La felicidad

7:07 Pat Casalà 2 Comments

¡Buenos días! Al fin encontré el tono para avanzar en la novela y darle la intensidad necesaria a la escena más importante del manuscrito. Todavía no he llegado a escribirla, estoy con la parte previa, preparando el momento álgido, saboreándolo.
Me encanta ese momento, el primer beso después de casi cien folios, la constatación de que finalmente dos personas se encuentran y dejar de lado los perjuicios para abrazar la felicidad, asumiendo sus sentimientos. Es mágico, increíble y absolutamente perfecto.
Es la felicidad en estado puro… Escribir, crear, sonreír al imaginar las escenas, dirigir los hilos imaginarios de los personajes… Eso es felicidad para mí, esas pequeñas cosas, esos instantes me aportan serenidad, paz, sonrisas y un sinfín de buenas vibraciones.
Ser feliz es una decisión inconsciente, una manera de no ver lo que pudo ser y quedarse solo con lo que es, gozando de cada pequeño detalle de la vida, sin los agobios propios de los sueños no alcanzados ni las angustias de no lograr los deseos demasiado elevados.
Hace más de un año decidí cambiar mi percepción de la vida, disfrutar con las cosas maravillosas que me ofrece y sonreír cada día, sin importar el tiempo ni los ánimos ni el estrés. Encontrar un instante para sonreír durante el día es básico para positivizar.
Declaro mi intención de ser feliz, de no ofuscarme o frustrarme con las incertidumbres y las negativas, de no desmoralizarme frente a la ausencia de avances en el tema editorial, de sonreír a pesar de los obstáculos. Porque tengo mil razones para hacerlo.
Recuerdo con nostalgia positiva las palabras de la gente hace años, cuando vivía obsesionada con publicar, parecía que me faltara el aire si no lo lograba. Mis amigos y familiares me instaban a encontrar la manera de disfrutar del camino, sin anhelar el fin. Entonces yo negaba con la cabeza, incapaz de entenderlos o de escuchar con la mente abierta sus consejos, y me empeñaba en ver la ausencia de editorial.
Es agradable aprender a ver el vaso medio lleno, encontrar a gente maravillosa con la que compartir las novelas, no pensar en la que se ha quedado atrás ni desear recuperar a quien ya no camina a tu lado. Desprenderme de las cadenas de desear lo imposible ha conseguido mi sonrisa, mi tranquilidad, mi felicidad.

¡Feliz día! J

You Might Also Like

2 comentarios: