Universal Studios (Singapur)

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Por fin viernes… Esta semana necesito más que nunca el descanso semanal. Suerte que ayer por la tarde me compré un Toblerone y me lo tomé frente al ordenador, rebajando los nervios. A veces las cosas se descontrolan y salen mal…
Por la tarde me fui a casa a escribir, necesitaba quedarme un rato con mis personajes, abstrayéndome de la realidad, dándole vida a las preciosas historias de amor que se tejen en mi mente, llevándome a suspirar, sonreír y ser feliz durante unas horas.
La buena noticia es que mi mente funciona como un catalizador, capaz de evadirse a un lugar apartado para rebajar las inquietudes del día. Escribir es un bálsamo para mí, me ayuda a templar el temperamento, a moldear una mente hiperactiva, a seranearme.
 UUDC ya cuenta con ciento setenta folios, CDTEAT con veinticinco… Esta última semana he avanzado muchísimo, las ideas se revolucionan, mostrándome un camino inexplorado hasta ahora, como si quisieran aportar su granito de arena en la maravillosa tarea de dar vida a mis mundos paralelos.
Ayer nos quedamos en el Burger King, cenando, cansados, con los pies molidos y un recuerdo precioso del día. Regresamos al hotel para solicitar nuestras habitaciones. Fue perfecto, no había de la categoría pagada y nos ofrecieron un Upgrade.
El One Farrer hotel & spa es maravilloso. Teníamos una pantalla plana enfrente, una cama comodísima, un salón en el piso de arriba del dúplex que nos ofrecieron y un minibar gratis. ¡Un lujazo!
A la mañana siguiente nos levantamos pronto, habíamos comprado entradas para Universal Studios, un parque de atracciones en la isla de Sentosa. Mis hijos estaban emocionados con la idea, les apetecía muchísimo subirse a las atracciones.
Para llegar hasta la isla decidimos utilizar el metro. En Singapur funciona con una tarjeta prepago que se ha de cargar en unas máquinas cuando se necesita más saldo. Una vez en la última estación buscamos la entrada al Sentosa Express, el tren que te lleva a los rincones de esta isla.
Hacía un calor sofocante, con el sol luciendo impávido en el cielo apenas manchado con cuatro nubes despistadas. Empezamos la mañana fotografiándonos con los Minions, tras una cola, la primera del día. Ahí fue donde decidimos pagar el pase Express, que te permite entrar en las atracciones sin las incómodas colas.
video
El día se nos escurrió caminando por los decorados de películas, entrando en atracciones interesantes, viendo actuaciones en medio de la calle, disfrutando del ambiente. Comimos en uno de los puestos de bocadillos, en una mesa a la sombra, intentando combatir el calor…

¡Feliz día! J

You Might Also Like

0 comentarios: