con esa sensación de paz!
       Hay tantas cosas que me gustaría hacer, tengo tantísimos proyectos esperando en la recámara que a veces me da un miedo atroz saltar al vacío y caer de espaldas… Mi peor enemigo es el recuerdo de los días encadenados en los que únicamente anhelaba sin tocar la sombra de mis aspiraciones.
       ¿A qué huelen las ilusiones? ¿Qué despiertan en nuestro interior? No es fácil etiquetar las emociones ni darles el color adecuado para definir un estado anímico, simplemente se llenan de reacciones físicas, de sonrisas o lágrimas, de palabras atropelladas.
       Mis ilusiones huelen a lavanda fresca, a mi perfume preferido, Parisienne de Yves Saint Laurent, a la hierba recién cortada, a libros en una presentación imaginaria de una novela mía, a personas en la cola con sonrisas inolvidables, a los aromas de la ducha recién estrenada mientras tecleo con fiereza en el ordenador…
       Hay momentos en los que se convierten en pequeños cuchillos que perforan mi capacidad de sonreír… Entonces huelen a las horas de espera, de deseo, de ansiedad y se convierten en un sinfín de hedores que me obligan a arrugar la nariz.
      Cada una de mis novelas tiene un olor característico, un aroma que me lleva al mar, a las montañas, a un pueblo costero, a uno de interior… Hay momentos en los que se llenan de los perfumes de la tierra en un mercado o de las viñas en un vino o del mar en una lonja…
       Los personajes tienen su propia esencia, una que se adapta a su personalidad. Respirar esas fragancias me ayuda a componer un cúmulo de sensaciones, a caminar por un sendero con recovecos que se enfila hacia un final intenso.
       Esta mañana la casa huele a café recién hecho, a tostadas de pan con tomate preparadas con mimo, a un poquito de queso para acompañarlas. Y en unas horas el día se llenará con la brisa que entra a través de la ventana del despacho, el olor a la tinta de la impresora, a mi Rooibos de vainilla, al café de media mañana...
       Mis esperanzas ahora son como un ramo de rosas que espera en un jarrón lleno de agua a que sus pétalos se abran. Espero que lo hagan pronto y que llenen mi interior con una explosión inmensa de color…
       ¡Feliz día! J

You Might Also Like

4 comentarios:

  1. Precioso artículo, Pat. Destaco estas líneas "Mis ilusiones huelen a lavanda fresca, a mi perfume preferido, Parisienne de Yves Saint Laurent, a la hierba recién cortada, a libros en una presentación imaginaria de una novela mía, a personas en la cola con sonrisas inolvidables, a los aromas de la ducha recién estrenada mientras tecleo con fiereza en el ordenador…"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Pilar. ¡Gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar
  2. Pat, a ver si me envías un pack de ilusiones y esperanza, que ahora son un valor escaso. Veo el mundo en negro y eso es bastante molesto.
    Un abrazo. Me ha gustado ese lado de prosa poética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Igor, te mando un quilo de esas esperanzas que necesitas. Sé que a veces nos cuesta ver la parte positiva de las cosas, pero piensa que siempre están ahí. ¡Un beso! :-)

      Eliminar