La magia de los libros

7:07 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! El calor se ha instaurado en Barcelona llenándome de asfixia durante las horas diurnas. Por suerte en la oficina gozamos de un perfecto aire acondicionado, mi casa es muy fresca y tengo la suerte de contar con una piscina a la que ir algunas tardes.
Ayer cambié radicalmente mi idea de pasarme las horas libres encerrada en casa escribiendo. Esta vez voy a escribir despacio (lo digo muy en serio). Quiero dar cabida a la lectura, al sol, a los paseos a la luz del ocaso, a las conversaciones largas y a las relaciones con mis amistades. Creo que necesito regresar a un lugar donde pueda abarcar otras actividades aparte de mi frenética necesidad de aporrear las teclas.


Cierro los ojos y recuerdo la visión que tenía de niña de los escritores. Me parecían dioses, personas superiores, seres encerrados en un cuarto aislado donde daban salida a sus ideas para crear magia. Porque para mí los libros eran eso, una sucesión de encantamientos que me trasportaban con la mente a otro lugar donde me convertía en una heroína que surcaba el mundo con las emociones a flor de piel.
Cada noche me dormía soñando convertirme en uno de esos especímenes que lograban arrancarme sonrisas, lágrimas, ansiedades, ilusiones y esperanzas. Quería ser capaz de dotar las páginas de sentimiento, crear personajes con carácter definido, enredarme en las tramas, dejar volar mi imaginación más allá de los confines conocidos.


Mis historias poblaban esa mente hiperactiva de siempre, me alejaban de la gente, me poseían, me llenaban la cabeza de sensaciones, de ansiedades, de desventuras, de la emoción de ser parte de una historia y conseguir dirigir sus hilos.
A veces esa imaginación traspasaba los límites para poseerme de una forma demasiado real, como si pudiera ser parte de mis invenciones. Soñaba despierta, me convertía en esa protagonista que presidía mi inspiración y actuaba extraño. A veces demasiado.
Con los años asenté cada una de mis capacidades, conseguí dejar para el papel las historias inventadas y vivir mi vida con la emoción que merecía, centrando mi realidad, encuadrando cada uno de mis mundos en su lugar, sin interferir entre ellos más allá de unos límites.


A medida que avanzo en esta profesión descubro que nada es como me lo imaginaba. Los escritores somos personas corrientes, con vidas, familias, trabajos, ilusiones, angustias y esperanzas. Somos de carne y hueso, no hacemos magia, solo intentamos dotar las palabras del hechizo necesario para traspasar el papel y llevar al lector a vivir la aventura que ocupa nuestras mentes de forma obsesiva durante un tiempo.
Ayer salió una reseña de Un día más sin ti a la que temía (enlace). Emma, del blog Historias de algodón, fue una de las lectoras a las que Julia no le cayó bien, bastante crítica con CDTEAT y con muchos peros… Igualmente cuando la editorial me propuso mandarle la continuación decidí arriesgarme porque en la vida hay que escuchar y entender que cada uno tiene su forma de pensar, aunque duela a veces y no sea el mismo que el mío. Valió la pena. Aunque no le haya encantado parece que le ha dejado la intriga para seguir leyendo la última parte de la entrega y ha encontrado algunas cosas positivas.

¡Feliz día! J

You Might Also Like

2 comentarios:

  1. Hola!! Acabo de encontrar tu blog y me parece de lo más interesante. Ya te estoy siguiendo!! :) Si gustas pasas por el mío y si te gusta, puedes seguirme? Así nos ayudamos mutuamente, saludos


    http://caminoalleer.blogspot.cl/

    ResponderEliminar