¡A por el martes!

7:07 Pat Casalà 6 Comments


        ¡Buenos días! Segundo día de trabajo… Parece que el sol quiere salir en el cielo para iluminar una jornada que se prevé larga y extensa. Entraré en la oficina a las ocho, como cada mañana. Tengo una reunión a las cinco que probablemente se alargue hasta las siete o las ocho… Y no tengo más que media hora para comer…. Pero como dice Pilar, me alegro de tener trabajo.
         Las horas en el despacho pasan volando, navegar entre seis cuentas de correo distintas sin cruzar los datos requiere una atención intensa y llevar siete contabilidades también. A veces no sé ni qué programa de facturación me toca abrir o entro en el Contaplus y me agobio porque  no veo un proveedor, entonces me fijo en la empresa y descubro que estoy en otra…      ¡Pero viva el trabajo! ¿Qué haría yo sin él?
         Voy a escribir una entrada cortita… ¡Tengo que preparar la reunión de esta tarde!
He de retomar la rutina de las entrevistas, pero hasta que no ponga al día con el trabajo y presente los impuestos y formularios del mes de enero no voy a centrarme en otras cosas. Quiero sacar algo de tiempo para escribir un poco.
     La novela crece cada día en mi cabeza, ahora estoy investigando unos temas súper interesantes para ver si los incluyo en la trama. ¡Me encanta esta actividad cerebral! Aunque el hecho de escribir de noche y activar entonces mi cerebro no me ayuda mucho a dormir bien… ¡Las ideas no paran de aparecer!
      Tengo claro hacia el lugar que me encamino, así como algunos giros de la historia, he decidido apostar por una idea distinta y obligarme a que la trama no se llene de personajes principales, aunque eso me cuesta un montón. Ayer no conseguía escribir con el tono que quería, así que dejé reposar el capítulo, a ver si esta noche logro arrancarlo.
        A veces pasa, te bloqueas en un lugar concreto y no sabes por qué. Normalmente cuando  escribo y reescribo veinte veces un mismo capítulo acabo por cambiarlo del todo al comprender que lo que falla es la idea primaria.
       La rutina vuelve a capitanear mi vida, con el despertador sonando a las 6:06, preparar las fiambreras para los niños y para mí, el desayuno, los bocadillos, las prisas mañaneras…     ¡Suerte que ayer terminaron los paletas! ¡Y ya vuelvo a tener dos baños!
       Por las tardes vuelvo a bailar tres días a la semana. La rodilla se queja en algún momento de la clase, pero yo arrugo la nariz y bailo, ya dejará de doler… Ayer la clase fue maravillosa, de las de antaño, con pasos difíciles y buena música. ¡Genial!
       Mañana escribo algo más largo…
       ¡Feliz día! J

You Might Also Like

6 comentarios:

  1. :-) A las 6:06 el despertador y a las 7:07 la publicación :-)

    ¿Has cambiado el tipo de letra hoy?

    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es este blogger... Grrrrrrrrrrrrrr. ¡Feliz día! :-)

      Eliminar
  2. Hola Pat feliz día, es admirable tu esfuerzo para organizarte y dividir tu tiempo entre tu familia, actividad laboral y la literatura, pero sin duda debes hacer todo dejando el alma y con mucha pasión y los resultados creo que tienen que ser los mejores . Espero que siempre tengas la luz y energía necesarias para desarrollar tu espíritu y encuentres las palabras necesarias para continuar la novela y concretar un hermoso trabajo. Hasta pronto, que Dios te bendiga siempre un beso desde el sur amiga

    ResponderEliminar
  3. Hola Pat. ¡Estáis todos con la fiebre inspiradora!
    No sé de dónde sacas el tiempo... ¡Eres muy activa, amiga!
    Enhorabuena por todos tus triunfos diarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Inspiración! Eso me faltaba últimamente en mi vida... Yo tampoco sé cómo lo hago... ¡Pro querer es poder! Acabo de llegar hace media hora del trabajo: ¡de 8:00 a 19:30! Y ahora a teclear... ¡Un beso guapísima!

      Eliminar