Una pregunta interesante

7:07 Pat Casalà 2 Comments


     ¡Buenos días! Sigue lloviendo… Grrrrrrrrrr, suerte que el fin de semana hemos tenido una tregua, es que tanta agua… Ya sé que gracias a ella se limpia la atmósfera, se renueva el aire y el ecosistema funciona mejor, pero lleva más de veintiocho horas lloviendo sin parar.
     Definitivamente estos días grises no son lo mío. Ayer no encontré palabras ni inspiración ni nada parecido. Abrí el Word con la intención de escribir un capítulo, pero no fui capaz. Y como ahora escribo porque quiero y no tengo fecha de entrega ni nada parecido, cerré el ordenador y abrí el iPad. ¡Tengo tantas partidas de Apalabrados y de Mezcladitos!
     Hay frases de personas que te hacen recapacitar y plantearte muchas cosas. Esta semana me ha pasado, una amiga me dijo: «¿y por qué escribes si no sabes si se va a publicar?». Es una buena pregunta, una de aquellas que me hizo pensar.
Eso es lo que ayer me ayudó a cerrar el ordenador. Ahora escribo para mí, porque me apetece hacerlo, sin presiones, sin agobios, sin deseos de ir más allá.      Hay instantes en los que sí pienso en mis sueños de infancia y siento un poquito de ansiedad, pero cada vez son menos. Últimamente sonrío más, estoy más relajada y no me tomo las cosas tan a pecho. ¡La terapia Zen funciona!
     Me encanta llegar a la oficina y saber que mis compañeros avanzan en la trama que yo tejo por las tardes. Los Whatsaaps de M. desde Suiza acerca de mi novela me arrancan constantes sonrisas. Y mi mundo está repleto de maravillosos momentos y de actividades que no quiero abandonar por seguir la estela de unas metas demasiado elevadas.
      Así que si esta tarde las palabras vuelven a resistirse, no tendré ningún reparo en coger otra vez el iPad y jugar con mis compis. Tras una larga e intensa jornada laboral es maravilloso tener aficiones, sean las que sean.
La capacidad de crear es innata, las personas que nacemos con ella no nos podemos despegar demasiado de sus alas. Antes pensaba que era una maldición, que necesitaba sacarme esa necesidad de contar cosas. Por suerte ahora sé que es una capacidad que me reporta muchos beneficios emocionales y que me encanta.
      He recuperado mi afición por la cocina, ya me he apuntado a dos cursos más para el mes de abril. Vuelvo a bailar, a disfrutar de la vida, a caminar con ilusión y a descubrir pequeños placeres que durante demasiados años me pasaron desapercibidos. ¡Qué maravilloso es saber que no te va a llegar ningún email esperanzador y no agobiarse!
      Solo deseo una cosa: continuar así muuuuuucho tiempo.
      ¡Feliz día! J

You Might Also Like

2 comentarios: