Otro salto al vacío

7:07 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Ayer fue un día un poco estresante y lleno de sorpresas agradables. Me he pasado la noche dándole vueltas a la situación, con una emoción palpable y un sinfín de pensamientos sobre muchas realidades.
Hace años decidí apostar por dos mundos: mi carrera laboral y la literaria. Pensaba que el tiempo y el azar decidirían cómo se decantaba la balanza. Encontré un trabajo en una empresa que me permitía conciliar ambas tareas, sin renunciar a ninguna de ellas y avancé en ambos mundos.


Pasé una etapa de adaptación. Mis hijos empezaban a ir solos, ya no me necesitaban tanto como antes y podía dedicar más horas a las novelas. Tardé un poco en aceptar que mi vida tenía dos vertientes diferenciadas, pero poco a poco fui asumiendo responsabilidades en mi trabajo remunerado y el tiempo me ha llevado a un lugar increíble.
Voy a dar un salto al vacío en mi labor como directora económica de una consultoría, a aceptar dar un paso más, y siento vértigo. A la vez también me emociona la confianza depositada en mí, es como si fuera un reconocimiento a mi entrega al trabajo y me hace ilusión.


Es curioso cómo la vida me ha llevado a un instante álgido en ambas carreras. He conseguido tener dos libros publicados con editorial, a parte de los cinco autopublicados en Amazon, venderlos bien y encontrar mi género. Y, lo más importante, he conseguido escribir por amor a las historias y no con la mira puesta en los lectores.
Y soy feliz. Muy feliz.
A veces tengo algún bajón. Entonces miro atrás y me percato de los logros conseguidos. Suspiro y sonrío, con una ilusión inmensa. Estoy en un lugar mágico, donde algunos sueños cobran sentido y otros se desdibujan en la bruma de la imposibilidad, sin angustiarme como antes.


Es absurdo elegir entre las letras o los números. Puedo tener ambos mundos, dirigir unas empresas y escribir por las tardes y los fines de semana. No hay que elegir como pensaba antes ni decidirme por una faceta profesional, puedo tenerlas a ambas.
Me voy a ir al despacho con una sonrisa, mordiéndome el labio y con la emoción de iniciar una nueva etapa. Y cuando por la tarde llegue a casa seguiré con la corrección de los libros de la Serie Sin ti, prepararé cositas para la presentación de Rumbo a ninguna parte y disfrutaré del momento.
Y sí, cuando se logra ver la parte positiva de la vida la felicidad te acompaña a cada momento, consiguiendo acariciarla con las manos, mecerla entre tuis brazos y sentirla como una furiosa ráfaga de aire que revolotea tus cabellos.
Hay personas que aparecen en tu vida y te llenan de instantes maravillosos. Es el caso de Carmen, del blog Libros escondidos. Os pongo su vídeo al final de la entrada y veréis la razón de mi sonrisa. Y María Angélica no dudó en preparar un post genial (enlace).

¡Feliz día! J


You Might Also Like

2 comentarios:

  1. Te lo mereces!! Maravillosa persona, maravillosa escritora y muy seguramente una maravillosa directora en la empresa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras! ¡Un beso!

      Eliminar