Alojamiento en Bako National Park (Borneo)

7:07 Pat Casalà 0 Comments

¡Buenos días! Hoy me despierto con una gran sonrisa, a pesar del frío, de la lluvia, de la humedad en el ambiente, sonrío. Parezco una batidora, con mil cosas en la cabeza y un sinfín de instantes, quizás esa es la razón de mis cambios de humor, o simplemente cuando doy saltos al vacío las cosquillas en el estómago son mi motor.
A veces recibo mails increíbles, y me alegran la mañana, consiguiendo despejar los los nubarrones de mi cabeza. Hace meses acepté la inevitable verdad de la importancia de ser feliz con lo que se tiene y no con lo que se desea. Y lo aplico cada día, a las pequeñas hazañas, a las ideas, a la sucesión de momentos que componen un día.
Ayer fui incapaz de concentrarme en UUDC… Tenía la sensación de que había escrito lenta, pero no es así, vuelvo a hacerlo a mi ritmo normal, con una previsión de acabar el primer borrador en cuatro o cinco meses. Aunque escribir romántica adulta sin crímenes me cuesta, estoy disfrutando muchísimo de la experiencia.
Sigo sin las fotos del viaje… Espero que mi marido consiga arreglar el ordenador y recuperar la copia de seguridad, porque es una pena perder cuatro mil fotos de un viaje inolvidable. De momento os dejaré las de Internet, donde hay mil instantáneas del paradisíaco Bako National Park.
Ahora, a la vista del álbum Hofman, único recuerdo que me queda del viaje, me percato de la maravilla natural donde fuimos, con recuerdos increíbles de las caminatas, de la sensación de libertad en ese alejado paraje del mundo conocido, de la viveza de una selva llena de vida…
Llegamos al embarcadero en taxi. Habíamos reservado la noche en el parque por Internet, tras una búsqueda en la red para saber cuál era la mejor cabaña. No había muy buenas críticas del alojamiento en Bako, en todas las entradas de blogs hablaban de un lugar lleno de bichos, sin aire acondicionado, mosquitos… La opción más adecuada era una Forest Terrace Lodge Type 5, ya que son las cabañas modernas y no tienen madera ni agujeros para que se cuelen los roedores.
El precio de la habitación es ridículo, veinticinco euros los cuatro una noche. Lo reservamos desde esta dirección (enlace) en el mes de febrero, al cabo de tres días recibimos la confirmación vía email y les escribimos un par de veces para estar tranquilos, ya que pedían el pago una semana antes, pero no nos daban cuenta bancaria. Nos contestaron explicándonos que se paga en la taquilla del parque una vez llegas al embarcadero. Y eso hicimos, abonamos el viaje en barca hasta el parque, las tasas y el alojamiento al llegar.

¡Feliz día! J

You Might Also Like

0 comentarios: