Personajes

10:01 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Se despierta nublado, sin demasiada luz para alumbrar la jornada. Por suerte tengo muchas horas por delante para encontrarle hueco al desenlace de mi novela, tengo deseos incontrolables de poner el punto y final, pero quiero tomarme mi tiempo y no precipitarme.
EDP es una novela intensa, me ha costado encontrarle el tono a algunas situaciones, incluso definir a los criminales que subyacen de la trama. Por suerte he logrado no darle demasiadas vueltas de tuerca a la historia y cerrarla con la emoción justa para no desenganchar al lector (o como mínimo es lo que me parece).
Ha llegado la hora de aparcar por un tiempo los crímenes sangrientos y de buscar otra vía de escritura. Quizás algo más sentimental, con lazos familiares complicados, con algún misterio en el pasado, con unos toques bélicos… ¡Ufff! No sé, algo distinto. A ver si esta vez mi cabeza se entera de que se acabaron los asesinos…
Es preciosa la vida cuando la miras desde una perspectiva correcta, maravilloso el arte de escribir cuando en él desnudas tu alma y los sentimientos que te invaden al sentir las ideas crecer en tu interior. Estoy en una fase de alabanza hacia lo que tengo y de emoción al pasarme horas escribiendo. Es fabuloso saber que mi creatividad encuentra una manera de llegar al papel y transformarse en historias.
Hay instantes en los que echo la vista atrás para recordar las vicisitudes de mis personajes, una de mis tristezas es decirles adiós cuando termino su historia. Durante unos meses forman parte de mí, entran en un círculo intenso que me acompaña cada día y que me llena de emociones. Les hago vibrar, reír, llorar, caminar por el laberinto de tramas que mi mente elabora con facilidad, y aprendo a entenderlos, a ahondar en su forma de ser, a verlos desde cualquier ángulo. Y de repente pongo un punto y final, y los pierdo para siempre.
Suerte que enseguida pongo a mi cabeza a trabajar en otra novela y vuelvo a sentir la corriente eléctrica que me invade cuando descubro los nuevos personajes que morarán en las páginas. Ahora defino a Júlia, la próxima mujer a la que daré vida cuando Jessie y Noah formen parte de un manuscrito terminado.
Hoy tengo una comida familiar para celebrar el cumpleaños de mi hermana, es mi heroína en la vida real, una mujer capaz de salir de un pozo oscuro con una sonrisa y de no dejarse llevar por la mala racha que atravesó. ¡Me alegra saber que la vida le sonríe! Esperemos ese guiño del sol en algún momento para ratificar su felicidad.
¡Feliz día! J


You Might Also Like

2 comentarios:

  1. ¿De qué planeta eres? ¿Cómo puedes hacer tantas cosas a la vez y hacerlas de manera impecable? Sinceramente seguirte el ritmo es una tarea imposible .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, solo es cuestión de organización… :-)

      Eliminar