¿Queréis vivir una aventura?

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Sigue lloviendo… Grrrrrrrr. Hoy toca volver a la vida real, y es que dos días de escritura, películas y tranquilidad dan mucho de sí. La trama se plasma sola, es como si anidara en mi interior y necesitara salir.
     Hay momentos en la vida para luchar y otros para disfrutar. Me ha costado demasiados años encontrar el punto de equilibrio a la hora de escribir y creo que eso se nota en las últimas novelas. Quizás he madurado sin darme cuenta o simplemente he superado la ansiedad y la obsesión de dedicarme a la escritura.       Ahora simplemente escribo por emoción, por impulso y por necesidad.
     Sin la meta inalcanzable de vivir de mis libros, dedicada a la escritura de mi novena novela y con la emoción de continuar con un thriller psicológico que me tiene absorbida, vivo muchísimo mejor. Ufffffff, lo único malo es que mi cabeza no desenchufa, que sigue viviendo las aventuras de mis personajes y llenándome con sus sentimientos.
     Antes escribía sobre temas paranormales porque no me sentía preparada para darle realismo a los textos. Es más fácil describir a una vidente o a una chica con poderes mentales que a alguien de carne y hueso, con sentimientos reales y traumas pasados.
     Meterme en la mente del asesino es algo complicado a veces. Sin embargo ahora fluye solo, como si necesitara encontrar una vía de escape a años de visualización de series y películas policíacas y de lecturas en la misma línea. Mi hermana dice que estoy fatal cuando le cuento cómo piensa mi asesino, incluso se horroriza de que tenga esas ideas en la cabeza. Pero perro ladrador, poco mordedor…
     Recuerdo cuando escribía La Baraja y mi homicida utilizaba un cuchillo para acabar con sus víctimas, cada vez que mi marido me veía con uno en la mano se apartaba diciendo: «¡me das miedo!».
     Mirar a la cara a los sentimientos pasados, encontrar la senda que los plasme en el papel, sacar jugo a las experiencias y vivir una aventura es parte de la escritura. Divertirse, sentir esas cosquillas en los dedos y en el estómago, el hormigueo de la piel sensible mientras describes, el miedo cuando te adentras en las profundidades insondables de una persona con la capacidad de matar, el horror cuando tomas posesión de la víctima o la angustia cuando ves que alguien está en peligro son facetas indispensables para dotar de realismo las escenas.
     Hay momentos en los que lloro, otros en los que sonrío y muchas veces hablo sola mientras camino por la calle o voy en moto. Esas frases que pronuncio son las veces de mis personajes que se adueñan de mi mente. Y así es mi vida: intensa, maravillosa, increíble.
     ¡Qué ganas tengo de que llegue la noche! Tengo una cita fantástica con la novela. ¿Qué os depara el día a vosotros?
     ¡Feliz lunes! J

2 comentarios:

Un sábado redondo

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! ¿No estamos en primavera? ¡Qué manera de llover! Grrrrrrr, lleva dos días sin parar. Me pregunto cuánta agua contienen las nubes y cuándo dejarán de echarla sobre nosotros…
Ayer fue un día genial, de aquellos en los que me gustaría que se convirtiera mi jornada diaria. Me levanté pronto, eso no lo puedo evitar, desayuné tranquilamente en el salón con la mirada puesta en el exterior. Las gotas de lluvia repiqueteaban sobre las baldosas de mi terraza y rompían el silencio.
Los días grises suelen apagarme. Es como si mis sentimientos se volvieran melancólicos y me costara encontrar la senda de la palabra. Sin embargo ayer las frases no se secaron y fluyeron con facilidad.
Después de un desayuno tranquilo y solitario me metí en la cama, arrebujada con el nórdico y el ordenador en el regazo. Los escasos fines de semana que mi marido viaja se me hacen extraños, pero los aprovecho para escribir.
La novela que tengo entre manos remueve sentimientos que creía olvidados. A cada uno de mis libros le cedo un pedazo de mi alma, algún instante de mi vida, un fetiche, un recuerdo, un objeto… A veces aprovecho un pasaje triste o alegre y lo cambio, lo pinto, lo maquillo.
Me pasé tres horas tecleando, con las ideas acompañándome y las emociones a flor de piel. En seis días he escrito siete capítulos, 12.320 palabras y veinticinco folios. ¡Y la historia crece a cada segundo en mi cabeza! Es tan emocionante…
Hay días en los que me levanto con resaca de ansiedad. Cuando descubro los triunfos de mis compañeros tengo sentimientos encontrados, porque me alegro muchísimo por ellos, pero siento un conato de frustración… ¡Me gustaría tanto dedicar mi vida a las palabras!
Lo bueno es que ahora supero esa sensación a los cinco minutos. Tengo un montón de cosas maravillosas en mi vida, imaginación, inspiración, ilusión por escribir… ¡Y no necesito más!
Es extraño que durante años solo pensara en publicar… Lo que me hace feliz es crear tramas, convivir con mi historia, vibrar con los personajes, cambiar momentos de mi pasado que me angustian, vivir aventuras. Ahora que solo pienso en escribir las palabras brotan solas, es como si los manuscritos se escribieran con facilidad y fueran ellos mismos los que me dictaran la manera de avanzar.
Por la tarde nos fuimos los tres al cine. ¡Me hizo ilusión caminar juntos! Vimos una película para ellos: Memorias de un zombie adolescente. En un principio pensaba que no me iba a gustar la película, la eligieron mis hijos, pero contrariamente a mis ideas me reí muchísimo. No es una película buenísima ni nada por el estilo, pero es de las pocas que hay para adolescentes que tiene una moraleja interesante y que apuesta por un toque de comedia.
Y luego me fui yo sola a un centro comercial a buscar pantalones. Desde que me adelgacé diez quilos la ropa me va demasiado grande y solo tengo dos pantalones que me encajan. 
Al llegar a casa seguí con LMR unas horitas más, me metí en la cama con mi niña y zapeamos un ratito. Hasta que al final me dormí.
A ver qué me depara el día de hoy…
¡Feliz día! J

2 comentarios:

¿De dónde vienen las ideas?

9:09 Pat Casalà 4 Comments


¡Buenos días! Mañana gris, apática y triste, con nubarrones grisáceos que invaden el cielo y una fina llovizna que moja las baldosas de mi terraza. Tenía ganas de sol, hamaca, olor a primavera, sonido plácido de un día claro, calor…
Toca quedarse en casa con el ordenador en el regazo y las ideas traspasando las fronteras que las retienen en mi mundo paralelo, calzarse con los sentimientos de mis nuevos protagonistas y permitirles que se expresen,  que caminen por un sendero zozobrante hacia un horizonte incierto.
Las horas libres son el mejor regalo para la inspiración. Saber que no hay obligación de exprimir las neuronas en el trabajo para llegar a todos los frentes es un bálsamo para una mente hiperactiva como la mía y permite abrir las compuertas que retienen las ideas.
Palabras, frases, emociones, trocitos de una vida que aparece en las hojas con un sinfín de matices y de pequeños retazos de personalidad… Una persona a la que le atrapa el pasado, otra que se enfrenta a su verdadera naturaleza, otra que investiga…
No quiero escribir sobre temas paranormales durante un tiempo. Es extraña mi mente, durante años solo era capaz de imaginar un mundo donde los misterios de la parapsicología eran el centro de las historias. Ahora, con veintitrés folios de F escritos, la idea en mi cabeza y los personajes definidos, me doy cuenta de que no quiero escribir esa novela, de que necesito realismo, tramas tangibles, cotidianeidad.
Hay veces en los que las experiencias vividas te ayudan a vestir de sentimientos a tus personajes. Es una manera ejemplar de exorcizar los fantasmas que guardas en tu baúl de los recuerdos, de darle una continuidad a una historia que se quedó a medias, de cambiar un final o simplemente de revivir un pasaje importante.
Al principio, cuando mis dedos teclearon por primera vez, necesitaba escribir sin parar, sin pensar en el proceso de la narración. Las historias que anidaban en mi cabeza desde niña encontraron la manera de fluir sin tregua y de llenar hojas y hojas. Ahora sé cómo encontrar el equilibrio, cómo utilizar mis experiencias para dotar de verosimilitud a los personajes, cómo aprovechar esas experiencias pasadas para recrear una escena importante.
El bagaje emocional que arrastramos es una fuente inagotable de recursos a la hora de escribir. ¿Quién no tiene experiencias para sentir o contar o utilizar a la hora de crear un personaje? Si buscamos en nuestro interior somos capaces de encontrar esa inspiración que nos ayuda a racionalizar instantes de nuestra vida y de darles la vuelta para que encajen con la historia.
Ayer me preguntaron de dónde sacaba las ideas. No lo sé, lo cierto es que ellas se instalan en mi cabeza y me bombardean sin descanso. Creo que mi creatividad es innata, que convive conmigo tanto si lo deseo como si no. Hay veces que me encantaría desenchufarla, otras me siento pletórica cuando me conduce por los laberintos de la narración.
Hoy quiero ser mi protagonista, cada uno de los personajes que componen LMR. ¡Qué emoción!
¡Feliz día! J

4 comentarios:

¡Bendito viernes!

7:07 Pat Casalà 2 Comments


    ¡Buenos días! La primavera nos trae lluvias, mal tiempo y un poco de oscuridad. Sin embargo en mi vida luce el sol, la ilusión y la inspiración. ¡3 días, 5.746 palabras y una historia que crece en mi interior! Eso son 1.915 palabras al día. Si contáis con que trabajo unas ocho horas fuera de casa, que tengo otras obligaciones y que no me pierdo ni una clase de baile, es un montón...
      Cuando me interno de esta manera en la vida de los personajes mi cabeza es como un hervidero de ideas y sentimientos que deambulan furiosos por mi interior. Me siento viva, emocionada, con deseos de que pase algo grande… Es como si la ansiedad de continuar la trama dirigiera mi camino diario.
     Ya tengo el viaje de verano, la ropa de mis niños, a mi marido en China y muchas horas por delante para escribir, escribir y escribir.
     ¿Hay algo en vuestra vida que os llene tanto? Es increíble saber que un mundo paralelo puede aportar un mundo de felicidad y emociones, como si tus amigos imaginarios tomaran posesión de tu cuerpo para regalarte sus experiencias.
    A ocho horas del fin de semana la energía matutina me ayuda a ver el maravilloso día que me espera. Tengo tantas cosas que contar, tanto que decir, tantas emociones que compartir…
      ¡Bendito viernes! Por la mañana, cuando suena el despertador y lo apago definitivamente hasta el lunes me alegro tanto... Y es que adoro los fines de semana, y más cuando solo tengo ocho horas de trabajo para disfrutar de la tarde libre, de las horas ociosas, de la escritura.
     Dicen que va a llover todo el fin de semana, que la temperatura se mantendrá estable y que no habrá tregua. Es un plan genial para quedarme dentro de la cama hasta las tantas con el ordenador de compañía. ¡El mejor de los planes!
     Es curioso este subidón de adrenalina que me proporciona la inspiración, es tan intenso que no me deja ni dormir… Pero vale la pena, sonrío, me emociono y veo la parte positiva de las cosas. ¡Es el mejor jarabe contra la tristeza!
      Bueno… Hoy os dejo aquí, el día me espera.
     ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Demasiadas cosas en la cabeza

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Mi cabeza parece un volcán a punto de explotar. Me encantaría encontrar un botón de encendido y apagado para desenchufarla cuando necesito centrarme en otras cosas, pero la inspiración es así de caprichosa.
    Llevo dos días y dos noches con la mente enredada en las historias de mi nueva novela. Siento las emociones de los personajes ahogarme tanto que necesito aporrear el teclado, pero las circunstancias me impiden hacerlo.
    Ayer intenté escribir en mis horas libres y me fue imposible. Mi hija quería ir a un casting, el viaje del verano ha de decidirse esta semana y mi marido necesitaba camisas para irse a China este mediodía… Demasiadas cosas para sentarme a ordenar mis ideas en el papel.
     Acompañé a la niña al casting, algo que considero una pérdida de tiempo, pero no puedes secarle las ilusiones a una jovencita de doce años. Fui a dos agencias de viajes para comparar los precios del viaje, acompañé a mi marido a buscar la ropa que necesitaba, fui al supermercado, hice la cena, la comida de hoy… ¡Y al final me metí en la cama con los presupuestos y acabamos de decidir qué queríamos!
     No conté con ni un minuto libre… ¡A ver hoy!
   Con la nueva novela he decidido hacer algo interesante, algo que llevo años deseando probar. ¡Espero que salga bien! Soy un poco supersticiosa, así que me guardaré para mí el experimento hasta que pueda compartirlo, primero quiero ver si sale bien.
    ¡Estoy tan feliz! Recuperar la inspiración de esta manera tan intensa me llena de ilusión, aunque ahora desearía tener el día entero para vaciar mis desvelos en el papel. Es el único inconveniente de no tener la posibilidad de dedicarme únicamente a la escritura, que necesito encontrar huecos para dar rienda suelta a mi imaginación.
     El paso de esperar y vivir angustiada a darle la vuelta a la situación y entender que el camino es largo y nunca podemos saber dónde llegaremos es el mejor que he dado. Ahora escribo con una emoción distinta, con alegría, con entusiasmo…
    ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Un nuevo comienzo

7:07 Pat Casalà 4 Comments


    ¡Buenos días! El sol brilla en el cielo de un azul nítido y perfecto. Hace calor y vuelve el buen tiempo. ¡Qué ganas tengo de sol, playa y hamaca! Este fin de semana voy a tumbarme horas y horas bajo un sol abrasador, aunque mi alergia al sol me llene luego de manchas…
    Gran jornada ayer. Vendí varios libros, trabajé hasta tarde, escribí muchísimo y me fui a cenar con mi familia a una terraza para despedir a mi marido, mañana se va a China…
     He dejado la escritura de F. para iniciar otra novela sin nombre que me inspira mucho más. Estoy contenta con la marcha de la trama, con los personajes, con sus sentimientos y sus penas. Es maravilloso sentirlos crecer en mi interior, verlos madurar, acompañarlos en sus aventuras.
    F. es de un género con el que ya no me siento cómoda. Es extraño, pero me cuesta un mundo centrarme en novelas fantásticas, es como si ahora necesitara escribir sobre temas más reales, como si las situaciones cotidianas me ayudaran a encontrar la esencia de las palabras.
    Voy a continuar con la nueva novela, a ver dónde me lleva mi imaginación. Estoy contenta con los cinco folios que he escrito en dos días, siento cada uno de los párrafos, cada emoción, cada instante. ¡Cómo me gusta cuando la historia fluye sin dificultad!
     La verdad es que cuando encuentro el cauce de las palabras me siento viva, es como si pudiera traspasar el puente de mis dos mundos y llenarme con las emociones de ambos, como si volara a lugares insospechados sin moverme de la silla, como si tocara el cielo con mis manos.
   Emocionarse, reír, llorar, temblar, soñar, sentir pánico, angustia, amor, ilusión… ¡Todo cabe en la escritura de una novela! Y ahora tengo la capacidad de hacerlo sin esperas, sin ansiedades, sin obligaciones.
    Necesito un título. Ya vendrá, algún día lo tendré delante y lo acariciaré con la mano para abrazarlo después. El título es algo mágico, una síntesis de la historia, una manera de identificar las frases que componen un libro, como si a través de él atisbaras un fragmento de lo que encontrarás entre las páginas.
    De momento tengo dos protagonistas, un hilo argumental, un mundo que empieza a desmoronarse y una tela que se teje lentamente en mi mente. Casi puedo respirar la esencia de la novela, sentir su desarrollo, presentir qué va a pasar. ¡Eso es maravilloso!
    ¡Feliz día! J

4 comentarios:

Sant Jordi...

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Maravilloso, despejado y nítido día, uno de aquellos que invita a pasear por las calles y llenarse de la esencia de una jornada dedicada a los libros y a las rosas. ¡Feliz día de Sant Jordi!
    Desde pequeña este día me recuerda mis frustraciones, no lo puedo evitar. Siento emociones encontradas, una sensación agridulce que me vapulea y me hace caminar zozobrando. Me encanta la celebración de mi tierra, me hace ilusión cuando mi marido llega con una rosa y una sonrisa…
    Sin embargo no logro caminar tranquila por las paradas que alfombran la Rambla Catalunya o las Ramblas o cualquier calle emblemática de mi ciudad. Ver las colas frente a las firmas de los libros me recuerda que mi sueño es estar ahí, sentada, esperando a algún lector.
      Este año estoy más entera que los anteriores. Hoy trabajo hasta tarde, así que la tentación de pensar demasiado se diluye entre el papeleo y las obligaciones laborales. Y la ilusión de pensar que de aquí a dos años sí voy a estar ahí, con mi flamante libro en papel, me hace feliz.
      Es preciosa la leyenda de Sant Jordi y la manera en la que la celebramos. Los hombres regalan una rosa a sus parejas o a las mujeres de las que están enamorados. Y las mujeres les regalamos un libro…
      Recuerdo las sensaciones que me sacudían en mi niñez, cuando esperaba que el hombre de mis sueños me entregara una rosa y las cosquillas en el abdomen me impedían respirar con normalidad, o cuando deseaba que mi nombre fuera uno de los premiados en el concurso que organizaba mi escuela, o cuando cerraba los ojos y soñaba con mi futuro…
     ¡Qué tiempos aquellos!
    Nunca gané un concurso ni obtuve mi rosa, pero cada año seguía esperándolo con ansia. Acabé viviendo esas ilusiones en mis mundos paralelos, tejiendo las escenas a mi manera, soñando despierta mientras los ganadores del año recibían su galardón.
   Creo que desde entonces mi vida se convirtió en una lucha constante por superar mis dificultades, por alcanzar aquellos sueños que tanto me emocionaban y demostrarle a mis profesoras que incluso con dislexia es posible escribir.
    Ahora ceso en la lucha, abandono mis ideales y me centro en lo que realmente me gusta, en escribir. He empezado una nueva novela a la vez que avanzo en F y corrijo La Baraja. Me gusta la idea de la nueva, me gusta mucho, tanto que me he despertado con una sonrisa. Me falta un título…
  Si habéis leído alguno de mis libros hoy es un día genial para poner un comentario bajo esta entrada y darme vuestra opinión. ¡Me encantaría conocerla!
     ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Tocar tierra firme

7:07 Pat Casalà 2 Comments


   ¡Buenos días! Otra vez lunes… Toca vuelta al trabajo, retomar las tareas pendientes, acabar de presentar los libros de las empresas, vivir la semana lo mejor posible y avanzar hacia algún lugar.
      El fin de semana ha sido genial, con mucho descanso, algo de escritura y horas dedicadas a bucear por Internet en busca del viaje perfecto para este verano. Aunque la verdad es que cuanto más miras, peor, porque dudas más…
   Últimamente veo las cosas desde una perspectiva diferente, creo que la madurez alcanzada con mi decisión de no esperar también afecta a otras facetas de mi vida, así que estoy contenta con la objetividad adquirida y con mi capacidad actual para racionalizar los sentimientos.
     Muchas veces me empeño en ver las situaciones a mi manera o en crear expectativas a partir de las palabras de otros. En realidad el problema radica en ser crédula, en pensar que mi interlocutor me está diciendo la verdad y no que está encantando serpientes.
      Es una constante en mi vida, encontrarme con personas que me hablan con verdades a medias, que les parece que para animarme necesito escuchar alabanzas y no realidades. Y como yo soy de las que siempre prefiere tocar de pies al suelo, de las que se toman las cosas al pie de la letra y de las que esperan que lo dicho se cumpla (en mi caso es así, nunca digo sí a lo que no voy a poder dar respuesta), pues me llevo muchísimas desilusiones.
      He aprendido a sacar la paja del polvo en las conversaciones con mi agente, a leer entre líneas y a entender que “la semana que viene” o “muy pronto” puede ser de aquí unos meses. Antes me angustiaba cuando nunca llegaba esa “semana que viene”…
   En el trabajo pensé que era diferente, que las palabras tenían un peso importante y que era real lo que me explicaban. Pero el tiempo ha girado hacia otro lado… Y ahora toca encontrar tierra firme y caminar hacia el lugar que realmente voy.
    Como soy de las que lo dan todo seguiré trabajando con la responsabilidad capitaneando mi día a día, y es importante que encuentre la manera de sortear los obstáculos. Aunque he de admitir que esta mañana no me ha hecho ilusión que sonara el despertador, porque debía ir a la oficina…
      En fin, me toca aceptar, decidir y caminar otra vez con una sonrisa en la cara.
      ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Exorcizar los desvelos

10:01 Pat Casalà 2 Comments


¡Buenos días! Quería tumbarme en una hamaca para leer el libro que me regalaron el otro día, uno que habla acerca de la relación madre-hija, pero parece que las nubes han decidido encapotar el cielo y dejarme metida entre las sábanas con el ordenador en el regazo.
Esta noche los sueños revueltos se han encargado de dirigir las horas de insomnio. Hay demasiadas cosas rondando en mi cabeza para que se desenchufe y descanse. No puedo detener el engranaje cerebral cuando quiero. ¡Ojalá tuviera un botón de apagado!
Años de espera, de anhelos, de sueños postergados, de ilusiones marchitas. Años de levantar expectativas sin una base sólida y de recibir ráfagas de viento huracanado que deshacían los edificios de un plumazo, sin darme tiempo a pensar ni a digerir ni a entender.
El dolor y la ansiedad de las esperas infructuosas se han diluido en litros de realidad y sosiego. Las trazas que conformaban mi futuro ideal ya no pintan un cuadro con colores intensos, ahora son retazos de un croquis que se forma día a día, sin deseos, sin angustias, sin esperas.
Hay mañanas en las que los últimos meses se zarandean al son de las ilusiones y las penas que deciden regresar a mi cabeza momentáneamente, es como el sol que acaba de esconderse tras las nubes, un conato de recuerdo de otros tiempos, de otros anhelos, de mis verdaderos sueños.
¡Qué difícil es desprenderse de una emoción! Deseo desde niña llegar a una meta y a medida que los años avanzan maduro hacia un lugar mejor, donde las arenas movedizas de los anhelos se convierten en tierra sólida cimentada con realidades.   
A veces caminamos en busca de la felicidad, creemos que es una quimera alcanzable solo si logramos nuestros sueños, pero los años acaban demostrando que está en los pequeños logros, en las cosas cotidianas, en los gestos pequeños que son grandes batallas ganadas.
La escritura de LME fue gratificante. Por primera vez desde que siento las palabras fluir con facilidad en la hoja del Word conseguí sentir la emoción de crear un mundo paralelo donde los personajes adquirían forma y color a través de mi imaginación. No esperaba que nadie la comprara, no sentía la necesidad de llegar al público, no esperaba a que el email trajera noticias enredadas en la imposibilidad de llegar… ¡Disfruté tanto que valió la pena!
¿Veis? Hay mañanas en las que me despierto con un conato de tristeza, como si la decisión de dejarme llevar por el destino me vapuleara con la necesidad de luchar de nuevo, de retomar la intención de convertirme en aquella escritora que se iba a Hollywood de la mano de su agente… ¡Qué recuerdos!
Escribir la entrada diaria me aporta vitalidad, me ayuda a deshacerme de los nubarrones que no me dejan ver el azul del cielo. Plasmar mis sentimientos en párrafos exorciza mis desvelos. ¡Ahora ya estoy preparada para encarar el domingo!
¡Feliz día! J  

2 comentarios:

Hiperactividad cerebral

10:01 Pat Casalà 4 Comments


¡Buenos días! Sol espléndido, luz, alegría y horas de ocio para llenar… ¡Un lujo de mañana! Ahora toca ver si mi marido y mi hija se levantan pronto y podemos irnos a la piscina a tumbarnos en la hamaca.
Ya tengo la información que me faltaba para continuar con la escritura de F. Mi querida Mabel ha hablado con astrofísicos que han dado una luz a mis ideas. Por suerte no he de cambiar nada de lo escrito hasta la fecha ni modificar la trama general. ¡Lo ideé bien gracias a la intuición!
Hoy me gustaría hablaros de la hiperactividad cerebral de la que os hablo siempre y de sus consecuencias. Tener un cerebro al que le cuesta relajarse a veces es una lacra, y más si contamos que desde los seis meses de edad le da por no dejarte descansar por las noches.
Es cierto que puede hacer varias cosas a la vez y usar mi mente como si fuera un disco duro donde almaceno un sinfín de información. Gracias a esas capacidades puedo trabajar en una consultoría y llevar cinco empresas más una fundación a la vez, cambiando de una a otra cuando el día a día lo requiere.
En mi ordenador de la oficina tengo seis cuentas de coreo abiertas a la vez, una por empresa, cinco certificados en el navegador para firmar impuestos, declaraciones informativas, presentaciones al registro mercantil…
Mi trabajo requiere de una concentración especial, pero a veces tengo que atender al teléfono, abrir puerta y a las preguntas de mis compañeros mientras preparo la liquidación de un impuesto. ¡Sí, en esos casos alguna vez me equivoco! Pero en general salgo bien parada de estas situaciones.
Incluso cuando mi jefe me pregunta por algunas cifras consigo recordar una gran cantidad de ellas, aunque a veces no las tengo todas en la cabeza…
Con las novelas me pasa algo parecido. Tengo la historia en la mente desde el inicio y crece a medida que le doy vueltas, cosa que es constante. No me cuesta conectar una subtrama con otra ni encontrar las escenas que siguen ni crear un esquema mental a medida que avanza la escritura, es como si mi mente creara un mapa de sucesos y los conectara con facilidad.
Antes, cuando trabajaba menos horas en números y más cara el público, mi cabeza se pasaba demasiadas horas inmersa en una trama, ahora siento la desconexión y la conexión cada vez que voy a trabajar y me paso más de ocho horas dando vida a los balances.
Pero las ideas fluyen igualmente con facilidad. Con LME me pasó lo de siempre… Escribí sin pensar en lo que sucedería a continuación, le di una identidad a uno de los secundarios y me pasé semanas dándole vueltas a esa realidad, quería cambiarla, pero de repente la historia dio un giro y lo escrito encajó, así que continué tirando millas hasta rubricar el final.
Es cierto que la hiperactividad no me deja dormir a veces, pero también lo es que me ayuda a crear mi mundo paralelo y a darle una vida pintada de colores. ¡Así que gracias por funcionar, cerebro!
¡Feliz día! J

4 comentarios:

Reflexión matutina

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Parece que hoy cambia el clima… Han anunciado que bajarán las temperaturas y este mini veranito anticipado que hemos disfrutado se fundirá en un ambiente más fresco.
    ¡Qué maravilloso es tener un diario Online donde contar cosas cada día! Al inicio del blog me sentía extraña, a veces dudaba tanto de qué escribir que acababa con una entrada sin substancia. Ahora las palabras salen solas y me hace ilusión componer un post diario, ya no es una obligación autoimpuesta sino una tarea genial.
    Este hábito diario me hay dado soltura a la hora de redactar, de encontrar ideas, de permitir que mi cabeza se desplace de una trama a otra con facilidad. Quizás por eso LME tardó dos meses y medio en escribirse.
     Ya no me pregunto constantemente a dónde conduce mi hobby ni qué espero de él. Ya no me obligo a un horario de escritura ni me enfado si no me salen las palabras, la vida es muy larga y está visto que el mundo de la literatura es duro y arduo.
    Ahora disfruto con cada minuto que le dedico a escribir, me hace una ilusión bárbara cuando alguien compra una de mis novelas o me dice que le ha gustado o me escribe contándome sus impresiones. ¡Es una sensación única! Tener lectores es maravilloso.
    La publicación en papel todavía está lejos, pero no deja de hacerme ilusión. Tantos años apostando por alcanzar la meta han dado un pequeño fruto, que una editorial confíe en mí es algo increíble, saber que en menos de dos años tendré El Secreto de las Cuartetas en mi estantería me da una alegría diaria.
   Este fin de semana se presenta tranquilo, con algunos recados y pocas obligaciones, tal como a mí me gusta.
    Una de las constantes en mi vida es que tras la escritura de una novela me quedo agotada mentalmente y me cuesta un mundo encontrarle el tono a la siguiente. Entonces escribo a trompicones, inmersa en una montaña rusa de inspiración.
    Ahora estoy en uno de esos bucles, tan pronto me siento y escribo dos capítulos seguidos de F. como me bloqueo y no veo la escena ni que me esfuerce. ¡A ver si la historia quiere delinearse de una vez en mi cabeza!
    ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Se acerca Sant Jordi...

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! La semana aguanta con temperaturas geniales y muchos planes a medias. Los días adelantan raudos en el calendario para acercarnos a Sant Jordi, el día del libro por excelencia.
     Durante años el 23 de abril se convirtió en uno de los peores días del año para mí. Cuando me despertaba sentía el peso de frustración como si fuera un puño que me estrujaba las entrañas y transitaba por las horas con la cara mustia, casi al borde de las lágrimas.
    ¿Se puede desear tanto lograr un objetivo que el dolor de no conseguirlo se convierta en algo físico? La respuesta es sí. Es como si vieras el horizonte frente a ti, pero por mucho que te empeñaras en correr para alcanzarlo siempre estuviera a la misma distancia.
     Han sido años de lucha para superar la dislexia, plasmar mis mundos paralelos en el papel, aprender, esperar y creer. Me perdí muchas cosas en el camino, entre ellas la alegría. Pero eso se terminó. Ya no espero ni anhelo con esa ansia que me corroía los nervios ni pienso que mi vida irá ligada a la literatura, aunque no negaré que es lo que me gustaría.
    Este Sant Jordi quiero levantarme de la cama con una sonrisa. No he sido la mayor vendedora de Amazon, pero he logrado mi sueño de ver los libros publicados y todavía se venden algunos ejemplares cada día, así que me siento orgullosa de tener lectores, de saber que mis años de dedicación no han sido en vano.
     He conseguido una editorial pequeña que en 2015 editará El Secreto de las Cuartetas y, aunque no es lo que siempre soñé, es un comienzo maravilloso, una posibilidad de tener mi libro en papel, de oler sus páginas, de llenarme con sus palabras. Y la editorial ha mostrado un interés real, ha tenido un trato directo conmigo y me ha hecho sentir que vale la pena seguir en la lucha.
     Mi mayor logro ha sido entender que no es necesario vivir de los libros para ser feliz, aprender a escribir por impulso e ilusión y aparcar para siempre la ansiedad de lograr un objetivo demasiado elevado. Así he vivido la escritura de LME… Aunque algunos de mis lectores de siempre me han dicho que le falta acción (jajajajajaja, eso es falta de ansiedad creativa).
     Ayer leí un artículo de Fernando Gamboa, en súper ventas de Amazon, en el que contaba que había pasado de esperar una llamada de su agente a subir en las listas como la espuma. Su agente era mi agente… Es el sino de los representados por una agencia de renombre, esperar a que su tiempo alcance para tus obras. Y esas esperas minan la confianza en ti mismo y te hacen dudar de tu capacidad para crear laberintos en el papel…
     ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Vivir el presente

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenosdías! ¡Qué bonito es el color de la calle en primavera! Me encantan los verdesde las plantas, los arcos iris de las flores moteando los prados y las copas delos árboles, el azul nítido del cielo… ¡Me embruja cómo huele el calor y elbuen tiempo!
      Tengotantas cosas maravillosas para disfrutar… Y tantas por las que luchar… No mevoy a poner sentimental ni a deciros lo que me cuesta asimilar la situación delos niños y mi necesidad de dedicarles muchísimas horas. Solo voy a deciros quenecesito reorganizar mis prioridades para encajar esa tarea.
      Hayinstantes en la vida en la que te has de parar a valorar tus expectativas y tusmetas. Muchas veces son altas y difíciles de alcanzar o sencillamente se alejantanto de tu situación actual que es imposible abarcarlas porque hay otrastareas pendientes.
    Tenemoshijos para dedicarles el máximo de nuestro tiempo, aunque eso signifique quenuestros anhelos ocupen el último puesto en la lista durante unos años.
     Quierohacer demasiadas cosas a la vez. Está claro que soy capaz de hacerlas, peroahora debo recalibrar el timón de mi vida.
Ayertuve una hora para escribir, me estiré en mi lugar, con el ordenador en elregazo, preparada para darle a las teclas y me descubrí con la inspiraciónseca, sin palabras ni emociones que traspasar al papel. Tengo demasiadas cosas enla mente.
     Cadavez que mi cabeza me lleva a vislumbrar la cola en el FNAC que tanto deseo meobligo a darme cuenta de la realidad, de que quizás eso no suceda nunca, de queesa era mi meta en la infancia y en la juventud, pero que el tiempo y ladedicación han demostrado que no es posible.
      Viviren las nubes un tiempo es maravilloso, pero cuando bajas y te enfrentas con larealidad debes aprender a convivir con ella. Y ahora mis hijos requieren mitiempo, igual que mi trabajo remunerado, así que voy a dejar de hacer planes,igual que he dejado de esperar las comunicaciones que nunca llegan.
  Heconseguido que un “hablamos pronto” no me aboque a mirar    compulsivamente el email ni a sentir que las buenasnoticias llegarán en cualquier momento. ¡Es un gran logro! Ahora me toca vaciarmi mente de sueños quiméricos y centrarme en el presente.
     ¡Felizdía! J

2 comentarios:

Autores Indies

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Sigue la primavera… Hoy no puedo escribir demasiado, tengo la auditoría de cuentas de una de las empresas y he de irme muy pronto a trabajar.
   ¿Os he contada la iniciativa de los autores indies? Un grupo de escritores autopublicados en Amazaon decidió unirse para crear un sello conjunto y apoyarse entre ellos. Yo formo parte de ese grupo, aunque he de reconocer que de momento no cuento con demasiado tiempo para colaborar.
      Es increíble saber que las personas que llegan a los primeros puestos de las listas están dispuestos a echar una mano a sus colegas, en la vida te encuentras tan poco compañerismo que una iniciativa así me ayuda a ver la vida con muchísima ilusión.

       Hay una página de Facebook donde nos podéis encontrar (enlace) y tenemos un Twitter común (enlace). ¡Echad un ojo!
      Cuando tenga la agenda menos llena de actividades laborales os haré una explicación detallada de los actos e iniciativas que componen nuestra asociación, de momento os dejo estos apuntes y la foto del logo común que uno de nuestros miembros ha diseñado.
¡Feliz día! J

2 comentarios:

Planes

7:07 Pat Casalà 3 Comments


     ¡Buenos días! ¡Llegó el sol! Mis biorritmos están geniales, mi capacidad de sonreír es inmensa, mi alegría está en su cénit… ¡La claridad me da vida!
Tras un fin de semana perfecto, lo he pasado con mi marido en la montaña, ayer regresé a Barcelona con las pilas completamente cargadas y la emoción de proseguir con mi camino. ¡He retomado la novela y he iniciado una nueva corrección de La Baraja!
    La llegada del buen tiempo me ayuda a ser más positiva, más feliz, más creativa… ¡Ahora necesito encontrar tiempo para escribir! Uffff, mi vida diaria es tan ajetreada que a veces me cuesta muchísimo encuadrar las actividades que me propongo.
      Por suerte soy organizada y de las que piensa que querer es poder, por eso los domingos por la noche me preparo un esquema mental de la semana y luego soy capaz de llevarlo a término, ¡así logro hacer casi todo lo que me propongo!
    Hoy tengo un día cargado de trabajo, suerte que mi mesa está al lado de la ventana y puedo disfrutar de la claridad diurna, del olor a primavera y de la luz. ¡Viva la primavera!
     ¿Cómo ha ido vuestro fin de semana? Supongo que genial, dos días enteros para descansar son fantásticos, ¿no?
      He conseguido un experto para evaluar conmigo el argumento de F., la novela está tomando una dimensión diferente a la que en un principio había pensado.   Los personajes principales han cambiado sus personalidades en mi mundo paralelo y poco a poco voy encajando estas nuevas facetas en la historia. Supongo que en unos días la trama tendrá una delineación clara en mi cabeza y podrá plasmarse con facilidad en el papel.
     Y La Baraja… Hacía meses que no la releía, ya casi ni me acordaba de Pam Casas y su mundo. He de admitir que no veo demasiados fallos en la escritura, que solo he marcado algunos tiempos verbales y que la historia me engancha, ¡y me la conozco de memoria!  
     A veces, cuando le doy vueltas y más vueltas a una novela llega un punto en el que ya no sé cómo mejorarla… Pero voy a terminar la corrección para encarar la de Oros, la continuación. Este último manuscrito está de origen, únicamente con un par de vueltas en busca de incoherencias, así que tendrá trabajo…
     A ver si de aquí a verano he terminado estas dos correcciones y la escritura de F. para retomar LME, ¡necesita unos últimos retoques! Ufffff, cuantos planes…
     ¡Feliz día! J
  

3 comentarios:

¡Feliz fin de semana!

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Hoy el sol parece que lucirá en un cielo exento de nubes. ¡Qué ilusión! Me voy a ir a la montaña a pasar dos días maravillosos sin obligaciones importantes.
      Tengo mil cosas interesantes que hacer… Quiero pasear, tomar el sol, comprar fruta y verdura buenísima, hacer una barbacoa, dedicarme a charlar con mi familia tranquilamente… ¡Genial!
   No voy a escribir en el blog durante el fin de semana, quiero descansar, disfrutar del tiempo ocioso, estar al aire libre y permitir que mi imaginación vuele.
      ¿Cómo se presenta vuestro fin de semana?
     Yo necesito recapacitar mucho sobre las noticias de esta semana, hay matices importes que debemos asimilar y decisiones que tomar. La vida es un sinfín de emociones y de montañas rusas.
     Durante muchos años pensé que las cosas eran de una manera y ahora parece que eran al revés… Bueno, toca asimilar, comprender y buscar una vía alternativa para caminar hacia delante.
     El otro día os comentaba los obstáculos que encuentras cuando eres diferente. Nuestra sociedad está construida para las personas corrientes y muchas veces los que nacemos con otra visión topamos con problemas que dificultan nuestra integración en ella.
     Ayer me pasé un buen rato hablando con mi hijo mayor. A veces cuesta aceptar las características particulares de cada persona o encajar los problemas que sobrevienen en la vida por ellas. Pero todo sucede por una razón y emprender el camino hacia el horizonte siempre es una alegría.
    Quizás ser hiperactivo de mente es una lacra en algunas ocasiones, pero en realidad acaba siendo algo muy útil en la vida. Ayer se lo explicaba a Álex, gracias a esa capacidad soy capaz de trabajar ocho horas diarias, de llevar la casa, de ir a bailar, de dedicarles a mis hijos las horas que necesitan y de escribir una novela en dos meses y medio sin ayuda de esquemas ni fichas ni nada, simplemente permitiendo que mi imaginación traspase al papel las ideas que surgen con facilidad.
      Estoy segura de que él será capaz de eso y de mucho más, que su vida estará llena de momentos mágicos y de que conseguirá lo que quiere, pero ahora hay que motivarse para superar los escollos que el sistema educativo le impone y mirar hacia el futuro con una nueva esperanza.
      Y sí, es cierto, no tengo dos niños del montón, no puedo relajarme al llegar a casa ni pensar que tirarán solos, ambos necesitan estímulos diferentes y más atención que otros niños, pero son mis hijos, los quiero con locura y sé que seguiremos luchando con ilusión, alegría y emoción.
      ¡Feliz fin de semana! J

2 comentarios:

Pasito a pasito

7:07 Pat Casalà 2 Comments


    ¡Buenos días! Que cerquita tenemos el fin de semana… Este lo voy a disfrutar muchísimo. Me quiero ir a la montaña a vivir la naturaleza, a despejarme, a olvidarme de una semana intensa y un poquito agobiante.
     Cuando las cosas se desmoronan y ves que una nueva montaña se alza ante tus ojos debes encontrar la manera de escalarla sin miedo. Ahora el monte es una piedra de roca repleta de aristas que me lastiman la piel al caminar y agarrarme, pero estoy segura de que con el tiempo se volverá lisa, con senderos arenosos que enfilarán hacia la cumbre.
     Dos hijos, dos problemáticas distintas, dos luchas y dos frentes en los que debo dar de mí. También he de reestructurar las finanzas familiares para hacer frente a las clases, a los refuerzos, a las ayudas…
La naturaleza es extraña, mi hijo es clavado a mí en muchos aspectos: somos disléxicos, tenemos una creatividad y un mundo interior intenso, nuestra infancia ha estado marcada por esas diferencias, nos ha costado mucho superar las dificultades, pero con fuerza, empeño y tesón las hemos arrinconado… ¡Y encima la inteligencia de mi niño es excepcional!
     Mi hija se parece a su padre. Los dos son despistados, trabajadores, sensibles y con dificultades de atención y concentración. Aunque en el caso de mi marido esos últimos rasgos se han desvanecido en la edad adulta.
   ¿Y no podía tener dos niños del montón? Pues va a ser que no… Ahora toca arrimar el hombro y trabajar juntos para construir un futuro válido para los dos, de manera que cada uno logre sus metas.
Tengo una tarea difícil por delante, pero la encararé con ilusión, ¡mis hijos se lo merecen! El mayor es tan responsable… ¡15 años, quién los pillara! La pequeña es tan cariñosa…
    A pesar de las dificultades y de los escollos soy feliz con la familia que me ha tocado en suerte. Aunque no os voy a engañar, cuando algunas amigas me explican las notas fabulosas de sus hijos o me percato de que su tarea es más sencilla en la faceta académica, siento un poquito de envidia sana… ¡Lo que daría yo por no sufrir cada vez que han de traer notas a casa! Aunque, bien mirado, los hijos dan siempre dolores de cabeza, ¿no? Y muchísimas satisfacciones…
  En fin, hay que continuar adelante, aparcar el golpe y subir la montaña lentamente, serpenteando hacia las cumbres borrascosas…
     ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Ser distinto...

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Parece que la primavera ya ha llegado, el sol quiere calentarnos y traernos un día espléndido. ¡Qué bien! La calle huele distinto, incluso el sonido se atenúa con la llegada del buen tiempo.
Ayer fue un día intenso, demasiado intenso diría yo. El funeral, el trabajo, la conversación pendiente, la realidad de mis hijos… ¡Uffff! Todavía estoy con resaca de sensaciones.
     De pequeña era una niña distinta a las demás, mi capacidad para evadirme de la realidad e interactuar en mis mundos paralelos me llevaba a situaciones extrañas, tanto que era difícil entenderme con el resto de niños de mi entorno. No me interesaban los juegos de muñecas ni los castillos ni los juguetes, yo disfrutaba con mis historias, mis amigos imaginarios, las tramas que mi cabeza tejía sin parar.
    Los niños penalizan a los que son diferentes, por eso las relaciones con los demás fueron muy complicadas, tanto que llegó un punto en el que veía demasiadas cosas en las situaciones. La dislexia era un impedimento para desarrollar mis capacidades artísticas, pero yo era tozuda y trabajadora, tanto que me esforzaba el triple que los demás para vencer mis limitaciones, aunque entonces no se diagnosticaban y no tenía herramientas útiles para combatirlas.
     Por suerte mis recuerdos de infancia solo atesoran los buenos momentos y no guardo las angustias. Así que construyo mi presente con la ilusión de saber que he vencido la dislexia gracias a mi esfuerzo, que he logrado compaginar mis dos facetas profesionales y que he escrito ocho libros a pesar de que me aseguraron que no conseguiría escribir ni uno.
     ¿Por qué mi hijo heredó la dislexia y esa capacidad de ser distinto? Mientras sus compañeros se divertían jugando al fútbol él se dedicaba a crear robots, a preguntar acerca del Big Bang, a hacerse interrogarnos acerca de incógnitas del espacio o a pensar cómo construiría su nuevo ingenio. Eso le causó problemas parecidos a los que yo tuve de pequeña, pero su gran fuerza de voluntad lo ayudó a socializarse de una manera normal.
    Es una pena que el sistema educativo actual penalice a cualquier persona distinta, a pesar de que su coeficiente intelectual supere la media y que sus capacidades puedan llevarle a un lugar álgido. Mi hijo es muy inteligente, pero la dislexia le impide expresarse bien por escrito, ¿no sería mejor evaluarlo oralmente? ¿Darle la oportunidad de demostrar que se sabe la lección? También le es complicado encontrar una motivación para estudiar, aunque le sea sencillo, quizás parte del fracaso escolar se deba a la poca flexibilidad que encontramos en el sistema, pensado únicamente para niños del montón.
     En fin, habrá que encontrar la manera de sortear los escollos del sistema para caminar hacia un arco iris de colores…
      ¡Feliz día! J

2 comentarios:

Un año...

7:07 Pat Casalà 5 Comments


     ¡Buenos días! Ayer estuve desde las ocho de la mañana hasta las ocho treinta de la noche en la oficina… Llegué a casa cansadísima, pero la cena y la comida de hoy no se preparan solas, así que me tocó meterme en la cocina y trajinar durante media hora más. ¡Acabé destrozada!
      Sigo sin motivación para ir a trabajar… Y es que soy tan tonta que no soy capaz de afrontar una conversación necesaria… Soy una persona impulsiva, entusiasta y muy habladora, pero a la hora de mantener conversaciones intensas me amilano… Grrrrrrrrr.
      A ver si durante el día de hoy consigo coger el toro por los cuernos y me armo de valor. Si no lo hago acabaré con una úlcera de estómago por tragarme los nervios y la decepción, y eso no puede ser, ¿no?
     Hoy se cumple un año de la muerte de mi suegro, una gran persona que nos dio afecto, amor y muchísima compañía en vida. Le echo de menos cuando voy a casa de mi suegra, cuando le veo en fotos, cuando hacemos alguna actividad en la que él nos acompañaba y ya no está ahí.
     Estos últimos dos años han acumulado un par de muertes muy tristes, y esa circunstancia me obliga a tener en más alta estima la vida y lo que nos ofrece. Es increíble cómo una situación inesperada puede truncar de manera irremediable nuestro futuro.
   Por eso siempre os digo que es importante encontrar la esencia de cada instante, disfrutarlo, mantener viva la ilusión en nuestro interior.
Mi hermana es un ejemplo de superación, alguien que se quedó viuda a los treinta y dos años, pero que no se dejó vencer por la melancolía que la acompañaba en todo momento. Luchó para salir a flote, a pesar de los recuerdos y de las angustias, y por suerte volvió a sonreír.
     También mi suegra demuestra cada día ese afán de recordar sin hundirse. Las personas viven en nuestro interior tras su muerte, porque nuestros recuerdos nos invitan a revivirlos, a sentirlos, a permitir que nos acompañen en nuestro camino.
     Esta tarde evocaremos momentos, nos juntaremos y hablaremos acerca de una gran persona.
     ¡Feliz día! J

5 comentarios: