¡Vacaciones en el mar!

17:50 Pat Casalà 6 Comments


¡Hola! ¡Cuánto tiempo desparecida de la escena telemática! Aunque he de admitir que ha valido la pena. Descanso, lectura, tranquilidad y absoluta paz… Es la primera vez en diez años que paso tantos días alejada de un portátil, y me ha gustado… Aunque en momentos de ocio he echado de menos mis novelas…
¡Qué ilusión volver a teclear en mi portátil recién arreglado! ¡El teclado nuevo va a las mil maravillas! Me ha costado dos días reanudar mi escritura, dos días más de lo previsto, pero creo que mi cura de desintoxicación informática ha calado fuerte en mi interior. ¡Lo mejor de todo es que el libro se ha vendido algo sin necesidad de promoción! ¡Y que varias personas de Twitter han ayudado a que El Secreto de las Cuartetas no muriera en el olvido! ¡Gracias a todos!!! ¡Y en especial a  Mercedes!!!
Os preguntaréis cómo he aguantado tanto sin abrir Facebook, Twitter, Amazon… ¡Pues la respuesta es sencillísima! Me he embarcado en un crucero con toda mi familia política para navegar por las aguas de cuatro maravillosos países: Italia, Grecia, Turquía y Croacia. ¡Vacaciones en el mar en toda regla!
En el Costa Favolosa la conexión a Internet vale 10 euros la hora… ¡Y encima es vía satélite y va lentísima! Sí, la probé, rompí parcialmente mi promesa y pagué una hora, aunque con el rato que tardaba en cargar la página de Amazon y bajar el correo sólo tuve tiempo de ver las ventas y leer los emails. ¡Y no me asomé a ninguna de las redes sociales ni me acerqué al blog! Una promesa es una promesa… La falta de mi portátil, lo fui a recoger ayer en el servicio técnico, ayudó muchísimo a que me acercara a la lectura y me apartara de la escritura. ¡Aunque me hubiera encantado tenerlo!
No os expliqué mi intención de embarcarme en un crucero para mantener el misterio hasta este momento… ¡Me encantará relataros experiencias, sensaciones y emociones! Ha sido una semana intensa, con muchas visitas, muchas novedades y mucha comida… ¡Jajajajaja! Desde luego un crucero es imposible no engordar. Hay buffets constantes, seis platos de cena (aunque yo sólo pedía dos y el postre), pizza a todas horas, merienda, frutas bañadas con chocolate, snacks servidos con todos los cócteles o refrescos, resopó (o sea, un impresionante buffet a las 00:00 por si te quedaban con apetito…), una panicoteca… ¡Ufffff! ¡No soy capaz de pesarme! Creo que rompería la báscula…
Pero vamos por partes, ¿os parece? Durante unos días convertiré el blog en una especie de diario de a bordo. Esta última semana no he escrito ni un párrafo, pero sí he guardado las impresiones para compartirlas con todos vosotros. ¡Me hacía mucha ilusión recordar cada minuto y dejar una constancia escrita de mis percepciones!
La idea del crucero familiar tomó forma hace un par de meses. Era una manera de apoyar a mi suegra en el primer verano de viuda y de compartir una experiencia intensa con toda la familia, reuniendo hijos, nueras y nietos bajo un hotel flotante. Barajamos varios destinos y fechas, hay tanta oferta que es muy difícil decidirse. Al final optamos por el Costa Favolosa, un transatlántico que parte de Venecia con escalas en Bari, Katakolon (puerto griego cercano a Olimpia), Esmirnia (puerto turco cercando a Éfeso),  Estambul y Dubrovnik.
El domingo cinco de agosto el despertador sonó a las 04:00 de la madrugada. ¡Vaya madrugón! Me arrastré literalmente hasta la ducha, me vestí, acabé de cerrar la maleta y salí a la portería acompañada de mi marido y mis hijos. ¡Estábamos ojerosos, cansados y emocionados!
Me impresionó la cantidad de gente que puebla el aeropuerto de El Prat a esas horas mañaneras. ¡Hicimos una hora y cuarto de cola en los mostradores de la compañía aérea Vueling! Yo que quería desayunar en el aeropuerto… Una vez facturadas las maletas contamos con el tiempo justo de pasar el control de pasaportes, correr por los pasillos y entrar en el avión. ¡Formábamos un grupo de trece personas entusiasmadas con pasar unas vacaciones en al mar! Me dio mucha pena que el hermano mediano de mi marido se quedara en tierra con su mujer por asuntos de salud, aunque nos llevamos a sus tres hijos…
El vuelo transcurrió deprisa entre las letras de mi Kindle. La chica de facturación nos separó a todos y no nos puso ni por parejas… ¡A las 9:00 llegamos al aeropuerto Marco Polo de Venecia sin comer nada! Estábamos famélicos cuando subimos al autocar que nos llevó al puerto, seguíamos muertos de hambre al dejar las maletas en la consigna y hacer la cola del vaporeto que nos llevó hasta la plaza San Marcos, donde caminamos bajo un sol abrasador, admirando monumentos, respirando el aroma del romanticismo, tocando el tacto de la ciudad de los canales…
¡Mañana os contaré si al final desayunamos! ¡Feliz día!
  

You Might Also Like

6 comentarios:

  1. :-) ¡Qué alegría verte de nuevo a tope de actividad!
    Y enhorabuena por haber recuperado el portátil, ¡qué lo disfrutes!
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Pilar!!! Me hace ilusión volver a escribir, pero estos días de descanso me han sentado de maravilla...
      ¡BESOSSS!

      Eliminar
  2. Pat !!! Puc venir l'any que vé amb tu ??? :-)
    Disfruta !!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si l'any que ve podem repetir compto amb tu! Petons!!

      Eliminar
  3. Querida Pat, que se me va el barco... Entro por aquí y tan rápido vas que me pierdo las visitas. Te sigo. Me apunto al crucero.
    ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida!!! Vamos a navegar por las aguas del Mediterráneo...

      Eliminar